Nacional

La nueva estrategia de la Casa Real: "hay que sacar más a la calle al Príncipe"

Don Felipe acude hoy al XV Congreso Nacional de la Empresa Familiar en Pedralbes, donde coincidirá con el presidente de la Generalitat, Artur Mas. El Heredero homenajea a la Corona de Aragón, donde "la convivencia y los intereses comunes habían ido configurando las propias identidades, pero manteniendo el sentimiento de ser partes de un todo compartido". No obstante, esta semana habrá un fuerte protagonismo del Rey  por la celebración de la XXII cumbre Iberoamericana.

La XXII cumbre iberoamericana que se celebra el próximo viernes y sábado en Cádiz permitirá el mayor de los protagonismos a su Majestad el Rey en calidad de anfitrión de la cita. Pero aunque este acontecimiento anual constituye uno de los momentos estelares del jefe del Estado --incluso con enfrentamientos como el que protagonizó con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez-- el nuevo planteamiento de la Casa Real se resume con esta elocuente frase: "hay que sacar más al Príncipe". Zarzuela prepara una estrategia destinada al heredero de la Corona para aumentar más su presencia pública, ya de por sí frecuente, pero que se intenta aderezar con actos que vayan más allá de lo meramente protocolario.

El paseo que Don Felipe dio a comienzos de mes por la calles del centro de Madrid coincidiendo con el día de la Banderita de la Cruz roja puede inscribirse dentro de esta nueva estrategia, aunque entonces se insistiera en que ya el año pasado hizo el mismo recorrido, de la Carrera de San Jerónimo, donde estaba instalada la mesa petitoria en la que estaba su madre, la Reina, a la Puerta del Sol, para ver a su hermana Elena, para acabar en la puerta del antiguo Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación para encontrarse con su mujer, doña Letizia, también en otra mesa. Además, desde Zarzuela han indicado que el Príncipe también volcará sus opiniones en la página web de la Casa Real, tal y como hiciera el Rey respecto al órdago nacionalista de Artur Mas, que le tiene profundamente preocupado.

El Príncipe interviene cada vez más en las cuestiones de actualidad política. Justo hoy preside el almuerzo del XV Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que se celebra en el Palacio de Pedralbes de Barcelona bajo el lema 'Empresa Familiar: valores, crecimiento y futuro', donde tendrá oportunidad de compartir mesa y mantel con el presidente de la Generalitat, Artur Mas. No se trata de una cita sencilla puesto que en el Instituto de Empresa Familiar IEF no son pocos los miembros de la Junta directiva los que se alinean con las peticiones de Mas sobre, por ejemplo, el Pacto Fiscal, sin contar con los que abrazan la vía soberanista.

El pasado viernes, durante una visita por tierras aragonesas, Don Felipe entró de lleno en el debate territorial a raíz del Sexto Centenario del Compromiso de Caspe. Recordó cómo aragoneses, catalanes, mallorquines y valencianos compartían un proyecto político común bajo la Corona de Aragón y en un momento muy complicado de su historia se pusieron de acuerdo para hacer recaer en los hombros de Fernando de Antequera el nombramiento real.

"Los territorios que constituían la Corona --dijo el Príncipe-- eran iguales y diferentes entre sí. La convivencia y los intereses comunes habían ido configurando las propias identidades, pero manteniendo el sentimiento de ser partes de un todo compartido. El impulso de fortalecimiento individual tenía como objetivo hacer más fuerte el conjunto" agregó en un discurso que se disfrazaba de histórico pero que era de plena aplicación al momento actual. Y agregó más. "Los lazos entre ellos compensaban los desequilibros naturales existentes y las desaveniencias eran afrontadas y resueltas a través de los mecanismos y las instituciones pactadas y acordadas", agregó.

La crisis abierta a principios del siglo XV con la sucesión obligó alos pureblos de la Corona de Aragón "a demostrarse la fraternidad que, forjada durante siglos, nunca se habían visto precisados a expresar (..) y se plantearon buscar juntos la solución al futuro azaroso que tenían que recorrer", agregó el Heredero.

En cambio, el Rey no hace ninguna alusión a la cuestión catalana en el mensaje que se ha colgado en la página web de la cumbre iberoamericana, aunque sí hay una apelación a Cádiz como cuna del constitucionalismo español y de los valores democráticos. Hace una apelación genérica a la unidad al expresar su deseo de que "queremos que de Cádiz todos salgamos más unidos como comunidad" y anima a buscar "intereses compartidos" con los países iberoamericanos. Por su parte, Moncloa sí ha adelantado que el presidente del Gobierno hqará alusión a cuestiones de actualidad en su discurso de inauguración de la cumbre, aunque, en su caso, prefiere centrarse en las crisis económica y en el futuro de la eurozona.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba