La secretaria general está fatigada de Génova y podría ser ministra

Barones del PP piden la cabeza de Cospedal y reclaman a Feijóo al frente del partido

Mar gruesa entre los barones del PP tras la gran derrota. Reclaman cambios radicales en el partido. Piden que se aparte a Cospedal y a Floriano y que los sustituyan Feijóo y Casado al frente de la formación. Rajoy no tiene previsto abordar cambios de ese calibre.

Mariano Rajoy, entre María Dolores de Cospedal y Alberto Núñez Feijóo
Mariano Rajoy, entre María Dolores de Cospedal y Alberto Núñez Feijóo EP

La irritación de los candidatos y barones del PP derrotados en los comicios del 24-M ya no se disimula. Ni se aplaca. Incapaces de dirigir sus quejas hacia Rajoy, como se ha podido comprobar en la reunión del Comité Ejecutivo, algunos de ellos han orientado sus críticas hacia la secretaria general, María Dolores de Cospedal, caída ahora en desgracia por su propia derrota personal en Castilla la Mancha. Piden cambios drásticos en el partido, reclaman la salida de Cospedal y su escudero, Carlos Floriano, y defienden distintos candidatos para sustituirla, en particular Alberto Núñez Feijóo.

Todo va bien y no habrá cambios

Rajoy ha descartado nuevamente toda posibilidad de cambios, tanto en el Gobierno como en el partido. El Comité Ejecutivo del PP no abordó esta posibilidad. Tan sólo se escuchó algo de autocrítica con relación a la poca capacidad para transmitir el mensaje de la recuperación económica y la necesidad de potenciar una mayor proximidad con los españoles. Los barones, en la sala del consejo, estuvieron silentes. Monago efectuó una propuesta sobre un acuerdo con el PSOE sobre la lista más votada. Cospedal y Floriano efectuaron un análisis sobre el resultado electoral.

Tan sólo se escuchó algo de autocrítica con relación a la poca capacidad para transmitir el mensaje de la recuperación económica y la necesidad de potenciar una mayor proximidad con los españoles

El ambiente entre los dirigentes derrotados, que tienen que contemplar ahora cómo la mayor parte de su gente pierde su empleo, su destino y sus ingresos, es de irritación supina. Consideran que el trabajo en Génova no ha estado a la altura de las circunstancias, centran su objetivo en la número dos del partido, a quien le reprochan que se dedica más a su comunidad que a atender sus responsabilidades con su formación. Sugieren su relevo, incluso apuntan a que, ahora que ya no será presidenta de Castilla-La Mancha bien puede Rajoy atender a su deseo de siempre que es la de convertirse en ministra.

Núñez Feijóo, pese a que no ha conseguido excelentes resultados en estas municipales, es sin duda el candidato favorito para suceder a Cospedal. Y también se reclama que Pablo Casado, reclutado recientemente como portavoz de la campaña electoral, sustituya a Carlos Floriano como vicesecretario general. Casado es un hombre joven, que ha trabajado durante años junto a JoséMaríaAznar, que se mueve con eficacia tanto en las redes sociales como en los medios audiovisuales y transmite la imagen que se pretende dar de un partido anquilosado.

Rajoy considera que no es necesario hacer cambios, pero seguramente, alguna modificación hará. Es muy posible que José Ignacio Wert abandone la cartera de Educación y Cultura antes del verano y quizás Guindos deje también Economía. Sería la oportunidad de ofrecerle a Cospedal lo que tanto desea y, al tiempo, mover la primera línea del partido. No son los cambios lo que subyuga a Rajoy pero quizás tenga que abordar alguno de ellos para afrontar las elecciones generales con ciertas garantías de supervivencia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba