Economía

Jordi Sevilla: "El año que viene será esquizofrénico, las buenísimas noticias se alternarán con las muy malas"

El exministro de Administraciones Públicas confirmó que 2014 llegarán buenos datos económicos "que serán ciertos", con otros muy negativos, "como más suspensiones de pagos, similares de las de Fagor o Panrico". Y apuntó cinco paradigmas que se instalarán en esta salida de la recesión. 

Jordi Sevilla, ex ministro socialista y ahora en PWC
Jordi Sevilla, ex ministro socialista y ahora en PWC

Jordi Sevilla, ex ministro socialista de Administraciones Públicas y Técnico Comercial del Estado, ofreció este pasado martes una charla titulada '¿Es esto el fin de la crisis?' en el foro 'Observatorio Proa de Comunicación', ante un restringido grupo de empresarios y ejecutivos en Madrid. Sevilla comentó que por fin se ha salido de la recesión y que será el consumo interno quien sacará de la crisis a España. Confirmó que lo peor ha pasado ya y que, aunque los buenos augurios para los próximos tiempos son ciertos, todavía hay mucha mala noticia por aflorar. “El próximo será un año esquizofrénico”, dijo.

Sevilla, actualmente en PwC, apuntaba añadía que “se alternarán noticias buenísimas, que nos creeremos porque serán ciertas, con otras malísimas”. El economista apuntaba entre las novedades negativas que “será un mal ejercicio en materia de suspensiones de pagos”. Muchos bancos ya han provisionado sus deudas y 2014 se convertirá, en su opinión, en un ejercicio en el que las entidades financieras comenzarán a poner orden en sus carteras crediticias: si puede ser, salvarán a las empresas, pero las que no tengan viabilidad caerán. “Todavía veremos, por desgracia, más casos como Fagor o Panrico”, señaló.

A peor, ya no

Sin embargo, destacó hechos como que “el mercado laboral ya no irá a peor” e incluso que “se creará empleo con crecimientos del 1%, hecho que constituye una novedad sin precedentes”. ¿Cuáles serán los vectores de crecimiento de salida de la crisis de España? El consumo interno. “Hay un 52% de población con empleo y sin deuda hipotecaria. Supone más de la mitad de la población, que irá consumiendo más a medida que tengan menos miedo de su situación laboral y vayan viendo cómo mejora la situación”, explicaba Sevilla, poniendo como ejemplos los restaurantes cada vez un poco más llenos o el previsible incremento de personas yéndose en las próximas vacaciones o puentes.

Por cierto, la mejoría que ha permitido a España salir de la recesión llega “porque el Gobierno ha hecho lo que prometió que no haría: no ha reducido el déficit, ha incrementado la deuda pública y ha creado el banco malo”. De hecho, pronunció una frase que fue muy celebrada: "El Plan de pago a Proveedores es el Plan E de Rajoy", comentario que reiteró durante el coloquio posterior.  

Conforme su análisis, los síntomas de mejora llegan porque la receta de austeridad ha sido menos dura de lo previsto: “los ajustes no han sido todo lo drástico que se anunciaba”, comentaba Sevilla, que aclaró en alguna ocasión que se considera un keynesiano.

Y, para el futuro, contempla un mundo en el que se impondrán cinco paradigmas. En primer lugar, “la globalización es un fenómeno irreversible; está para quedarse”. Las compañías no sólo tienen claro que la exportación es un mecanismo para superar la crisis “sino que han comenzado a exportarse ellas mismas”. Eso es bueno, pero generará un escenario complejo de gestionar desde muchos puntos de vista: “Podremos encontrarnos en España con 4.000 empresas perfectamente internacionalizadas y 4 millones de parados”. Frente a eso, hace falta una respuesta de altura, guiada por un G20 que realmente supiera afrontar ese reto. Sobre la sociedad, valoró de manera positiva que los españoles salgan al extranjero a trabajar, pero "sería deseable que su retorno lo decidieran ellos".  

Low cost de calidad

Asimismo, “asistiremos a un low cost de calidad”: antes, un operador competía por precio o por calidad. Ahora, "lo barato también deberá competir con lo mejor", decía, apuntando casos de éxito como Inditex o Mercadona.

En tercer lugar, la economía se adentrará en un modo de cash growth, en el que las empresas seguirán sufriendo problemas de crédito y deberán acudir a otros mercados de financiación. Eso puede provocar grandes cambios en la pyme española: quien le preste el dinero exigirá auditorías (“puede haber compañías que nunca la han realizado”) o asientos en el consejo (“puede haber algunas que no lo tengan constituido y deban hacerlo para obtener recursos”).

En cuarto lugar, un aspecto que él mismo reconoció que es controvertido: el green growth o reto energético que, pese a la enorme polémica existente, debe pasar por un desarrollo de las energías renovables que contribuyan de manera real a una factura energética sostenible.

Y, por último, habrá un mundo desigual, con menores diferencias respecto al tercer mundo, pero mayores entre el mundo desarrollado.

En el capítulo de recomendaciones al Gobierno, señaló que “estamos en un momento histórico para rebajar las cotizaciones sociales” y opinó que la reforma fiscal esperada será “más electoral que nunca”.

Sevilla habló en un tono totalmente distendido, sin la menor intención de señalar políticamente a nadie: “La prima de riesgo se le habría ido de 200 puntos a 600 el pasado año tanto a Zapatero como a Rajoy, Aznar o Felipe González. El problema de fondo era la apuesta contra el euro”, afirmaba. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba