Automoción

Clase B Electric Drive, la respuesta de Mercedes al i3 de BMW y al e-Golf de VW

Mercedes-Benz se apunta también al coche eléctrico en el segmento compacto a través de su Clase B, una versión que llega al mercado como rival directo de los también alemanes BMW i3 y VW e-Golf. Ofrece más autonomía que ambos… y un precio también superior.

El cuadro de instrumentos se adapta la información propia del sistema eléctrico.
El cuadro de instrumentos se adapta la información propia del sistema eléctrico.

Cuesta casi 7.000 euros más que sus dos rivales de BMW y Volkswagen –ambos, con las subvenciones del gobierno incluidas, están en 29.000 euros–, pero ofrece frente a ellos una autonomía homologada ligeramente superior a pesar de contar con una potencia superior a ambos. Desarrolla 180 CV y cuenta con una batería de superior rendimiento a cualquier otro eléctrico del momento, lo que permite a la marca alemana a anunciar una autonomía teórica de 200 kilómetros en condiciones favorables.

Para recargar las grandes baterías se puede enchufar directamente a la red convencional doméstica, pero dada la alta capacidad de las mismas el tiempo de recarga puede llegar a las 12 horas, que pueden bajar a 9 con una instalación adecuada. Para poder recargar con cierta rapidez, se precisa del Wallbox que Mercedes comercializa opcionalmente que, con una diferencia de potencial de 400 voltios y con una intensidad de 16 amperios, puede realizarse en unas tres horas.

Su mecánica de 180 CV de potencia le permite disfrutar de un notable rendimiento en carretera, con brillantes aceleraciones y una velocidad máxima de 160 km/h. Ofrece tres modos diferentes de conducción, siendo el que mayor autonomía proporciona el denominado E+ (Economy Plus), que limita la potencia máxima a 100 CV y también la velocidad máxima, a 110 km/h. El programa E, limita la potencia a 133 CV, mientras que el programa S (Sport), se disfruta de los 180 CV

Además de estos programas, el B Electric Drive permite que el conductor puede modificar mediante las palancas situadas en el volante el grado de recuperación de energía que prefiere durante la conducción. Así, en función de ello, el coche retiene más o menos al levantar el pie del acelerador, aunque existe también un modo automático en el que las decisiones de recuperación de la energía se toman en función de diversos factores, como la inclinación de la carretera, la proximidad de otro coche que detecta el sistema de ayuda a la prevención de accidentes por alcance, o incluso, si dispone del sistema COMAND, por la información recibida de las señales de tráfico.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba