Las 17 comunidades se pelean por captar un colchón de 5.000 millones más para su déficit

Monago chantajea al Gobierno: el PP perderá Extremadura si Hacienda no le da más capacidad para endeudarse

La pugna de las 17 comunidades autónomas por el reparto del déficit se sustenta en una tarta de 5.000 millones de euros. El presidente extremeño, José Antonio Monago, ha advertido al Gobierno que si le obliga a duros ajustes, Izquierda Unida le retirará su apoyo y el PP perderá el Gobierno regional.

Los gobiernos regionales están sirviéndose de todas las armas a su alcance para conseguir de Hacienda mayor margen de maniobra con el que evitar duros ajustes en sus cuentas públicas. Extremadura, gobernada por José Antonio Monago, no se ha andado con rodeos y le ha trasladado al Gobierno y a la dirección del PP que si no consigue más holgura para cumplir sus compromisos de déficit terminará perdiendo el ejecutivo regional ya que Izquierda Unida le retirará su apoyo. En el Gobierno se ha interpretado el aviso de Monago en clave de “chantaje político”.

Según el presidente extremeño, Izquierda Unida le retirará su apoyo en el Gobierno regional si este año tiene que encarar nuevos ajustes en el gasto

Monago suele presumir de la buena relación que tiene con IU, forjada antes de su llegada al Gobierno autonómico. Fue, en realidad, la que le hizo posible conseguir su apoyo para acceder a la Junta extremeña y orillar las ambiciones del PSOE, fuerza que obtuvo 30 escaños en el parlamento regional frente a los 32 del PP y a los 3 de IU en las elecciones de 2011. Los últimos sondeos que maneja el PP en la región reflejan que Monago conserva su mayoría, mientras que los socialistas se hunden ensanchando el espacio de IU.

El “chantaje” de Monago al Gobierno se resume en unas pocas cifras. Extremadura acabó el año pasado con un déficit del 0,7% (116 millones de euros), la frontera fijada por el ministerio que dirige Cristóbal Montoro, pero su éxito no se debió tanto a los ajustes de gasto hechos en esta comunidad como a la lotería con la que le premió el Tribunal Constitucional al permitirle ingresar más de 150 millones de euros procedentes del impuesto a los depósitos bancarios aprobado hace 12 años y recurrido en su día por las entidades financieras. Gracias, en parte, a este regalo, Extremadura logró reducir su déficit del 4,6% al 0,7%. Lo nunca visto y sin parangón en el resto de las comunidades autónomas.

Ahora, lo que Monago exige al Gobierno es participar en igualdad de condiciones en el reparto de los 5.000 millones que hay en juego entre los 17 territorios, montante que sale de poder elevar el déficit desde el 0,7% inicialmente comprometido al 1,2%, el margen que Bruselas dará a España el próximo día 29. Teniendo en cuenta su PIB, a Extremadura le tocaría encarar este año un ajuste de 300 millones de euros, cifra que Monago cree inasumible porque, según argumenta, pondría en peligro la estabilidad del Gobierno regional.

Extremadura fue la comunidad que mejor cumplió el objetivo de déficit en 2013, gracias al ingreso atípico que logró por el impuesto a los depósitos bancarios

El reparto final de la tarta, del que dependerá la capacidad de endeudamiento de las 17 comunidades para lo que resta de año, se anunciará por el ministro Montoro en la primera semana de junio cuando se convoque el Consejo de Política Fiscal, una cita a la que en Moncloa no se concede especial relevancia ya que se concibe como algo normal la pelea de los diferentes territorios por flexibilizar los objetivos de déficit en la antesala de una campaña electoral, la de los comicios autonómicos y locales de 2015, que se prevé muy dura.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba