Nacional

El auge de Podemos aumenta la división interna de IU en Andalucía

Crecen las voces partidarias de votar en el referéndum de junio por la ruptura del pacto de gobierno con el PSOE. La coalición intenta frenar el tirón de la formación de Pablo Iglesias con campañas de afiliación en los municipios rurales.

La I Asamblea de Balance de Izquierda Unida-Andalucía, celebrada el pasado domingo en Bormujos (Sevilla), puede marcar un antes y un después en la estrategia de esta federación. El plenario aprobó por amplia mayoría la posibilidad de convocar un referéndum en junio sobre la permanencia de IU en el Gobierno andaluz. Esta decisión está ganando apoyos incluso entre quienes se alinean con el bloque del partido más reacio a revisar el pacto de gobierno con el PSOE. No obstante, bajo esta tendencia subyace el auge de Podemos, inmerso en la tarea de llevar su ideario a todos los rincones posibles de la comunidad.

La Ejecutiva regional de Antonio Maíllo -leal al acuerdo al igual que el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas- ha supeditado la convocatoria del referéndum a la aprobación en el primer semestre de 2015 de un paquete legislativo formado por la ley integral de agricultura, renta básica, mínimos vitales, banca pública y ley de igualdad contra la violencia de género. Sin embargo, fuentes de la coalición consultadas por Vozpópuli dan por descontado que el PSOE de Susana Díaz "pondrá trabas a las puesta en marcha de estas medidas". Es por ello por lo que aquellos decididos a romper la alianza creen que la consulta terminará por materializarse. De lo que están sorprendidos, revelan a este diario, es del aumento de las voces internas que se están sumando a la idea de poner fin al bipartito andaluz. "Ya no puede decirse que somos una opinión minoritaria", recalcan las mismas fuentes.

Si la Asamblea de Balance reunió en Bormujos a más de 600 delegados, el manifiesto que elevó contra el pacto la corriente 'IU por la Base' llevó la firma de más de cien cargos orgánicos y públicos de la federación andaluza. Un respaldo que a día de hoy "sigue creciendo", reiteran las fuentes citadas. El documento señala que "ha pasado el ecuador de la legislatura y resulta bastante negativo el balance de los cumplimientos de los acuerdos que en su día se firmaron entre las direcciones del PSOE e IU en Andalucía y que sustentaron el pacto de gobierno".

El sector crítico de la federación andaluza sostiene que "no podemos seguir atrapados con el PSOE en una lógica política que nos hace cómplices de los recortes en Educación y Sanidad"

En esta línea, el escrito remarca que "no podemos seguir atrapados con el PSOE en una lógica política que nos hace cómplices de los recortes en Educación, Sanidad o servicios sociales". Una lógica, añade, "que, de acuerdo con las directrices de la Comisión Europea y de la Troika, nos obliga a una política monetaria y económica que antepone el pago de una deuda, en su mayor parte ilegítima, a las necesidades sociales y a las políticas de inversión necesarias para relanzar nuestra economía".

Por todo ello, los firmantes subrayan que "IU ha de recuperar sus señas de identidad, abrirse a la sociedad para ampliar su pluralidad y volver a generar ilusión por la participación y la elaboración colectiva de sus propuestas". De este modo, llaman a que su partido sea "el referente político de los movimientos sociales transformadores, con los que ha de forjar alianzas en torno a los problemas concretos y en el marco de las movilizaciones".

Uno de los impulsores del texto y cabeza visible de este sector es Álvaro García Mancheño, sustituto de Juan Manuel Sánchez Gordillo en el Parlamento andaluz y militante también del Colectivo de Unidad de los Trabajadores-Bloque Andaluz de Izquierdas (CUT-BAI), integrado en IU. Otros nombres destacados que suscriben el manifiesto son Manuel Rodríguez, portavoz en la Diputación de Sevilla; Encarna Milla, portavoz en el Ayuntamiento de Carmona; el exdiputado José Cabrero, o el propio Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda.

Pero no sólo apoyan el manifiesto y la tesis de ruptura miembros de 'IU por la Base', sino también de la corriente llamazarista de Izquierda Abierta. Es el caso, por ejemplo, de Lucía Márquez y de Tasio Oliver, portavoz en el Ayuntamiento de Castilleja de Guzmán.

Entretanto, desde IU-Andalucía miran de reojo a Podemos. Los partidarios del divorcio con el PSOE piden por no caer en el cuerpo a cuerpo con el partido de Iglesias. Así, abogan por "evitar los fuegos cruzados, las críticas sesgadas o las descalificaciones hacia nuestros posibles aliados o con quienes debemos forjar nuestras alianzas". Un planteamiento del que se alejan las recientes manifestaciones del secretario de Proceso Constituyente de IU federal, Alberto Garzón, quien acusó a Podemos de manejar una "ambigüedad ideológica muy calculada".

Según ha podido saber Vozpópuli, ante el tirón de Podemos en la calle, la federación andaluza de IU ha lanzado en las últimas semanas campañas de afiliación en las zonas rurales mediante buzoneo casa por casa. A unas veinte semanas para las elecciones municipales, las asambleas locales de IU juegan todas sus bazas para reivindicarse como un partido con experiencia, referente de la izquierda y no de la "centralidad", para amortiguar así una posible fuga de votos hacia las marcas en que se integre Podemos.

Cercanía entre Podemos y CUT-BAI

Por su parte, desde el partido del círculo también se esfuerzan en dar mayor visibilidad a su proyecto. Por ejemplo, la eurodiputada Teresa Rodríguez, próxima candidata a dirigir Podemos Andalucía, estrenó este martes una página web propia en la que afirma que pese a su dedicación en Bruselas y Estrasburgo "ando siempre con un ojo puesto en mi tierra y no se me olvida que es la comunidad con más desempleo de la Unión Europea", por lo que "aquí tenemos algo más de prisa por el cambio", enfatiza. En esa misma página, Rodríguez publica un artículo junto a Diego Cañamero, portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), donde llaman a acabar con el bipartidismo y critican "el recambio cosmético de una Susana Díaz sacada de la chistera para esconder al Griñán y al Chaves de los ERE".

Cañamero y otros militantes de CUT-BAI tienen estrecha relación con los dirigentes de Podemos. Este último estuvo presente, por ejemplo, en la clausura de la Asamblea constituyente de Podemos  y ha realizado visitas junto a Teresa Rodríguez a colectivos sociales como las Corralas de la Dignidad de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba