Economía

El Gobierno, dispuesto a hacer concesiones para atraer a CCOO al pacto de las pensiones

La ministra de Empleo está dispuesta a poner sobre la mesa diversas posibilidades destinadas a aumentar los ingresos, bien al elevar las cotizaciones, bien al financiar parte de las prestaciones con otros impuestos. Además, Empleo buscará fórmulas para que los autónomos abonen cotizaciones de acuerdo con sus ingresos, pues un 80 por ciento de ellos sólo pagan la mínima. 

El Gobierno abre ahora la puerta a las negociaciones para alcanzar el máximo consenso en las pensiones con los sindicatos, la patronal y los partidos políticos. Consciente de que tiene muy difícil lograr un acuerdo y de que las pensiones se han convertido en una materia harto explosiva, en especial tras ver el linchamiento mediático de los expertos, el Ejecutivo considera que hay cierto margen para negociar en los tres próximos meses. Y podría intentar tentar a Comisiones Obreras.

Aunque opinan que el Comité de expertos ha hecho un gran trabajo, en el Ministerio de Empleo no están al cien por cien de acuerdo con la propuesta y creen que se pueden explorar otros parámetros. La ministra Fátima Báñez está dispuesta a tocar otras teclas que gusten más a sus interlocutores.

Ambos sindicatos se aferran a la anterior reforma para justificar que no hace falta otra. Sin embargo, en algunos ámbitos de CCOO se reconoce que hay un problema y éste se podría solventar con más ingresos, bien al crear más empleo, bien al elevar las cotizaciones, bien al destinar recursos de otros impuestos.

No obstante, Comisiones tiene ante sí una situación muy delicada. Pese a que el director de su  gabinete económico, Miguel Ángel García, dio el respaldo a la propuesta de los expertos sobre el factor de sostenibilidad a cambio de suavizarlo tras una semana entera de negociaciones, segmentos del sindicato se han mostrado muy críticos con él y han obligado a la dirección a posicionarse en contra de la reforma.

De modo que Empleo tendrá que esforzarse mucho. Sobre la mesa, el Ministerio tiene diversas posibilidades en estudio. Se podría descargar del sistema las prestaciones de viudedad y orfandad, que suponen sobre un 20 por ciento del gasto en Seguridad Social, para que sean financiadas con impuestos. Al mismo tiempo, también se podría cambiar IVA por cotizaciones, de forma que incluso se podría rebajar este impuesto sobre el trabajo. O incluso, según quedase el intercambio de cromos, se podría elevar hasta un punto las cotizaciones más altas. Además, Empleo buscará fórmulas para que los autónomos abonen cotizaciones de acuerdo con sus ingresos, pues un 80 por ciento de ellos sólo pagan la mínima.  

El inconveniente reside en que Hacienda querría una compensación, máxime ahora que ha de hacer frente a los complementos a mínimos. Y ello podría conseguirse endureciendo los años para acceder a una pensión, desde los 15 años actuales hasta los 17 o 18 años, medida que le ahorraría desembolsos en complementos a mínimos.

El Gobierno también podría acelerar la entrada en vigor de algunas de las medidas de la anterior reforma, como que se compute antes en el cálculo de la pensión los 25 años de vida laboral o incluso toda la carrera en el trabajo.

Pero en ningún caso el Ejecutivo va a tocar ahora la capacidad adquisitiva de las pensiones actuales. Éstas tendrán una cláusula suelo que impide que baje la cuantía, aunque sí podría perderse capacidad adquisitiva respecto a la subida del IPC. Con nueve millones de votos en juego, Rajoy intentará posponer la mayor moderación en las actualizaciones para después de las elecciones en 2015.

Por el efecto escalón en las estadísticas, al no haber subida del IVA este año la inflación puede situarse por debajo del 1 por ciento. Como el Ejecutivo ya las ha subido un 1 por ciento para todas y un 2 para las más bajas, podrá decir que ha subido las pensiones. Y en 2014, aunque se revalorice con la nueva fórmula que tiene en cuenta ingresos, gastos e inflación, ésta tiene varios elementos discrecionales que el Gobierno puede modular para que no supongan un tijeretazo inmediato a la capacidad adquisitiva.

Pendiente a la vez de los votos y de Bruselas, Rajoy tendrá la última palabra. Otra cosa distinta es que en Europa lo aprueben. La UE brinda mucha importancia, casi simbólica, a que se desvinculen las pensiones de la inflación. De ahí que sea tan importante para Rajoy librarse del control de la Troika no prorrogando un año más el rescate financiero.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba