El Buscón

Un 'mutis' entre empresarios para propiciar la intimidad entre Felipe VI y Artur Mas

   

El rey Felipe VI y Artur Mas durante un acto en Barcelona.
El rey Felipe VI y Artur Mas durante un acto en Barcelona. EFE

En política todo vale, incluso la mentira. Pero también puede ser muy útil (y revelador) el silencio. Eso es lo que pensaron los cinco comensales, todos empresarios, que acompañaron al rey Felipe VI y al presidente catalán Artur Mas en la entrega de premios de la patronal catalana Fomento del Trabajo. La escena se produjo la noche de aquella entrega de premios celebrada el pasado 11 de diciembre. En la gran sala de la sede de la patronal catalana, que preside Joaquín Gay de Montellà, buen amigo de Juan Rosell que acaba de darle una vicepresidencia enla CEOE, había una treintena de mesas. Era el preludio a la entrega de premios. 

En aquella sala en un edificio noble y antiguo enla Vía Layetanade Barcelona, frente a la antigua sede de Caixa Catalunya, todas las miradas se dirigían a la mesa presidencial. A la derecha del rey, se sentó Joaquín Gay de Montellà y a la izquierda del monarca Artur Mas. Ambos sabían que el desafío secesionista del presidente de la Generalitat iba a centrar la conversación de la mesa en plena cena. Pues bien, ambos se quedaron sorprendidos cuando se dieron cuenta que ni Montellá ni ningún otro comensal se dirigía a ellos, ni les miraban apenas, ni les preguntaban, ni les hacían partícipes de su conversación… 

Era una ‘trampa’ acordada en forma de mutis total. Los comensales, todos empresarios y ningún periodista en la sala, acordaron la previa dejar de hablar con el rey y Mas con un objetivo: que pudieran debatir entre ellos, escucharse, hablar y quizás apaciguar con aquel mutis la negociación que parece ya imposible entre Mas y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

La cosa salió bien: en las dos horas que duró la cena antes de la entrega de premios el rey de España y el president charlaron, se arrumaron, acercaron sus oídos y cuchichearon… quizás algo ha mejorado de cara al futuro. O quizás aquel mutis no sirvió para atenuar el enorme ruido que provoca el desafío de Mas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba