Cultura

La música pop y la clásica sufren por igual los estragos de la crisis

Desaparecen al mismo tiempo ciclos de música de cámara y festivales de rock. No hay dinero para convocar audiciones ni renovar plazas en las orquestas, tampoco para organizar festivales.

La música pop y la clásica sufren por igual los estragos de la crisis
La música pop y la clásica sufren por igual los estragos de la crisis

Todo comenzó en los lejanos setentas, cuando Enrique Tierno Galván, alcalde de Madrid durante los años de la movida, destinó que un 25% de los conciertos de los ayuntamientos se dedicaran a la música pop y rock. El en vivo cobró fuerza como manifestación cultural y lugar de encuentro, a tal punto que en 2010 llegaron a realizarse 4.987 recitales. Hoy,debido a los impagos de los ayuntamientos, las pérdidas alcanzan 70 millones de euros. El escenario de la música clásica no es mucho mejor. La llamada 'música culta' en España ha vivido de subvenciones. Y en época de crisis, éstas son las primeras en ver el filo de la tijera.

Sean festivales de música Pop o ciclos de música Clásica, ambos desfallecen. El último ejemplo ha sido el Ciclo de Lied de la Zarzuela y el del Liceo de Cámara en el Auditorio Nacional que Caja Madrid patrocinaba en la capital. La entidad bancaria ha reducido en un 20% su presupuesto cultural y el tijeretazo se lo llevan los apartados de difusión y programación.A eso se suma que el tan esperado Palacio de la Música en plena Gran Vía no verá luz, por lo menos, hasta el 2013. Las obras se han parado hasta que no se encuentre alguna empresa que quiera asumir su gestión y programación, ya sea comprándolo o alquilándolo.

"No hay dinero para contratar músicos. La Sinfónica de Valencia solo tiene en plantilla a 55 de sus 91 músicos"

Caja Madrid (ahora Bankia), por ejemplo, era también un importante patrocinador de la Semana de la Música Religiosa de Cuenca. Su marcha consiguió remediarse con la entrada de Caja Rural. Sin embargo,  ya había perdido el 10% que aportaba la desaparecida Caja de Castilla-La Mancha. A eso se sumaba la desaparición de las subvenciones que redujeron su presupuesto en un  40%.

Tampoco hay dinero en las arcas públicas para convocar audiciones y renovar plazas en las orquestas. La Orquesta Sinfónica de Valencia solo tiene ya en plantilla a 55 de sus 91 músicos y en Madrid, la Orquesta Nacional de España (ONE) sigue sin nombrar a un director titular.

Pero, ¿qué ocurrió con la política de conciertos en vivo que levantó a buena parte de iconos del pop español como Nacha Pop, Loquillo, Hombres G o Mecano?

Las partidas municipales de cultura dedicadas a la música en vivo iban directamente reseñadas como gastos. No se consideró la necesidad ni de recuperar el dinero que se había invertido. Sin embargo, al igual de lo que ocurrió con la música clásica,  la crisis se produjo el cierre de grifo. Fuentes de A.R.T.E., la Asociación de Representantes Técnicos del Espectáculo que agrupa a más del 80% de los profesionales que se dedican a la música en directo, aseguran que llevan tres años de recortes. Las administraciones pagan con un retraso, mínimo de nueve meses o un año.

"En 2011 se pasó de 4.987 conciertos a 4.072"

La Asociación de Promotores Musicales (APM) corrobora que durante 2011 el número de conciertos experimentó un descenso del 18,3% respecto al año anterior. La facturación bajó un 12,6% . En números absolutos, de 2010 a 2011 se pasó de 4.987 conciertos promovidos a 4.072. En millones de euros, los ingresos menguaron de 205 a 180, una baja sensible que afecta a las productoras, intermediarios y compañías.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba