Nacional

Repsol asume unas pérdidas de 130 millones de euros por la crisis de YPF

La petrolera que preside Antonio Brufau ha tenido que realizar una provisión de 130 millones de euros en las cuentas de su filial argentina YPF de 2011. Esta provisión se debe a que la compañía ha dejado de recibir los incentivos económicos del programa del Gobierno argentino Petróleo Plus, principalmente por las huelgas que ha sufrido la petrolera (57% en manos de Repsol), y que éstas han tenido un impacto negativo del 8% en la producción.

La petrolera que preside Antonio Brufau ha tenido que realizar una provisión de 130 millones de euros en las cuentas de su filial argentina YPF de 2011. Esta provisión se debe a que la compañía ha dejado de recibir los incentivos económicos del programa del Gobierno argentino Petróleo Plus, principalmente por las huelgas que ha sufrido la petrolera (57% en manos de Repsol), y que éstas han tenido un impacto negativo del 8% en la producción.

La compañía se ha visto obligada así a aumir estas pérdidas. Pero esto podría ser el comienzo de un problema de mayor dimensión. La gran preocupación de la compañía se centra en una posible nacionalización de la empresa. La presidenta argentina Cristina de Kirchner está aumentando la presión sobre la compañía española desde hace unas semanas. Lo que empezó siendo un rumor de prensa local, hoy podría concretarse en un mensaje más claro durante la apertura de las sesiones parlamentarias previstas.

Antonio Brufau lleva varios días en Buenos Aires manteniendo por el momento reuniones internas en YPF (de hecho el martes de esta semana el presidente participó en el consejo de Repsol por videoconferencia y ayer se ausentó de la conference call posterior a la publicación de los resultados anuales). No obstante, el Gobierno español, en su clara defensa de los intereses españoles en plena crisis económica, ya está tomando cartas en el asunto, incluso, en algunos ámbitos empresariales, circula la idea de que el propio Rey también podría haber dado algún paso en defensa de los intereses de la petrolera española en Argentina.

El Gobierno argentino acusa a la petrolera de no producir lo suficiente y amenaza con tomar el control. Recientemente, Argentina exigió incrementos del 15% en la producción de crudo y gas en dos años, incluso, con la amenaza de anular las licencias en cada una de las provincias. En la conference call de ayer, Miguel Martínez, el director financiero de Repsol, subrayó su apuesta por la compañía, en la que no quiere perder la mayoría. "Sobre el incremento del 15% creo que es una idea general sobre la que trabajar. Ahora nos tenemos que trasladar a las provincias para analizar que nivel de inversión que será necesario implementar (...) se trata de un punto de partida", dijo Martínez.

Además, Martínez dijo que se podría aceptar cambios eventuales en la política de remuneración al accionista para apoyar más las inversiones en el país (su socio en YPF, el grupo local Petersen utiliza los dividendos para hacer frente a los pagos ligados a la adquisición del 25% que posee en YPF, que a su vez financió la propia Repsol). "No es un cuestión muy importante", dijo el director financiero de Repsol, Miguel Martínez. Repsol ofrecerá a sus accionistas la posibilidad de cobrar el dividendo en acciones. De hecho, la compañía está estudiando la posibilidad de utilizar para el pago el 5% de autocartera que adquirió a las entidades financieras de la constructora Sacyr (no es prioritario su venta).

Repsol está preparando un nuevo plan estratégico, que podría presentar al mercado en tres meses. Este plan partirá de una inversión de 3.300 millones en 2012, la mayor parte de ellos (2.400 millones) irá al negocio de exploración y producción. Entre los proyectos en cartera (prevé perforar hasta 34 pozos nuevos), se encuentra el yacimiento de Vaca Muerta en Argentina. 

Gana la mitad por la crisis de Libia y Argentina, y menos extraordinarios

La petrolera Repsol logró un beneficio neto de 2.193 millones de euros en 2011, el 53,3% menos que el año anterior, debido a la menor producción por el conflicto de Libia y a que en 2010 triplicó sus ganancias tras dar entrada en su filial de Brasil a la china Sinopec.

El margen de refino descendió un 36%  hasta los 1,6 dólares por barril, con una caída del 72,4 por ciento hasta los 0,8 dólares en el cuarto trimestre.

El grupo dijo que en el año 2011 se ha alcanzado en upstream (exploración y producción) una tasa de reemplazo de reservas del 162% frente al 131 por ciento del año 2010, gracias a los descubrimientos en Brasil, Venezuela y Argelia.

En el ejercicio, la producción ha caído un 13,2%, aunque Repsol dijo que no ha modificado su objetivo de incrementar la producción entre un 3% y 4%o a medio y largo plazo.

El beneficio neto ajustado CCS, los datos que usa el mercado para su análisis, cayó un 5,4% hasta 1.923 millones de euros, mientras que el ebit ajustado CCS cayó un 7,9% a 4.343 millones, afectado en este caso por las huelgas de Argentina, además de la guerra en Libia.

La deuda financiera neta excluyendo la participada Gas Natural Fenosa al final del ejercicio 2011 se situó en 6.775 millones de euros, superior en 3.866 millones a la de cierre del tercer trimestre 2011, afectada por la operación de compra de un 10 por ciento de acciones propias a su accionista Sacyr.

Las acciones de Repsol lideraron ayer las caídas del Ibex, y registraron un recorte del 4,8% (se situaron por debajo de los 20 euros por acción, a 19,57 euros).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba