El club azul lo desmiente

Aficionados del Sporting crucifican a Quini por su presunta compra de acciones del Oviedo

La presunta compra de acciones del Real Oviedo por parte de Enrique Castro 'Quini', exdelantero del Sporting y mito máximo del equipo rojiblanco, provocó la ira de numerosos aficionados gijoneses. A última hora de la noche el club azul lo desmintió.

Aficionados del Sporting crucifican a Quini por su presunta compra de acciones del Oviedo
Aficionados del Sporting crucifican a Quini por su presunta compra de acciones del Oviedo

Enrique Castro 'Quini', mito supremo del Sporting de Gijón, se cayó del pedestal durante cinco horas de tensión. Lo que tardó el Real Oviedo en desmentir oficialmente que 'El Brujo' había comprado acciones del club azul, inmerso en una lucha contrarreloj por la salvación en la que lleva recadudados 1,1 de los 1,9 millones de euros necesarios antes del sábado 17 de noviembre para evitar su desaparición. Las redes sociales fueron, una vez más, escenario de una trifulca que retrató un desconocido pero ácido resquemor de cierto sector de la afición gijonesa en contra del futbolista más laureado de su historia.

Hacia las seis de la tarde Twitter revolucionó la eterna rivalidad Oviedo-Gijón. "Manda cojones ir a por acciones y entrar al mismo tiempo que Quini, y perdón por la expresión", escribía uno de los miles de aficionados oviedistas que acuden a diario a las oficinas del Carlos Tartiere para comprar acciones (10,75 euros cada una). Al mismo tiempo, algunos medios deportivos locales anunciaron que Quini había comprado acciones del Real Oviedo.

La reacción de algunos aficionados gijoneses fue furibunda. Los críticos más moderados confesaban su frustración e incomprensión hacia alguien que hasta entonces había sido "dios"; los más exaltados le llamaron "traidor" e incluso sacaron del alma un sorprendente sentimiento que llevan dentro desde que Quini jugó en el Barcelona. Ahora le acusan de "celebrar los goles que marcaba al Sporting besando el escudo azulgrana" y de quitarles una Copa del Rey.

Michu, jugador del Swnasea y símbolo del oviedismo, escribió un Twitter muy significativo, "Don Enrique Castro Quini", y la bola de la indignación a orillas del río Piles fue creciendo. Hasta que 'Marca' publicó el desmentido de Evilasio Sánchez 'Vili', delegado del Oviedo: "Quini es amigo mío de toda la vida y ha venido cuando todo el mundo estaba comprando acciones. Por eso ha llegado la confusión, pero él no ha comprado acciones". La versión oficial dice que el ídolo del Sporting sólo acudió a las oficinas oviedistas a recoger unos artículos destinados a su Fundación y, eso sí, que adquirió lotería del Oviedo.

"Yo soy amigo de Quini, de Joaquín, de Maceda y de muchos, eso no tiene nada que ver. Lo que me molestaría es que todo este bulo perjudicase a Quini, que es un caballero", añadió Vili. Y, en efecto, le ha perjudicado. Porque muchos sportinguistas de los que le habían atacado recularon, pero no pocos manifestaron una duda que les quedará para siempre, basada en el siguiente argumento: Sabiendo la afluencia constante de seguidores carbayones que acuden desde hace una semana a las oficinas, si de verdad no quería comprar acciones antes del sábado, ¿no podía haber esperado hasta el lunes para ir a recoger esos artículos?

Las réplicas diarias del seísmo povocado por la campaña de salvación del Real Oviedo no acabaron ahí. Porque unos minutos más tarde del desmentido del asunto Quini,  llegó un comunicado de Enrique Pina, presidente del Granada y representante de un grupo inversor, Invergurp, interesado en tomar las riendas del club azul. Entre otras cosas, dice: "Ante las noticias surgidas en las últimas horas en relación a la ampliación de capital del Real Oviedo el grupo inversor que represento quiere aclarar que su disposición para entrar en el accionariado de la entidad sigue siendo la misma que manifesté en mi reciente visita a Asturias. En aquella ocasión, aseguré que sería imprescindible una movilización de los pequeños accionistas de la entidad que reforzase la posición de la sociedad, inmersa en unos problemas económicos de hondo calado. La respuesta de la afición oviedista no hace otra cosa que reforzar la idea que, tanto yo como el grupo inversor, teníamos sobre el Real Oviedo. Los seguidores han demostrado que están a la altura de la historia de la entidad que aman y se han convertido en un ejemplo ya no sólo en el fútbol español, sino rompiendo las fronteras de nuestro país y siendo noticia en más de 60 países, creando una atmósfera a favor de la salvación de la entidad que debe ser ratificada".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba