Economía

EY estima que la economía española comenzará a crecer a finales de año

Según el informe, la economía española ha conseguido estabilizarse antes de lo esperado, con un comportamiento "casi plano" durante el segundo trimestre (-0,1%) y una tasa de desempleo en descenso por primera vez en los dos últimos años.

Operarios arreglando una calle en Pamplona.
Operarios arreglando una calle en Pamplona. gtres

La economía española se ha estabilizado antes de lo esperado y comenzará a crecer a finales de este mismo año, según las previsiones de otoño del informe EY Eurozone Forecast, publicado este jueves por el Centro de Análisis de EY (antes Ernst & Young).

En concreto, estima que el PIB cerrará este ejercicio con un descenso del 1,5%, dos décimas menos de lo previsto anteriormente, aunque crecerá un 0,4% el año que viene. Sin embargo, EY alerta de que la posibilidad de un crecimiento más sólido y sostenible está todavía por llegar.

Según el informe, la economía española ha conseguido estabilizarse antes de lo esperado, con un comportamiento "casi plano" durante el segundo trimestre (-0,1%) y una tasa de desempleo en descenso por primera vez en los dos últimos años. A su parecer, esta mejoría también se ha visto reflejada en otros indicadores, como el índice manufacturero PMI que ha mostrado unas condiciones estables tanto en el mes de junio como el de julio.

"Nuestra economía está comenzando a recuperar la confianza de los mercados, las exportaciones evolucionan muy bien, los costes de financiación se han reducido notablemente y los inversores están volviendo a nuestro país", ha señalado el presidente de EY en España, José Miguel Andrés, tras resaltar la importancia de continuar con las reformas.  

Por otra parte, EY cree que la demanda interna, que ha mostrado signos de haber tocado fondo, se ha visto apoyada por los efectos colaterales de unas exportaciones "favorables" y un ritmo de ajuste fiscal "más moderado". Este indicador, según el informe, ganará impulso a medida que se reequilibre la economía, creciendo por encima del 1% a partir de 2015.

El sector exterior, por su parte, se ha visto favorecido por una mayor competitividad del sector turístico y de las exportaciones de bienes y servicios. En total, se espera que las exportaciones crezcan el 2,4% este año y, posteriormente, a un ritmo anual del 4% hasta 2017.

Por el contrario, para el mercado laboral se mantiene el pronóstico negativo, a pesar de los últimos datos positivos sobre el desempleo. Una vez finalizado el efecto positivo de los meses de verano, el EY espera que el paro roce el 27% a finales de año.

Por su parte, la inflación se situará por debajo del 1% a partir de la segunda mitad de 2014, lo que, en opinión del informe, debería dar un respiro a los consumidores, aunque no evitará un descenso en la renta real disponible de los hogares. Como consecuencia, el consumo descenderá un 2,5% este año y sólo crecerá un 0,4% el próximo.  

El informe también asegura que la recuperación también se está mostrando de forma patente en el conjunto de la Eurozona. En concreto, cree que la relajación de las medidas de austeridad y el repunte en el comercio mundial fortalecerán esta recuperación durante el resto del año, pero también se verá penalizado por un aumento del desempleo y por las diferencias entre los países del continente.

La eurozona crecerá un 0,9% en 2014

Las previsiones apuntan a una contracción del PIB de la Eurozona del 0,5% en 2013, seguido de un crecimiento del 0,9% en 2014. Entre 2015 y 2017 se espera un aumento del 1,5% anual de media. Sin embargo, las diferencias entre los países del núcleo del euro y los de la periferia seguirán aumentando.  

En este contexto, la senior Economic Advisor del EY Eurozone Forecast, Marie Diron, considera que los legisladores no deben dejarse llevar por la complacencia, ya que las condiciones financieras y el desarrollo del mercado laboral en todo el continente continuará siendo duro. "La relativa calma en los mercados financieros debería aprovecharse para acelerar la reestructuración", indica.

Por su parte, el Banco Central Europeo debería estar preparado para activar su programa de compra de deuda (outright monetary transactions - OMT), en el caso de que Portugal solicite una nueva línea de crédito, al tiempo que debería buscar la forma de compensar el endurecimiento de la condiciones monetarias que llegan desde Estados Unidos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba