Economía

El tamaño sí importa: la productividad española crecería un 13% con empresas más grandes

Según el primer Informe de la Empresa Mediana Española elaborado por el Círculo de Empresarios, el tamaño de la empresa influye tanto en los niveles de productividad, como en las posibilidades de financiación y en la calidad del puesto de trabajo. 

Elena Pisonero, directora del proyecto, y Mónica de Oriol, presidenta del Círculo, en rueda de prensa
Elena Pisonero, directora del proyecto, y Mónica de Oriol, presidenta del Círculo, en rueda de prensa Círculo de Empresarios

"Es el único protagonista con medalla de la crisis. Son la fortaleza de un país, dan estabilidad, están menos sometidas y reducen la volatilidad económica". Son palabras de Mónica de Oriol, presidenta del Círculo de Empresarios en referencia a la mediana empresa española, "la que nos va a sacar adelante", asegura.

Y recalca: "Si queremos que España esté a la cabeza, o apostamos por la mediana empresa y nos dejamos de tanto autónomo, o lo tenemos crudo". Sus declaraciones se producen tras la presentación del Informe de la Empresa Mediana Española del que se desprende que la productividad española sería un 13 por ciento superior si el tamaño medio de nuestras empresas se equiparase al de Alemania. 

Según los cálculos del estudio, una empresa grande tiene dos veces la productividad de una microempresa mientras que una mediana, que cuenta con entre 50 y 249 empleados, es 1,7 veces más fructífera que una microempresa. De ahí que, "el tamaño de la empresa se perfile como uno de los factores más relevantes a la hora de abrir y consolidar posiciones en los mercados exteriores".

"El modelo español no generará tanto empleo como el alemán mientras no se adapte a la realidad", sostiene De Oriol

No sin olvidar la "eliminación de todo tipo de barreras burocráticas, fiscales y laborales que impiden el normal crecimiento de las empresas en nuestro país", según Rafael Domenech, economista jefe de BBVA Research, colaborador en el estudio. 

Sin embargo, la presidenta del Círculo, Mónica de Oriol, incide en que "queda mucho recorrido" y advierte: "Aunque el modelo español tuviera el mismo perfil de empresa que el alemán, no crearía tanto empleo porque el modelo español es un problema en sí mismo". Un patrón, que "no generará tanto empleo como el germano mientras no se adapte a la realidad", pero que "pone de manifiesto que en España por fin existe un protagonista relevante para innovar e internacionalizarse y que está manteniendo el tipo".

Pese a ello, en España la mediana empresa aún no tiene la fuerza de la que sí goza en países vecinos como Alemania o Reino Unido. La radiografía de la envergadura de este tipo de compañías en nuestro país no es demasiado esperanzadora. En comparación con Alemania, donde la mediana empresa supone un 2,6% del total, el porcentaje español no supera el 0,7%. En el capítulo de pequeñas sociedades, en el país germano representan un 13,7% contra el 5,4 de España. 

"Si queremos que España esté a la cabeza, o apostamos por la mediana empresa o lo tenemos crudo", opinan desde el Círculo de Empresarios

Datos de representación al margen y pese a todo lo que queda por recorrer, la empresa mediana española ha aumentado su tamaño en 1,1 empleados, también ha elevado su activo medio en 9,2 millones de euros y su cifra de negocio creció en 3,6 millones al tiempo que ha disminuido en 12 puntos porcentuales su endeudamiento. 

Además, la productividad de la mediana empresa ha aumentado entre 2007 y 2011 tal y como refleja el incremento acumulado de la cifra de negocios por empleado, en 34.470 euros. 

¿Dónde más también importa el tamaño?

La directora del proyecto, Elena Pisonero, reconoció por otra parte que la dimensión de la compañía también está ligada a sus posibilidades de conseguir más financiación. "Es más fácil conceder un crédito a una empresa de mayor tamaño", subrayó, añadiendo: "Hasta para eso influye el tamaño". 

"Hay que apoyar la mediana empresa porque es la que va a invertir en I+D y va a aumentar la productividad", según De Oriol

Asimismo, teniendo en cuenta que otra de las conclusiones del informe es que España es uno de los países con una menor contribución al empleo de las empresas medianas, con un 14,1% frente al 20,5% de Alemania, Rafael Domenech apuntó que un aumento en la dimensión de la entidad incide en la calidad del puesto de trabajo. "Las empresas más elevadas se caracterizan por tener un porcentaje mayor de puestos indefinidos y menos temporales". 

Finalmente, desde el Círculo de Empresarios destacaron que el tamaño de una empresa también interactúa con el I+D. "Para que España esté a la cabeza, hay que apoyar a la mediana empresa, porque es la que va a invertir en Investigación y Desarrollo y va a aumentar la productividad". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba