Automoción

Seat recorta un 30% sus pérdidas en 2012 pero ve difícil ganar dinero en este ejercicio

El plan estratégico de la filial española contemplaba recuperar el 'breakeven' en 2013 con unos mercados más altos, en comparación con los niveles actuales y señaló que Seat "lo tiene complicado" para lograr esta meta. 

El presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn.
El presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn.

Seat sigue siendo la china de Volkswagen. La filial española cerró 2012 con unas pérdidas operativas 156 millones de euros, lo que representa una reducción del 30,6% si se compara con las pérdidas de 225 millones de euros de 2011. Pero, como ya adelantó el grupo alemán, la noticia negativa es que Seat seguirá sin salir de los números negativos este año, en contra de lo que prevé su plan estratégico inicial, tal y como confirmó su el presidente del consejo de administración de Seat, Francisco Javier García Sanz, durante la conferencia anual de resultados de Volkswagen de este jueves. 

El también vicepresidente de Compras del consorcio alemán destacó que el plan estratégico de la filial española contemplaba recuperar el 'breakeven' en 2013 con unos mercados más altos, en comparación con los niveles actuales y señaló que Seat "lo tiene complicado" para lograr esta meta. Sin embargo, subrayó que el equipo de la compañía lo está haciendo "muy bien" para mejorar los resultados económicos, puesto que ha logrado dividir por cuatro las pérdidas de Seat en los últimos años y afirmó que cuenta con la confianza de su matriz.

El recorte de las pérdidas durante 2012 se explican por una reducción de costes y por el aumento de la producción en la fábrica de Martorell (Barcelona), con el nuevo modelo Q3 de Audi. En 2012, consiguió aumentar su tamaño, con un alza de su facturación del 20,2%, hasta 6.485 millones, frente a los 5.393 millones de euros del año anterior. No obstante, su pata comercial sigue tambaleándose, ya que su volumen de ventas en el mundo cayó un 8,3%, hasta 321.000 unidades, en línea con la cirisis en Europa, sobre todo los mercados como España, Francia o Italia. 

Para contrarrestrar la debilidad de estos mercados, la compañía inició el pasado ejercicio su aventura a China, donde llegó a comercializar 2.200 unidades. En estos momentos, la compañía está analizando su viabilidad comercial, y está estudiando la posibilidad de producir en un futuro para ahorrar costes. No obstante, antes de entrar en otros mercados, García Sanz  matrizó que la empresa se tiene que consolidar en Europa, donde, en su opinión, todavía hay mercados por descubrir. Además, puso de manifiesto el buen momento experimentado en México o en Alemania.

La fuerza de Volkswagen, ¿se debilita?

Resultados de Volkswagen, el primer fabricante de Europa y tercero del mundo, sin grandes sorpresas y mensajes de calma para un guidance para 2013 anunciado hace unos días y que decepcionó al mercado.

El grupo ha confirmado este jueves las cifras que adelantó eel 22 de febrero: fuerte incremento de las ventas en un 21%, hasta 192.676 millones de euros- y del beneficio después de impuestos, que creció un 38,5% hasta 21.717 millones de euros gracias a la reducida tasa impositiva del 14,2% de la que se benefició por el ejercicio de las opciones de compra de Porsche.

Todas las miradas estaban puestas en las razones de la compañía que explicaran el guidance de 2013 que decepcionó por la cautela mostrada para este ejercicio. En éste prevé incrementar las ventas de 2012 e igualar su Ebit a niveles de 2012. De hecho, en el mes de febrero las ventas de coches de Volkswagen se han estancado.

"Volkswagen están sintiendo los vientos de cara, especialmente en Europa. A pesar de ello, nos mantenemos moderadamente confiados", dijo el director financiero de la corporación, Hans-Dieter Pötsch. La multinacional con sede en Wolfsburg no es "completamente inmune" a la gran competencia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba