El Buscón

Carmen Romero se proclama 'presidenta' del club de fans de Rubalcaba

.

Carmen Romero López, hija de un coronel médico del Ejército del Aire de las tropas nacionales y ex esposa de Felipe González, pasa por ser la 'presidenta' del club de fans de Rubalcaba. Al menos, metafóricamente. Así lo confiesa ella misma y, según fuentes muy fiables, así lo clamaba a los cuatro vientos por los pasillos del Congreso del Partido Socialista Andaluz celebrado recientemente en Granada.

Romero, licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Sevilla, ha desarrollado una carrera política a la sombra de quien fuera su esposo y presidente del Gobierno durante cuatro mandatos. Ocupa ahora plaza de eurodiputada y, naturalmente quiere repetir. Por eso, en el cónclave del socialismo andaluz no disimulaba su fervor por el actual secretario general de los socialistas, cuya andadura política atraviesa por horas muy bajas.

"Es una valiente, va diciendo lo que ya nadie asi se atreve a decir", comentaba un veterano dirigente socialista de Madrid. La cuestión está en que como Carmen Romero quiere repetir en las listas del PSOE a las europeas, es decisión que pasa por el actual equipo de dirección del partido, al menos todavía. Otra cosa será lo que ocurra en el futuro, primarias mediante.

Las alabanzas de Romero hacia Rubalcaba contrastaban, singularmente, con las palabras que le dedicara su ex marido, al actual número uno del PSOE, de quien llegó a decir, entre otras lindezas, que "carece de liderazgo". Una afirmación que cayó como una bomba en la sede a Ferraz entre el equipo de Rubalcaba. Alguno de ellos mencionaba, en este sentido, que Aznar nunca ha dicho ni la cuarta parte sobre Rajoy y está todo el día en danza. Pero González, al parecer, tiene bula. Sólo su ex esposa se atreve llevarle la contraria públicamente. Y a voz en grito.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba