Histórico viraje del Banco Central Europeo ante la amenaza de la deflación

El BCE inyectará 60.000 millones durante 19 meses tras romper el tabú que le impedía comprar deuda pública

Mario Draghi detalla su esperado plan: 60.000 millones al mes a partir de marzo y hasta septiembre de 2016 para lograr "un ajuste sostenido en el ritmo de la inflación" y relanzar la economía europea.

El presidente del BCE, Mario Draghi.
El presidente del BCE, Mario Draghi. EFE

El Banco Central Europeo (BCE) ha colmado las expectativas de los mercados con creces al anunciar un programa de compra de bonos, que incluirá tanto deuda soberana como corporativa, por valor de 60.000 millones de euros al mes a partir del próximo mes de marzo y que se prolongará hasta finales de septiembre de 2016 (serán, por tanto 19 meses). De esta forma, la autoridad monetaria, que sigue los pasos de otros bancos centrales como los de Estados Unidos, Japón y Reino Unido tras haberse negado durante años a hacerlo, ha ido más allá de lo que se preveía, ya que las filtraciones del miércoles a Wall Street Journal y Financial Times apuntaban a un plan de 50.000 millones al mes durante un año, es decir, de 600.000 millones. El programa anunciado implica hasta 1,14 billones de euros, es decir, prácticamente el doble de lo que los mercados esperaban y un importe próximo, por ejemplo, al Producto Interior Bruto (PIB) de España.

El presidente del organismo, Mario Draghi, ha explicado que esta decisión, cuya posibilidad abrió el pasado otoño y que los mercados reclamaban, tiene como objetivo restaurar los niveles de inflación hacia el nivel que quiere el BCE, "cerca o levemente por debajo del 2%". El último dato sitúa los precios de la eurozona en el -0,2%. Las compras de deuda se mantendrán hasta que se vea un ajuste sostenido en el ritmo de la inflación (hasta que se acerque, en definitiva, al mencionado 2%). En todo caso, el banquero italiano ha admitido que las previsiones de la institución es que la inflación siga siendo "muy baja o incluso negativa" durante los próximos meses, para repuntar "progresivamente" en la recta final de 2015 y en 2016.

Draghi ha subrayado que el programa anunciado supone un “aumento considerable de nuestro balance”, lo que “facilitará aún más las políticas monetarias”. En este sentido, prevé que la “financiación de empresas y particulares siga mejorando” gracias a esta medida. Todo ello hará, en su opinión, que la recuperación de la economía se intensifique, aunque “seguirá viéndose dañada por el desempleo”, entre otros aspectos. Así, estima que los riesgos de recesión para Europa, que “siguen a la baja”, deberían “disminuir más tras las medidas de hoy la caída del precio del petróleo”. Ahora bien, la máxima autoridad monetaria del euro ha reclamado a los países reformas estructurales a cambio de estas medidas.

En este objetivo, el BCE ha acordado también hoy mantener los tipos de interés en su nivel actual, el mínimo histórico del 0,05%, con el objetivo de apoyar la coyuntura económica y evitar una recesión. La última vez que la entidad que preside Draghi rebajó los tipos de interés fue en septiembre pasado y los expertos no preveían que en esta ocasión hubiese cambios.

Los detalles del programa de compra de deuda soberana y corporativa, con grado de inversión (con calificación superior a BBB-), por lo que Grecia y Chipre quedan fuera inicialmente (por sus bonos 'basura') implican que el BCE, que coordinará las operaciones, asumirá el 20% de los riesgos en caso de pérdidas de estos activos adquiridos, aunque directamente sólo el 8%, porque un 12% se mutualiza. Mientras, el 80% restante les corresponderá a los bancos nacionales centrales, cumpliendo así parcialmente con las demandas de Alemania,que exigía, no obstante, el 100%.

Las compras de deuda soberana serán, además, proporcionales al endeudamiento de cada país. En el caso de España, le corresponde el 9%. Draghi, igualmente, ha anunciado que el BCE comprará deuda soberana hasta un porcentaje “que nos permita una formación de precios adecuada”, con dos límites: al emisor, del 33%, y a la emisión, del 25%. 

El BCE también ha decidido cambiar los precios de las seis operaciones de refinanciación a más largo plazo, LTRO, que siguen en marcha. Así, el tipo de estas subastas de liquidez será igual al de las principales operaciones de refinanciación del eurosistema.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba