Caso Púnica

La UCO sospecha que Gürtel hizo al gestor de la Caja B de Madrid usar una contabilidad cifrada

Tres campañas electorales del PP se encuentran en el punto de mira de la UCO, Anticorrupción y el juez Velasco. Son los comicios de 2007, 2008 y 2011. En esta última cita electoral, la Guardia Civil sospecha que el gestor de la presunta Caja B del PP de Madrid, Beltrán Gutiérrez, actuó con mayor cautela por dos razones: una, ya había estallado el caso Gürtel y, dos, la Ley de Financiación de Partidos Políticos cumplía cuatro años de vida. Pese a ello, los agentes detectaron las pruebas de las presunta financiación opaca.

Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid, acompañada de Beltrán Gutiérrez en 2014
Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid, acompañada de Beltrán Gutiérrez en 2014 EFE

El sumario de la presunta financiación irregular del Partido Popular del Madrid pone de relieve cómo el estallido de la macrocausa llamada Gürtel, que también afecta de lleno a la formación de Mariano Rajoy, hizo al gestor de la Caja B del PP de Madrid, Beltrán Gutiérrez, actuar con precaución a la hora de plasmar las anotaciones contables opacas en sus archivos informáticos.

Así lo pone de relieve la Unidad Central Operativa de las Guardia Civil (UCO) en uno de los informes que integran el sumario de la trama Púnica, al que ha tenido acceso Vozpópuli. En concreto, los agentes de la Guardia Civil explican que si bien en las campañas electorales de los años 2007 y 2008 se hallaron en los registros del exgerente Beltrán Gutiérrez múltiples documentos informáticos que acreditarían la existencia de una Caja B en el PP de Madrid, en los comicios de 2011 las evidencias obtenidas son "de carácter más disperso y escaso, probablemente porque en estas fechas ya había salido a luz pública la trama de corrupción vinculada a la red Gürtel".

De la misma forma, la UCO sostiene que también pudo influir en la alteración del ‘modus operandi’ de Gutiérrez el hecho de que la aplicación de la Ley de Financiación de Partidos Políticos llevara cuatro años de vigencia. No obstante, la Guardia Civil recalca que se han podido analizar varios archivos informáticos que contribuyen a esclarecer la financiación de los gastos de la campaña autonómica y municipal del año 2011, dando especial importancia a un archivo denominado "día a día".

Dicho documento se halló en una carpeta del ordenador del exgerente del PP de Madrid que, a diferencia de años anteriores, "ya no aparece vinculada al nombre de elecciones o proveedores sino que se usa una referencia genérica, lo que indica una mayor prevención a la hora de almacenar este tipo de archivos”.

Una contabilidad cifrada

Los investigadores explican que este caso las columnas -donde se registran las entradas y salidas de fondos en la contabilidad de la citada campaña de los de los populares- aparecen identificadas con una única letra. Las columnas 'A' y 'M'  se corresponden con los pagos declarados al Tribunal de Cuentas en las elecciones autonómicas y municipales de 2011; la columna 'P' hace referencia a los pagos realizados desde la cuenta de funcionamiento del Partido Popular de Madrid; la columna 'F' a los pagos realizados desde la Fundación Fundescam; y, la columna 'C' a los pagos desde la Caja B de la formación que entonces lideraba Esperanza Aguirre.

Uno de los datos que consideran como significativos los agentes es que en esta última fila los importes son siempre números redondos, "circunstancia que se atribuye a que en este medio de pago no hay que considerar la aplicación de impuestos". Además, la UCO explica que, gracias a la información facilitada por la Agencia Tributaria y al análisis conjunto del archivo llamado 'día a día' con las cuentas del partido, se ha podido descifrar el significado de cada columna del mismo.

A diferencia de años anteriores, la financiación "ya no aparece vinculada al nombre de elecciones o proveedores sino que se usa una referencia genérica". Las entradas y salidas de fondos aparecen identificadas con una única letra

Los investigadores de la trama Púnica sospechan que el exconsejero madrileño Francisco Granados recaudó un total 2,1 millones de euros de empresarios y entregó 1,6 al exgerente del PP madrileño Beltrán Gutiérrez para sufragar gastos de las elecciones autonómicas de 2011 y las europeas de 2014. El juez Eloy Velasco sostiene de forma rotunda en uno de los autos que forman parte del sumario que en el PP de Madrid había "una contabilidad B de gastos electorales, que muestra la superación sistemática de los límites de gasto electoral así como numerosas irregularidades, muchas de ellas con relevancia penal, durante los comicios de 2007, 2008 y 2011". 

De la misma forma, de dicha investigación judicial se desprende que la Fundación Fundescam era "el elemento nuclear de esta trama" ya que se empleaba para "vehicular los fondos destinados a gastos electorales" y "actuar de pantalla". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba