Nacional

Los testaferros de Bárcenas: un ugandés, dos canadienses, cinco británicos, una barbadense...

El extesorero del PP creó una fundación en Panamá para que fuera la titular de su cuenta en Suiza. Como responsable de la misma figura una empresa de Islas Bermudas con 14 directivos de diversas nacionalidades. Formalmente eran los titulares, pero nunca se interesaron por el millonario saldo. Junto a las fotocopias de sus documentos de identidad, el banco guardaba la del DNI del exsenador.

Los testaferros de Bárcenas: un ugandés, dos canadienses, cinco británicos, una barbadense...
Los testaferros de Bárcenas: un ugandés, dos canadienses, cinco británicos, una barbadense...

Arnold Ahereza es ugandés. Nació el 25 de enero de 1982 en Ruharo, una localidad al sur del país africano y a miles de kilómetros de Suiza. Pese a la distancia, él es una de las catorce personas que, formalmente, están detrás de la cuenta abierta en el pequeño estado centroeuropeo en la que el extesorero del PP. Luis Bárcenas, atesoró más de 22 millones de euros de origen sospechoso en los últimos años. Ahereza es, en realidad, uno de los supuestos directivos de Impala Limited, la empresa con sede en las caribeñas Islas Bermudas que aparece como propietaria de la fundación panameña Sinequanon a través de la cual el exsenador del partido conservador español abrió en el Dresdner Bank de Ginebra la cuenta número 8.401.489. Una fotocopia del pasaporte y un documento con la firma de este treinteañero ugandés aparecen, de hecho, entre la abundante documentación que las autoridades judiciales helvéticas han remitido al magistrado español Pablo Ruz, titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional para su inclusión en el sumario del Caso Gürtel.

Junto a la copia de la documentación de los directivos de Impala, el banco guardaba el DNI de Bárcenas pese a que formalmente nada lo relacionaba con ella

El ciudadano ugandés no es, sin embargo, el único ciudadano exótico que aparece relacionado con la millonaria cuenta como presunto testaferro. De hecho, junto a él aparecen como personas con capacidad de decisión en la empresa Impala Limited, y formalmente también en la cuenta de los 22 millones de euros, otras trece personas. Cinco de ellos son bermudeños. Se trata de Millard Bean y su hermano Terence, Anika DeShieldsIdeitha James y Dean Willians. También hay dos canadienses --Nenad Jeric y Tracy Tepper--, una mujer natural de Barbados --Natalie Belgrave-- y cinco británicos --Gail Andrade, Andrea Jackson, William Jardim, Mark Lindsay McCann y Martin Watson--. El pasaporte de uno de estos últimos, en concreto el de William Jardim, refleja que ha nacido en la localidad gaditana de La Linea de la Concepción, fronteriza con Gibraltar. Es quizás el que más 'cerca' ha estado nunca del que el juez Ruz considera verdadero titular de la cuenta: el exsenador Bárcenas.

La documentación enviada por las autoridades judiciales de Berna a la Audiencia Nacional sobre la peculiar empresa caribeña es abundante y contiene las copias a las escrituras notariales de su constitución en 2001. Dichas escrituras fueron remitidas por sus responsables al Dresdner Bank para abrir en julio 2005 la cuenta a nombre de la fundación panameña Sinequanom, de la que supuestamente la mercantil de las Islas Bermudas era la propietaria. De hecho, los contratos de apertura del depósito aparecen refrendados tanto por el sello de la fundación como por el de Impala Limited, así como las rúbricas de dos directivos de esta última.

Una fundación con ánimo de lucro

Junto a las escrituras aparecen también fotocopias de los documentos de identidad de todos los directivos de la empresa bermudeña, ‘validados’ por una empleada de banco suizo, así como una copia por las dos caras del DNI de Luis Bárcenas, pese a que sobre el papel nada tenía que ver con la mercantil caribeña. Este es uno de los detalles reflejados por el juez Ruz en su auto del pasado 16 de enero por el que adjudicaba sin género de dudas la propiedad del milonario depósito al extesorero del PP. Otros documentos, entre ellos las manifestaciones de empleados del Dresdner Bank y documentos internos de la propia entidad financiera, han servido para reforzar esta conclusión.

Tras la apertura de la cuenta, Impala Limited cesó sus contactos con el banco. No los vovió a retomar hasta después de las primera detenciones del 'caso Gürtel'

También aparecen las escrituras notariales de creación de la fundación panañema, fechadas sólo un mes antes de la apertura de la cuenta en Suiza con un magro patrimonio: 10.000 dólares estadounidenses. El objetivo de Sinequanon, según reflejan dichas escrituras, no es otro que "invertir sus activos en acciones, bonos y valores de todas clases, bienes muebles e inmuebles, o de cualquier otra forma lícita" para conseguir la "preservación de sus activos y la distribución de beneficios a sus beneficiarios". Estos últimos no son otro que Impala Limited, su único integrante, según los mismos documentos. Pese a ello, no consta en la documentación remitida por las autoridades helvéticas que el banco suizo nunca se pusiera en contacto con ninguno de sus responsables para informarle de los rendimientos de sus inversiones. De hecho, la entidad sólo rendía cuentas ante Luis Bárcenas.

De hecho, el intercambio de documentación entre Impala Limited y el Dresdner Bank se interrumpió totalmente poco después de la apertura de la cuenta. Uno de los últimos documentos entonces fue la remisión por parte de la mercantil de Islas Bermudas de sendos listados con las identidades de aquellos directivos que tenían reconocida "firma A" y de quienes sólo eran "firma B". En total, una decena de nombres. La mercantil caribeña señalaba que para cumplimentar cualquier documento serían necesarias al menos dos rúbricas, y que una de ellas debía ser de un directivo de la primera relación. Era mediados de agosto de 2005. A partir de ese momento, sin embargo, la única firma que aparece frecuentemente en los documentos bancarios es la de Luis Bárcenas quien, sin embargo, no aparecía en ninguna de esas listas.

Sin embargo, el 3 de abril de 2009 el ugandés Ahereza y sus compañeros volvieron a aparecer en escena. Sólo habían pasado dos meses desde que la Policía española iniciase los arrestos de los implicados en la trama Gürtel cuando la empresa caribeña remitió al banco suizo de nuevo un listado ampliado a 14 nombres de sus directivos con firma autorizada. Días después, estas rúbricas servían para que Bárcenas viera como salían 4,5 millones de la cuenta con destino a dos entidades bancarias de Estados Unidos (UBS AG Stamford Branch y HSBC Bank USA, N. A.) de las que eran beneficiarias tres sociedades (P. T. Bex Bursátil Sociedad de Bolsa S. A., Brixco S. A. y Lidmel International S. A.) sin ninguna relación formal ni con Impala Limited ni con Barcenas. Veinte días después, el entonces juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón acusaba a Bárcenas de haber recibido dinero de la trama liderada por el empresario Francisco Correa


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba