Nacional

El cierre de Spanair revoluciona en la Bolsa al resto de aerolíneas participadas por los Estados

El cierre por sorpresa de la aerolínea Spanair este fin de semana, después de que su accionista mayoritario -la Generalitat catalana- anunciara la retirada de sus fondos públicos, ha puesto en alerta al resto de compañías europeas. A lo largo de la jornada de hoy, el sector de la aviación ha registrado una gran actividad en las bolsas europeas, tal y como apunta Bloomberg. Mientras los competidores se frotan las manos por las oportunidades de negocio que se han abierto en España, los inversores con capital en Spanair retroceden lastrados por la noticia de su concurso voluntario de accionistas.

De este modo, la compañía escandinava SAS, que poseía una participación del 11 por ciento en Spanair, retrocedía con fuerza y cotizaba pérdidas del 6,3 por ciento hasta los 8,90 euros. Sin embargo, Vueling Airlines, la segunda mayor aerolínea de España, subía hoy casi un 18 por ciento hasta los 4,80 euros, el incremento más pronunciado desde el 30 de marzo de 2009. La otra ‘low cost’ que opera mayoritariamente en España, la irlandesa Ryanair, subía un 2,7% hasta los 4,22 euros con la vista puesta en las rutas más atractivas que deja Spanair.

Por su parte, IAG, la matriz de Iberia, no se veía afectada por los movimientos sectoriales del fin de semana, y perdía un 1,13% hasta los 2,09 euros.

Retirada de los inversores institucionales debido a la política de austeridad

La aerolínea Spanair presentaba a primera hora de esta mañana el concurso voluntario de acreedores con un pasivo que supera los 300 millones de euros. La renuncia definitiva de Qatar Airlines a inyectar recursos provocó que la Generalitat anunciara que no aportaría más dinero público. El presidente de la compañía, Ferran Soriano, justificaba la suspensión de los vuelos alegando que "los accionistas vieron que no había suficiente liquidez para continuar".

Los gobiernos no contemplan al sector de la aviación como prioridad en tiempos de crisis, ya que los programas de austeridad puestos en marcha en la Eurozona reservan sus fondos para otros ámbitos más necesarios. No en vano, los inversores estatales en la sueca SAS, la irlandesa Aer Lingus Group o la portuguesa TAP, así como las aerolíneas de referencia en Polonia, Hungría y República Checa, han anunciado ya el cese de sus aportaciones y han comenzado a buscar nuevos inversores.

"Los gobiernos no disponen de los medios financieros necesarios para apoyar a las líneas aéreas de la misma manera que en el pasado", declaraba a Bloomberg John Strickland, analista de aviación en JLS Consulting.

A la vista de lo ocurrido, a las aerolíneas pequeñas parecen quedarles sólo dos opciones: arriesgarse a seguir los pasos de la compañía catalana o empezar a planear procesos de fusión.

Las aerolíneas europeas de segundo nivel se están replanteando su viabilidad después de haber asistido a la creación de las tres grandes alianzas en el sector de la aviación: Air France compró KLM, Lufthansa se expandió gracias a las ofertas de sus homólogas en Austria, Bélgica y Suiza y British Airways e Iberia se fusionaron hace un año para dar lugar a IAG.

El avance de accionistas de Oriente Medio

Respecto a los motivos que llevaron a Qatar a rechazar su entrada en la aerolínea, Soriano afirmaba que las razones "no tienen nada que ver con la eficiencia de la compañía", sino con "las incertidumbres y los riesgos futuros" que afrontaba, entre los que destaca la demanda presentada ante la Comisión Europea por las ayudas públicas recibidas.

En el caso de que Qatar hubiera decidido entrar en Spanair, la compañía se habría convertido en la tercera compañía europea en menos de un año en permitir la entrada de accionistas de Oriente Medio. Qatar Aire compró una participación del 35 por ciento en Cargolux SA de Luxemburgo, Internacional, la mayor aerolínea de la región especializada en transporte de carga y Etihad Airways (Abu Dhabi) anunció en diciembre su entrada en Air Berlin con una participación del 29,2 por ciento por 350 millones de dólares.

IAG, la principal beneficiada por el cierre de Spanair, según un informe

El cierre de Spanair tendrá efectos beneficiosos para todo el sector, pero especialmente para el grupo IAG, formado por Iberia y British Airlines, según un análisis del banco de negocios Nomura difundido hoy. Los analistas apuntan que la decisión de la empresa de poner fin a sus operaciones, "sin ser una gran sorpresa, sí supone un acontecimiento positivo para el resto de operadores".

Spanair, según el informe, representaba solo el 1 por ciento de los vuelos mundiales, aunque en el mercado interior español tenía una cuota del 14 pro ciento y representaba el 7 por ciento de los vuelos entre España y el resto de Europa. La mayor competencia la ejercía con Vueling, una empresa con la que se solapaba en el 47 por ciento de los vuelos de esta última, y que hoy se vio disparada en bolsa. El solapamiento también afectaba a IAG, con el 12 por ciento de los vuelos, con Ryanair, 4 por ciento, y Easyjet, 1 por ciento.

Para los analistas de Nomura, el cierre de Spanair servirá para aliviar un poco la presión que existe sobre el mercado español, que es uno de los más competitivos de Europa y que sufre un exceso de capacidad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba