Rajoy ya no descarta comicios en Andalucía para septiembre

Susana Díaz irá de cabeza a nuevas elecciones si logra arrebatar tres capitales al PP

Susana Díaz convocará de nuevo elecciones en Andalucía si el PSOE consigue al menos tres grandes ayuntamientos y cuatro diputaciones en los comicios del domingo. La presidente en funciones tiene hasta el 5 de julio para tomar una decisión. Ni siquiera Rajoy descarta ya la celebración de nuevos comicios. 

Susana Díaz estudia convocar nuevas elecciones en Andalucía si este domingo el PSOE logra al menos los ayuntamientos de tres capitales de provincia y aumenta su control en las diputaciones. No está dispuesta la baronesa bética a seguir negociando ni suplicando al resto de las fuerzas políticas para lograr alzarse con el sillón del Palacio de San Telmo, comentan fuentes políticas andaluzas. En el PP se trabaja ya con la posibilidad de que Díaz pretenda acudir de nuevo a unas elecciones convencida de que, esta vez sí, alcanzaría los escaños suficientes para ser elegida presidenta.

Incapaz de gestionar

Mariano Rajoy también empieza a imaginar muy posible ese escenario, según ha comentado recientemente en privado. En público insiste en que "si eso ocurre, habrá que pedir explicaciones a quien las adelantó sin necesidad y sin motivo y luego fue incapaz de gestionar los resultados de las elecciones y negociar un acuerdo".

Muchas versiones dan por hecho que el PP, finalmente, se abstendría para evitar unos nuevos comicios

Muchas versiones dan por hecho que el PP, finalmente, se abstendría para evitar unos nuevos comicios. Pero Susana Díaz se prepara para lanzarse de nuevo a las urnas, de acuerdo con el resultado de este 24-M. Fuentes del PP andaluz aseguran que la presidenta interina dará el paso al frente si el PSOE se hace al menos con tres de las ocho capitales y cuatro diputaciones. Ahora no tiene ni una sola de las grandes alcaldías en disputa y controla tres diputaciones. Sevilla, Huelva y Cádiz son tres consistorios que podrían cambiar de color en las municipales del domingo, de acuerdo con lo que avanzan algunos sondeos.

Relaciones tirantes

Susana Díaz está convencida de que esos resultados serían el síntoma de la recuperación del socialismo andaluz y del declinar imparable del Partido Popular, que sufrió un retroceso espectacular en las autonómicas de marzo. Díaz se lanzaría a este nuevo reto, pese a que la idea agrada muy poco en Ferraz. La dirección socialista nacional, sin embargo, procura inmiscuirse lo justo en los asuntos andaluces.

Este miércoles resultó ostensible el escaso 'feeling' existente entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, por primera vez juntos en un mitin de campaña. El secretario general del PSOE no soporta a la 'lideresa' andaluza, y viceversa. Sánchez ya da por hecho que, después del traspiés de las autonómicas de marzo, Susana Díaz ya no puede aspirar a presentarse en las primarias de julio. De hecho, nadie en la dirección del PSOE piensa ahora que el futuro de la líder andaluza pasa por Madrid.

Sánchez ya da por hecho que, después del traspiés de las autonómicas de marzo, Susana Díaz ya no puede aspirar a presentarse en las primarias de julio

Rechazo a la investidura

Ni Ciudadanos ni Podemos han dado hasta ahora muestras de modificar su actitud de rechazo la investidura, a la vista de la poca flexibilidad mostrada por los socialistas en las negociaciones. El caso de la renuncia de Chaves es clave para que el partido de Rivera retire su negativa. Sólo una sentencia del Supremo podría cambiar de raíz el escenario. Si imputa al expresidente de la Junta debería irse y la presidenta en funciones se vería con las manos libres para actuar. Ahora no puede hacerlo. Medio PSOE, en especial la vieja guardia, está absolutamente en su contra.

En cuanto a la actitud de Podemos, su jefe de filas en la región,Teresa Rodríguez, se ha mostrado mucho más intransigente, aunque es posible que tras la cita del domingo cambien muchas cosas. El Partido Popular estaba dividido a la hora de afrontar el problema andaluz, ya que algunos dirigentes regionales eran partidarios de, llegado el momento, abstenerse para así evitar una nueva ronda electoral. Pero en los cuarteles generales de Madrid, no todo el mundo coincidía con esa postura, en especial en Moncloa, donde se quiere hacer pagar a Díaz su soberbia política.

El PP respiraría con cierto alivio si al final el Supremo hace su función, imputa a Chaves (o archiva su caso) y Ciudadanos y Podemos avalan por fin la investidura de la baronesa andaluza. Cualquier alternativa es mejor que la de que el PP tuviera que facilitar el acceso de Díaz a la presidencia de la Junta. Ese paso tendría un fuerte coste político, de acuerdo con la general impresión.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba