AIRBNB

Ada Colau pasa de villana a heroína para la patronal por su cruzada contra Airbnb

De criticarla por no permitir construir más hoteles en Barcelona a alabarla por poner multas a Airbnb

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau EFE

De villana a heroína. La patronal turística Exceltur ha pasado en unos meses de criticar las medidas de Ada Colau en Barcelona con respecto a los hoteles (una moratoria sobre la nueva construcción de instalaciones que censuraron desde el primer momento) a pedir al resto de administraciones que tomen ejemplo de la regidora por las "medidas valientes" que ha tomado contra Airbnb, el gran enemigo de los hoteles.

"Es la única administración que no observa de forma pasiva lo que está pasando, en un entorno de legistlación laxa, falta de coordinación y administraciones buenistas", ha asegurado José Luis Zoreda, presidente de la asociación, durante la presentación trimestral de previsiones turísticas realizada por la patronal.

Hace poco más de 12 meses que los representantes del empresariado turístico cargaban duramente contra la líder de Barcelona En Comú. Según dijeron entonces, Colau estaba convirtiendo a Barcelona en una ciudad con "gran inseguridad jurídica y el riesgo que te conviertas en un destino proscrito para los inversores". Sin embargo, el tiempo no parece haber limitado el interés de los inversores por la ciudad, donde 30 proyectos hoteleros duermen el sueño de los justos, con pequeños desbloqueos como el de la emblemática Torre Agbar, de la que el consistorio ya ha avisado que sí permitirá su construcción. Los empleados de Aguas de Barcelona, participada por Gas Natural y La Caixa, abandonaron el edificio en septiembre de 2015.

Además de esta ligera apertura de mano, también ha gustado mucho a la patronal el informe de septiembre de 2016 'Impacto del alquiler vacacional en el mercado de alquiler residencial de Barcelona', un durísimo estudio del consistorio donde reconoce que los Airbnb y demás sí que hacen competencia a los hoteles y donde además se analiza cómo hacen daño al alquiler tradicional para residentes: "La rentabilidad del alojamiento turístico es más elevada y produce una retirada de la oferta de alquileres para residentes, en un mercado ya de por sí escaso".

Multas y recursos

Pero el verdadero punto de inflexión para la patronal ha sido el inicio de multas por parte del ayuntamiento barcelonés a la plataforma y el cierre de pisos turísticos. Este verano se anunció que Ada Colau cerró 256 viviendas de uso turístico que no cumplían los requisitos deseados. Además, se impusieron multas de 60.000 euros a las propias plataformas que ya han sido recurridas por la propia Airbnb.

Esta es, precisamente, la tesis de los hoteleros, que desde hace ya varios años llevan reclamando a las administraciones en público y en privado un control punitivo de los alojamientos turísticos, alegando sobre todo que no se les exigen todo tipo de regulaciones e impuestos que para ellos sí que son obligatorios. Airbnb, que también ha desarrollado sus propios estudios para establecer la importancia capital que tiene en los principales destinos turísticos españoles y especialmente en la capital catalana, no tiene ninguna intención de abandonar la ciudad. Según el propio Zoreda, Barcelona es uno de los cinco principales destinos urbanos mundiales, y su demanda no caerá por temas económicos coyunturales, sino que puede seguir creciendo tranquilamente, produciendo una subida de precios en la oferta que, según denuncian los vecinos, está encareciendo la vida diaria de los que han vivido siempre allí.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba