El parlamentario respetará los tiempos impuestos por Rubalcaba y no saltará al ruedo hasta después de las europeas

El diputado Pedro Sánchez inicia su gira para poner cara al relevo generacional en el PSOE

El próximo mes de junio va a ser movido para el PSOE y no solo por la digestión de las elecciones europeas. Es la fecha elegida por los aspirantes a dar el salto a las primarias previstas para noviembre y con esta referencia trabaja también el joven diputado Pedro Sánchez, en gira discreta por las distintas federaciones para promover su candidatura. La renovación generacional en las filas socialistas tendrá varias caras.

Los más veteranos del PSOE que buscan auparse al cartel electoral han decidido respetar los tiempos impuestos por Alfredo Pérez Rubalcaba y no armar ruido hasta después de las elecciones europeas de mayo. Los más jóvenes –Eduardo Madina, Carmen Chacón y Pedro Sánchez –, han asumido también el silencio, más por canguelo que por otra cosa. Lanzarse al ruedo cuando el partido está en plena promoción de Elena Valenciano como candidata europea sería interpretado por el ‘aparato’ de Ferraz y por la mayoría de las federaciones como una falta grave que les haría perder apoyos. Y ninguno quiere caer en este error. A fin de cuentas, en 2000 Zapatero se lanzó al estrellato en pocos meses y se hizo con la secretaría general en contra de casi todos los pronósticos y del tándem que, finalmente, formaron en su contra José Bono y Rubalcaba.

La estrategia de Pedro Sánchez es pasar desapercibido, como hizo Zapatero un año antes de alcanzar la secretaría general del PSOE en 2000

De ahí que todos se estén moviendo con mucha discreción. El que más, el joven economista Pedro Sánchez, profesor asociado en la Universidad Camilo José Cela, quien ha empezado ya a tomar la temperatura a las principales federaciones del PSOE para ver con qué nivel de agua puede tirarse a la piscina en junio, la fecha elegida para dar a conocer sus aspiraciones y competir por el cartel electoral en la carrera abierta hasta noviembre.

Algunos de los dirigentes territoriales que han hablado con él dudan de si en su cabeza tiene volcarse en su campaña a tope para ganar las primarias, envuelto en la bandera del reemplazo generacional o, por el contrario, convertirse solo en un referente sólido dentro del partido, haciendo valer cuando llegue el momento el nivel de apoyos que obtenga y asegurarse un puesto en la futura dirección. “Le vemos inseguro y dubitativo, en una actitud tan asustadiza como la que tiene Madina”, comentan en el PSOE.

En el PSOE se desconoce si el joven economista quiere ganar las primarias o, sencillamente, tomar fuerza para estar en la próxima dirección

Hay viejos rockeros del partido que están parapetados detrás de la futura candidatura de Pedro Sánchez, le asesoran y le avalan, pero no quieren salir a la luz para no quemarle. Si lo hicieran, echarían por tierra algunos de los principales valores con los que el diputado aspira a alimentar su campaña de promoción: tiene 42 años, está dispuesto a abanderar el relevo generacional al margen de la protección del ‘aparato’, y se cree bien preparado. Sánchez será ponente del PSOE en la ley de Servicios Profesionales que pronto se tramitará en el Congreso, un trabajo que le está sirviendo para contactar con amplios sectores económicos. Es doctor en Economía y Empresa por la misma Universidad en la que trabaja, tiene un máster en liderazgo político del IESE y trabajó antes de entrar en política en Naciones Unidas y en el Parlamento europeo, ejerciendo también como consultor internacional. Eso es lo que ha colocado en su currículum.

Sánchez tiene un máster de liderazgo político en el IESE y ha sido consultor internacional, según reza su curriculum

Tanto es el nerviosismo que recorre las filas socialistas ante las citas de este año –confección de la lista europea, comité federal del próximo día 15 para su aprobación, primarias anticipadas en tres comunidades, comicios de mayo y, finalmente, elección del principal cartel electoral en noviembre– que en el grupo parlamentario miran por el rabillo del ojo cualquier movimiento que escape al control de su dirección. De ahí el malestar originado por los contactos que el diputado Eduardo Madina ha mantenido también recientemente con varios dirigentes regionales de su partido, pues hay quien los ha interpretado como una violación de la tregua que Rubalcaba ha impuesto para permitir a Elena Valenciano llegar a las europeas sin ruidos ni manifestaciones de división interna. La pausa está siendo respetada, de momento, por la exministra Carmen Chacón, aunque hay expectación en el PSOE por ver en qué actitud regresa de Miami esta primavera y si pone o no reparos a la candidatura europea que el máximo órgano del partido entre congresos aprobará dentro de nueve días. Las espadas siguen en alto.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba