El debate sobre la corrupción incendia el Congreso

El PP descarta ya cualquier tipo de mediación con el extesorero y le califica de “delincuente”

El mini pleno celebrado ayer por el Congreso para que la oposición exigiera  a Mariano Rajoy su rendición de cuentas sobre el ‘caso Bárcenas’, solo sirvió para confirmar que el PP descarta ya toda posibilidad de mediar con el extesorero, al que ya no duda en calificar de “delincuente”.

Mariano Rajoy acompañado de algunos dirigentes populares
Mariano Rajoy acompañado de algunos dirigentes populares Efe

El argumentario del PP a estas alturas del escándalo es de libro: El ‘caso Bárcenas’ ha sido convertido por toda la oposición en una causa general contra el partido, apadrinándose así desde los escaños del PSOE, IU y otros grupos minoritarios a un “delincuente”. Ya no hay ningún reparo en calificar así al extesorero, a la espera de que, a partir del lunes, confirme ante el juez Pablo Ruz que ha dado un giro radical a su estrategia de defensadisparando directamente contra el presidente del Gobierno y contra algunos de los integrantes, no todos, de las ejecutivas a las que sirvió desde los inicios de los noventa.

"Bárcenas es el delincuente del PP, no el nuestro", afirma Rubalcaba después de calificar de "repugnante" el caso de los ERE en Andalucía

Hacía tiempo, de todas formas, que en el Congreso no se escuchaban palabras tan gruesas como las que ayer tarde salieron de boca de algunos de los portavoces parlamentarios. De casi todos, menos de Alfredo Pérez Rubalcaba, que volvió a hablar del ‘caso Bárcenas’ en un tono de medida moderación, limitándose solo a pedir a Rajoy que se explique ante elParlamento, “como ya habrían hecho Cameron o Merkel en Gran Bretaña o Alemania”, y deje de ligar su futuro al del extesorero del PP. “Bárcenas es el delincuente del PP, no el nuestro”. Hasta aquí llegó solo el secretario general del PSOE, después de admitir que los trapos sucios que tiene en su casa, en este caso en Andalucía con el fraude de los ERE, son también “repugnantes”.

Rajoy no comparecerá en el Congreso para abordar el ‘caso Bárcenas’ porque el PP ha utilizado su mayoría absoluta y también porque sabe que cualquier explicación que ofrezca puede quedar desfasada en cuestión de horas por cualquier nueva filtración del extesorero. Para evitar poner al presidente en apuros, el PP se ha enfrentado a todos los grupos de la oposición, a los que el diputado Alfonso Alonso ha dado leña. Al portavoz de Izquierda Plural, Cayo Lara, le recordó que su organización no paga a la Seguridad Social. Al de Esquerra Republicana, que solo es patriota a final de mes, cuando cobra la nómina del Congreso. Y al de Amaiur, que tendría que ofrecer muchas explicaciones sobre “financiación criminal”. Su portavoz, Jon Iñarritu, quiso triunfar con la frase de la tarde: “Parece como si el director de recursos humanos del PP haya utilizado como cazatalentos a la saga de El Padrino: todos los extesoreros que ha tenido este partido han terminado imputados por corrupción…”. Risas y alguna que otra carcajada en el tendido más frívolo de la sala Constitucional del Congreso.

"Parece como si el director de recursos humanos del PP haya utilizado como cazatalentos a la saga de El Padrino", asegura el portavoz de Amaiur

Pese al periodo estival, el circo parlamentario tiene visos de continuar, no puede descartarse la petición de otro mini pleno si el ‘caso Bárcenas’ da nuevas sorpresas, y es seguro que en la sesión extraordinaria prevista en el Senado para la semana que viene estará también sobrevolando el nuevo inquilino de la prisión de Soto.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba