Nacional

Dimiten los 7 concejales de Santiago que han sido condenados a 9 años de inhabilitación por el Pokémon

El juez ha decidido condenar por prevaricación a los siete concejales del PP miembros de la junta de gobierno municipal de Santiago de Compostela que acordaron que el Ayuntamiento se hiciese cargo de los gastos de defensa de su compañero de corporación Adrián Varela, implicado a su vez en la operación Pokémon y quien presentó su dimisión el pasado lunes. Los siete concejales condenados han dimitido.

Siete concejales del Ayuntamiento de Santiago de Compostela han sido condenados a nueve años de inhabilitación para ejercicio de cargo público por decidir en junta de gobierno sufragar con cargo al erario público la defensa de un compañero imputado en la operación Pokémon. Apenas unas horas después de conocerse la sentencia, los siete ediles inhabilitados han comunicado que enunciarán a su acta, tal y como han acordado en el transcurso de una reunión con la dirección autonómica del PPdeG que se ha prolongado durante algo más de dos horas.

El fallo se conoce después de que el 19 de mayo estos ediles del Partido Popular se sentasen en el banquillo acusados de la presunta comisión de un delito de prevaricación tras autorizar en esa reunión celebrada el 30 de mayo de 2013 abonar de esta manera la defensa del entonces edil de Deportes, Adrián Varela, que formalizó su dimisión el martes pasado.

La decisión de costear esta representación legal con dinero de las arcas municipales se adoptó después de una solicitud de Adrián Varela, pero al final no se materializó puesto que él mismo renunció a que su abogado en la causa judicial, que dirige el juzgado de instrucción número uno de Lugo y en la que está imputado por tráfico de influencias, cohecho y falsedad documental, se costease con otros medios que no fuesen los suyos propios.

Los concejales juzgados, y ahora condenados, son Amelia González, Juan de la Fuente, Cecilia Sierra, María Pardo, María Castelao, Luis García Bello y Francisco Noya, y todos ellos, a lo largo del proceso, han insistido en defender su inocencia.

Su acuerdo en la mencionada junta de gobierno fue denunciado por una particular, y, desde entonces, la Fiscalía siempre mantuvo su petición de nueve años de inhabilitación al entender que no habían defendido lo público. Contra este fallo cabe recurso y el gobierno local estudiará los pasos a dar, informa Europa Press.

Dimisiones ligadas al caso

El ejecutivo local, bajo el mandato de Ángel Currás, ya vivió la dimisión del que concejal de Tráfico Albino Vázquez, imputado en el caso Pokémon por cohecho, revelación de información privilegiada y tráfico de influencias, así como la salida de Paula Prado, diputada autonómica y actual portavoz del PP gallego, salpicada, aunque no imputada, por la 'operación Pokémon'.

La titular del juzgado de instrucción número uno de Lugo, Pilar de Lara, instructora de esta causa, ordenó abrir una pieza separada sobre la portavoz Paula Prado y preguntar al Ministerio Fiscal si procedía elevarla al Tribunal Superior de Justicia de Galicia por su condición de aforada al ser diputada autonómica.

La magistrada basa su petición en informes de Vigilancia Aduanera durante la etapa de la número tres de los populares gallegos en el Ayuntamiento de Santiago, en los que se aprecian "varias irregularidades que pudiesen ser constitutivas de infracción penal", entre ellas el pago de una factura por la representación del espectáculo 'La abeja maya', que estaría inflada para beneficiar a un empresario imputado, Jesús Fuentes.

La juez también atribuye a la portavoz del PPdeG su presunta participación en "influencias", junto con otros dos concejales imputados y ya fuera de la corporación, Albino Vázquez y Adrián Varela, así como el entonces jefe de gabinete del exalcalde compostelano Gerardo Conde Roa, Ángel Espadas, para "beneficiar económicamente a su marido" en su actividad de venta de materiales textiles a varios ayuntamientos. Paula Prado compareció como testigo y su declaración continúa bajo secreto.

El regidor Ángel Currás (PP), que relevó a Gerardo Conde Roa, la persona que cogió el bastón de mando en 2011 y que se marchó al ser acusado por un fraude fiscal por el que luego fue condenado, está imputado por la supuesta comisión de tráfico de influencias en el marco de la operación Pokémon. Esta investigación persigue desmontar una presunta trama corrupta que se gestaría a través de adjudicaciones de las administraciones locales a empresas, principalmente al Grupo Vendex.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba