Nacional

De Juan aconseja hacer limpia de directivos en la banca

Después de las múltiples reuniones que mantuvo el gobierno, antes del verano de 2010, con los responsables más importantes del sector empresarial Aristóbulo de Juanelaboró un estudio sobre el saneamiento del sistema financiero español. Lo más importante de dicho estudio, al margen de las cifras necesarias para un saneamiento definitivo de nuestro sistema financiero, es el mecanismo de rescate propuesto por el autor, 50% a cargo del contribuyente y 50% a cargo del sistema financiero, con la correspondiente limpieza de propiedad y gestión de las entidades rescatadas, por razones de justicia y eficacia.

Respecto a la cuantía necesaria para el saneamiento del sistema financiero, lo más relevante es que los cálculos del estudio son bastante superiores a las cifras oficiales, 15.000 millones de euros, aunque inferiores a las calculadas por diferentes bancos de inversión, como Nomura y UBS, que llegan a cifras alrededor de los 100.000 millones de euros. La razón radica en los supuestos que hay detrás. Mientras que los cálculos oficiales utilizan como hipótesis para el cálculo de las pérdidas una muy rápida recuperación del valor de los activos inmobiliarios, ya desde 2008, el estudio de Aristóbulo de Juan prevé un ajuste sumamente lento, sin alcanzar los precios que tenían en el pasado.

Sin embargo, lo más relevante es el mecanismo de rescate propuesto, y la financiación del mismo. Respecto al mecanismo de rescate, el diseño contempla cuatro puntos:

Primero, unificar los tres fondos de garantía de depósitos en uno sólo, tal como ha dicho Elena Salgado. Como señala el estudio del propio Aristóbulo de Juan, “está en juego la salud de todos, cajas, bancos, y cooperativas”.

Segundo, las entidades financieras deberán aumentar considerablemente las aportaciones a este fondo de garantía de depósitos, desde cifras inferiores al uno por mil de los depósitos, a cuantías entre el dos por mil y el tres por mil.

Tercero, en la crisis bancaria de los años 80, el Banco de España aportó anualmente, con cargo a pérdidas, una cuantía igual a la que el conjunto de las entidades financieras aportaban a cada uno de los tres fondos de garantía existentes. El estudio de Aristóbulo propone que ahora sea el FROB quien aporte esa cuantía, para lo cual es necesario una disposición que lo permita, ya que desde los años 90 esta práctica fue abolida, siguiendo directrices de Bruselas.

En total, con aportaciones de las entidades financieras y del FROB estaríamos hablando de cifras entre el cuatro y el seis por mil de los depósitos, cuantía nada desdeñable.

Cuarto, el FROB además prestaría dinero al fondo de garantía, cosa que permite la ley que creó el FROB en junio de 2009. Así se haría posible al nuevo fondo unificado disponer de la financiación necesaria para sus nuevos fines.

A partir de estos cuatro puntos, el fondo de garantía único compraría estos activos tóxicos, especialmente suelo, en cuantía suficiente para llegar a un saneamiento total. Actuaría así a modo de un banco malo, como hizo en la crisis de los 80. No haría falta, pues un banco malo de nueva creación. No sólo se quitaría las pérdidas de las entidades financieras, sino que se daría transparencia al sistema, especialmente de cara a los mercados. La pregunta es a qué precio se compran esos activos tóxicos.

La fórmula que propone el estudio que comentamos es comprar a valor en libros, es decir, después de provisiones, valor que viene validado por los balances que viene aprobando Banco de España. La operación debería efectuarse solo con las entidades insolventes. Si de la liquidación de tales activos resultaran pérdidas sería el propio fondo quien enjugaría dichas pérdidas.

De dónde saldrían las fuentes de financiación. Serían dos. Por un lado, mediante la emisión de deuda del FROB avalada por el Tesoro. Se corre el peligro de que aumente el coste de la deuda, aunque el estudio considera que puede ser un aumento temporal porque la operación generaría confianza al sistema. Ello es preferible a estar constantemente aumentando en el mercado el coste de nuestra deuda por las dudas que genera nuestro sistema financiero, entre otros motivos.

La segunda fuente de financiación sería acceder al Fondo de Rescate Europeo (FEEF), sobre el cual se está trabajando estos días. Si los bancos de Francia y Alemania pueden acudir a dicho fondo, también deberían poder acceder al él los bancos españoles.

Para completar el diseño del rescate, y evitar problemas de riesgo moral, el estudio de Aristóbulo de Juan es muy claro, “el rescate no debe salir gratis, sino que debe de haber un cambio sustantivo de la propiedad y de los equipos directivos de las entidades rescatadas, que presidieron su descapitalización o la consintieron”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba