Cultura

El Instituto Cervantes empieza a vender edificios y saca a subasta sus sedes en Bruselas y Tel Aviv

Pide por ambas un mínimo de 7,1 millones. Ante las restricciones presupuestarias, también venderá inmuebles en Atenas, Sao Paulo y Varsovia. Su director subraya que organismos gemelos como el British Council y el Goethe "están haciendo lo mismo".

Palacete del Instituto Cervantes en Bruselas.
Palacete del Instituto Cervantes en Bruselas. FLICKR: fabonthemoon

El Instituto Cervantes acaba de iniciar el proceso de venta de sedes que anunció hace un año su director, Víctor García de la Concha, para "hacer de la crisis oportunidad" y afrontar las restricciones presupuestarias que ha venido sufriendo el organismo. 

Este año, el Cervantes, institución sin ánimo de lucro dedicada a la promoción y enseñanza del español en el exterior, ha visto recortada un 37% la subvención gubernamental, con la consiguiente reducción de su presupuesto final (del 10,8%). Para 2014, los fondos públicos (50,38 millones) se congelarán, aunque el presupuesto final crecerá más de un 27%. No obstante, según De la Concha, será un incremento meramente "nominal", que se explica por un cambio contable.

El proceso de venta de inmuebles del organismo ha comenzado ya con las sedes del instituto en Tel Aviv (Israel) y Bruselas, por un precio de salida conjunto de 7,1 millones de euros.

Ambas operaciones, que se realizarán por separado, fueron autorizadas en junio pasado por el Ministerio de Exteriores (al que está adscrito el Cervantes) y se concretarán mediante sendas subastas a celebrar el mes que viene, los días 5 (en el caso de Tel Aviv) y el 6 (Bruselas). El tipo mínimo de licitación de cada inmueble se ha establecido, respectivamente, en 3,9 millones y 3,2 millones de euros.

La sede de Bruselas es un palacete adquirido por el Cervantes en 1992

El edificio de Bruselas, un coqueto palacete de estilo mediterráneo ubicado en la Avenue de Tervuerenlaan-Etterbeek de la capital belga, fue adquirido en 1992 por el Cervantes, que lo rehabilitó en un proceso que se prolongó hasta 1997.

Construido en 1913, cuenta con una superficie útil total de 1.431 metros cuadrados repartidos en cuatro plantas, dos entreplantas y un semisótano. "Tanto su fachada como la decoración del interior tienen una belleza y un porte excepcionales, que lo hacen destacar entre las construcciones del entorno", dice el Cervantes en su web. Catalogado por el Service des Monuments et Sites de la Région de Bruxelles-Capitale, cuenta con 10 aulas, sala de profesores y de recursos multimedia, salón de actos, sala de exposiciones y áreas administrativas y una biblioteca con capacidad para más de 18.000 volúmenes. 

Se trata de un predio "muy noble", pero que "no es apropiado" para el instituto, según dijo este lunes De la Concha en el Congreso.

En cuanto al edificio de Tel Aviv, se levanta en el número 7 de Shulamit Street, un emplazamiento que el director del Cervantes definió como "céntrico pero difícilmente encontrable" por los usuarios del centro. Ahora, el Cervantes deberá buscar nuevos emplazamientos en ambas ciudades, en régimen de alquiler.

El responsable del instituto se refirió ampliamente a su plan de venta de inmuebles en su comparecencia en el Congreso para explicar los presupuestos del organismo para 2014. En parte, gracias a esas desinversiones, el próximo año los ingresos propios del Cervantes serán "por primera vez" mayores que las transferencias recibidas del Estado. Así, la autofinanciación pasará a representar el 54,4% del presupuesto, y el 50,8% sin contar los ingresos previstos por la venta de edificios. "Hace dos años, la media estaba en el 36%", dijo el director del Cervantes, que fijó el objetivo de autofinanciación en el 70%.

El director del Cervantes niega que la venta de edificios sea "pan para hoy y hambre para mañana" y dice que incrementará la autofinanciación

De la Concha negó que la venta del patrimonio inmobiliario del Cervantes sea "pan para hoy y hambre para mañana". Defendió que esta política "merece la pena" y recordó que otros institutos gemelos del Cervantes, como el British Council o el Instituto Goethe, "están haciendo lo mismo". Así, el Cervantes también planea la venta de una vivienda de su propiedad en El Pireo (Atenas), de una planta del edificio del organismo en Sao Paulo (donde mantendrá otras dos) y de tres de las cinco del "excelente" inmueble en el que se ubica el centro en Varsovia (Polonia), por las que espera ingresar 4 millones, según De la Concha.

"Los hombres son mucho más interesantes que las piedras", ilustró el exdirector de la Real Academia Española de la Lengua para defender la idea de que la prioridad del instituto es mantener el personal de los centros que tiene repartidos en 44 países. Los 1.052 empleados a los que asciende la plantilla del organismo son, dijo, su "mayor patrimonio" pese a estar, lamentó, "muy austeramente" remunerados. Desde 2012, el Cervantes ha reducido su personal en 85 plazas mediante la no cobertura de vacantes por jubilaciones u otras causas "salvo casos muy excepcionales". 

De la Concha, que dijo que en 2014 el Cervantes no cerrará ningún centro, expresó su "satisfacción" por haber logrado mantener abiertos este año todas sus oficinas (a excepción de Damasco, clausurada por el conflicto bélico en Siria), en un momento "especialmente delicado" y "sin ningún ERE". El director del organismo subrayó que el incremento del 27,3% que reflejan los Presupuestos de 2014, hasta 110,4 millones, es meramente "nominal", porque a partir de ahora el instituto recoge en sus cuentas la relación de ingresos y gastos del antiguo presupuesto comercial. "Sin considerar esa incorporación, el presupuesto inicial ascendería a 83,95 millones, lo que supondría una disminución del 3,2%", explicó.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba