Sociedad

Desactivan una bomba sumergida a 3,5 metros en la playa de Sa Coma (Mallorca)

El artefacto, un obús de 155 milímetros de calibre prácticamente fosilizado, fue hallado a 150 metros de la playa de Sa Coma el pasado jueves, sumergido a 3,5 metros de profundidad. Tras ser desactivado por una unidad especial de la Armada, la playa ha quedado abierta a los bañistas.

Playa de Sa Coma en Mallorca.
Playa de Sa Coma en Mallorca. FLICKR/Reinhard_Schuldt ( Brigitte Schuldt)

Un equipo de la Unidad de Buceadores de Medidas Contraminas de la Armada, compuesto por personal especialista en desactivación de explosivos (EOD), y que ha sido asistido por la Guardia Civil, ha desactivado este domingo un proyectil de 60 centímetros de longitud y 20 de diámetro casi fosilizado, que ha sido encontrado en las aguas de la playa de Sa Coma en Sant Llorenç des Cardassar (Mallorca).

Según han informado fuentes del Instituto Armado, a las 09.00 horas, efectivos de la Armada provenientes de Cartagena (Murcia) han procedido a realizar la primera explosión controlada del artefacto, que podría llevar ahí, según han indicado, desde la Guerra Civil.

Tras la primera operación, los buzos que han sido trasladados al lugar por el Servicio Marítimo de la Guardia Civil, han comprobado que quedaban restos de la bomba y han procedido a realizar una segunda detonación.

A las 11.00 horas, la playa ha quedado abierta a los bañistas, según han informado las mismas fuentes, que también han detallado que el artefacto fue encontrado el pasado jueves por un bañista de la zona.

El artefacto, un obús de 155 milímetros de calibre, fue hallado a 150 metros de la playa de Sa Coma, sumergido a 3,5 metros de profundidad. Una vez fueron alertados, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado aseguraron la zona, estableciendo un perímetro de seguridad.

Tras recibir el aviso de la Guardia Civil, el personal del Sector Naval de Baleares aplicó los protocolos para este tipo de casos y alertó al Centro de Operaciones y Vigilancia Marítima de la Armada (Covam), según han informado desde el Ministerio de Defensa.

Pegado a las piedras

Según han explicado, a última hora de la tarde de ayer el equipo de desactivación de explosivos de la Armada llegaba a la zona donde se había localizado el proyectil y realizaba un reconocimiento: el proyectil hallado se encontraba prácticamente fosilizado y pegado a las piedras. Ante la falta de luz, se decidió continuar los trabajos al día siguiente.

Así, este jueves al amanecer para tener la menor incidencia en esta zona turística, los buceadores de la Armada volvían a la playa de Sa Coma. Tras varias horas de trabajo, el equipo de desactivación de explosivos ha neutralizado el artefacto efectuando una demolición controlada, dado el mal estado en el que se encontraba. Posteriormente, para minimizar el impacto medioambiental, se procedió a la retirada de los restos del proyectil.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba