El Buscón

Los brokers de la capital se movilizan para hacer llegar sus currículos a los Del Pino

.

“Oye, ¿conoces a alguien que pueda darle en mano mi CV a Eusebio Vidal (ejecutivo principal) en el family office de los Del Pino? ¿O a al menos sabes quién lleva el proceso de selección?” Esa es la cantinela que más se escucha estos días entre la comunidad de gestores y analistas de Madrid. Alguna llamada hemos recibido en Vozpópuli y nos consta que en algunas plantas del Edificio Beatriz; en varios números de la calle Serrano o en la esquina entre María de Molina y la Castellana hay muchos suspiros de deseo… A muchos brokers y analistas se les ha hecho la boca agua ante la posibilidad de ocupar el puesto de director de inversiones de la gestora de patrimonios de una de las grandes fortunas españolas, en estos tiempos de zozobra y despidos.

El anterior titular del puesto, Ignacio Lecanda, fue despedido por su presunta implicación en la trama china. “Es increíble, ¿pero cómo se puede meter uno en esos berenjenales teniendo ese chollo de puesto?” “Supongo que le pasaría como a muchos de nuestro sector, que consolidan nivel de vida con cargo al bonus y cuando han venido años de recorte, ha buscado otros ingresos” “En delpino u omega( Omega Capital, el banco privado de Alicia Koplowitz) sería feliz”… Y así ad infinitum. La cosa está muy malita en las entidades financieras y sigue habiendo mucha guadaña moviéndose cerca de los gaznates de muchos ejecutivos del sector de la gestión patrimonial.  

Los Del Pino en breve comunicarán el remplazo de su potente área de gestión, poblada de Sicavs con millones de euros, participaciones directas, etcétera. Estos, seguramente, no amortizarán el puesto. Trabajar en una entidad en la que el cliente final es único y no existe el problema de que se marche es una bendición.

En su día, la adinerada familia se planteó abrir la gestora de fondos propia (Pactio Gestión) a otros clientes, pero si lo ha hecho no es con el éxito de sus rivales, los Entrecanales, cuyo banco privado (Bestinver) hace mucho tiempo que tiene muchísimo más dinero procedente de clientela foránea que propio.

Aun así, la historia de Pactio y su matriz, Casa Grande de Cartagena, no ha sido sencilla, por la separación entre hermanos que hubo. Fernando del  Pino se separó patrimonialmente y se dedicó a invertir a título personal. Los demás hermanos (Rafael, María, Leopoldo y Joaquín) siguen juntos, aunque el primero dedicado en cuerpo y alma a Ferrovial, empresa que, por cierto, parece que ha sabido salvar de la quema a tiempo, evitando bochornos y ejecuciones como han sufrido sus competidoras. Al menos, es la de mayor capitalización, con mucha diferencia. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba