Economía

La banca se bebe la barra libre de liquidez de Draghi: empresas y familias continúan en el dique seco.

El crédito privado registra en febrero una caída del 2,4% y se sitúa en mínimos históricos de la serie del Banco de España.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. EFE

Mínimos históricos. La financiación a empresas y familias cayó en febrero un 2,4%, según el Banco de España. A pesar de la barra libre de liquidez del Banco Central Europeo (BCE), se alcanzaron los niveles más bajos de la serie.

El manguerazo de liquidez de la institución europea tutelada por su presidente, Mario Draghi, se ha demostrado poco efectiva a la hora de volver activar el sistema de circulación crediticio. La subasta a tres años del BCE del pasado diciembre, que supuso una inyección de liquidez de alrededor de 500.000 millones de euros, no ha llegado a familias y empresas. La banca española, que acaparó una quinta parte de esa liquidez, destinó el dinero a comprar deuda del Tesoro. Como consecuencia, la única financiación que aumentó fue el de las administraciones públicas: en enero (último dato disponible), experimentó un ascenso del  14,6%.

La financiación llega a España, pero no a quien más lo necesita: empresas y familias. Los datos del Banco de España revelan que en febrero de este año se produjo un saldo positivo en el flujo efectivo de financiación de 6.474 millones de euros. Sin embargo, todas las tasas interanuales experimentaron abruptas caídas. ¿Todas? No, todas no. Las administraciones públicas vieron aumentar su financiación un 14,6% frente a las bajadas que sufrieron empresas (-2,2%) y hogares (-2,7%).

Problemas de endeudamiento

El martes, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, confirmaba un hecho no menos cierto por repetido: el problema de la crisis en España se explica por el alto endeudamiento.  Y  las estadísticas del Banco de España confirman esta realidad. “El único crédito disponible se lo ha llevado la administración”, explican fuentes del sector.  “En el momento en el se está restringiendo el crédito a familias y empresas, el sector público sí se financia. Y lo está haciendo con el dinero del BCE”.

Los expertos apuntan que este fenómeno se denomina en la jerga económica crowding out. Un fenómeno pernicioso que conlleva varios problemas como el que se produzca un trasvase del endeudamiento privado al público. De hecho, el martes el ministro de Economía, Luis de Guindos, ya adelantó que la deuda pública cerrará este año en el 80%. Esto a su vez, supone un incremento en la carga por el pago de intereses de la mora pública. Un peso que los contribuyentes deberán traducir en euros contantes y sonantes: 28.848 millones.

Las pymes se ahogan

 Los expertos revelan otro hecho importante a raíz de las cifras del Banco de España. Los préstamos de entidades de crédito y fondos titulizados experimentaron una fuerte caída del 3,7%. Esto es, este canal de financiación que es el mayoritariamente empleado por las pequeñas y medianas empresas está completamente obstruido. “El circuito del crédito a las pequeñas empresas, que son las que conforman el tejido empresarial español, está roto”, apuntan fuentes del sector.

Por otro lado, el BdE refleja un aumento del 9% de los valores distintos de acciones. Es decir, las grandes empresas con capacidad de acudir a los mercados internacionales, sí tienen acceso a financiación. Eso sí, “pagando un sobreprecio”, terminan las mismas fuentes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba