ALCOHOL

La percepción de tu borrachera depende de cómo están las personas que te rodean

Cuando estás ebrio y rodeado de otros bebedores, tu percepción sobre tu propio nivel de intoxicación y sus riesgos asociados depende de la embriaguez de tus colegas, y no en la cantidad objetiva de alcohol que has consumido.

Si tus compañeros van ebrios, percibes menos peligro por beber más
Si tus compañeros van ebrios, percibes menos peligro por beber más Pabak Sarkar (Flickr, CC)

Investigadores de la Universidad de Cardiff han descubierto que la gente tiende a subestimar su propio nivel de alcohol, intoxicación y riesgos asociados cuando está rodeada por otros que también están bebidos, pero se siente más en riesgo cuando les rodea gente que ha bebido menos. 

“Esto tiene implicaciones muy importantes en la forma en que podemos reducir el consumo excesivo de alcohol”, asegura Simon Moore, autor principal del estudio publicado en la revista BMC Public Health. “Podríamos intentar reducir el número de personas muy bebidas en zonas de copas, o podríamos aumentar el número de personas sobrias. Nuestra hipótesis predice que esta última opción funcionaría mejor”. 

“Si ven a otros más borrachos que ellos, sienten menos peligro de beber más” 

El estudio es el primero en examinar cómo las personas juzgan su propio grado de embriaguez y las consecuencias que esto tiene para su salud, mientras están bebidos y en zonas de copas del mundo real. Estudios anteriores sólo investigaban a los participantes mientras estaban sobrios y en ambientes donde no se bebe, basándose en sus recuerdos para comparar entre su ingesta de alcohol y la de otros. Además, no estaba claro si la gente compara su propio nivel de intoxicación con nivel real de los otros, o con el nivel que ellos creen que los otros tienen. 

“Los investigadores han trabajado históricamente bajo la presunción de que los que beben más alcohol “imaginan” erróneamente que todos los demás beben en exceso”, afirma Simon Moore. “Resulta que independientemente de lo que uno haya bebido, si ven a otros más borrachos que ellos, sienten menos peligro de beber más”. 

Los investigadores comprobaron la concentración de alcohol en aliento de 1.862 individuos, seleccionados entre distintos grupos sociales, con una edad media de 27 años. Las pruebas de alcohol se hicieron entre las 8 pm y las 3 am en la noche del viernes al sábado en cuatro lugares cercanos a bares de copas. La información de género y de ubicación se utilizó para dividir a los participantes en 8 grupos de referencia – uno para cada género en cada lugar, basándose en la idea de que los bebedores se compararían con otros de mismo género que estuvieran en la misma zona. 

Estudian los vínculos entre el nivel de embriaguez que percibimos y los ambientes donde se bebe 

Se clasificaron los niveles individuales de alcohol en aliento en cada grupo de referencia. Para investigar la relación entre este rango y la opinión de la gente, un subgrupo de 400 participantes contestó cuatro preguntas más, basadas en esta clasificación, sobre cómo percibían su nivel de embriaguez y los potenciales riesgos para su salud: “¿Cómo de borracho estás ahora mismo?” “¿Cuánto has bebido esta noche?” “¿Si bebieras tanto como has bebido hoy cada semana, qué posibilidad tendrías que dañar tu salud / tener cirrosis en los próximos 15 años?”. Las personas que respondieron a estas preguntas pero cuyo nivel de alcohol en la prueba fue cero, no se incluyeron en los análisis.

De media, las personas se describían como moderadamente bebidas y bajo un riesgo también moderado, aunque sus test de alcohol excedieran los límites permitidos para conducir de Estados Unidos y el Reino Unido (35 microgramos de alcohol en 100 mililitros de aliento). Por normal general, los hombres tenían niveles de alcohol más altos que las mujeres

Los datos de este estudio deberían utilizarse en futuras estrategias para reducir el daño causado por alcohol, según los investigadores. Sin embargo, los factores que influyen en la decisión de seguir o no bebiendo son complejas y sólo algunas podrían influir en la decisión tomada. Este estudio era de observación, así que puede aumentar nuestro conocimiento sobre posibles vínculos entre el nivel de embriaguez que percibimos y los ambientes donde se bebe, pero no puede mostrar causa-efecto, porque hay otros factores en juego. Para esto, se necesitaría un estudio experimental. 

Referencia: A rank based social norms model of how people judge their levels of drunkenness whilst intoxicated (BMC Public Health 2016) DOI: 10.1186/s12889-016-3469-z | Imagen: Pabak Sarkar (Flickr, CC)


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba