Nacional

Lavado de imagen a la Infanta: el notario de Pedralbes dice que 'no quería firmar'

En su declaración ante el juez Castro, el notario que escrituró la compra del palacete de Pedralbes puso de manifiesto que la Infanta Cristina "no quería firmar" ya que "no veía claro cómo se podía adquirir esa casa" y si la operación "era viable". "Era como si no se le hubiera justificado cómo se adquiría y cómo se pagaba", dijo.

Lavado de imagen a la Infanta: el notario de Pedralbes dice que 'no quería firmar'
Lavado de imagen a la Infanta: el notario de Pedralbes dice que 'no quería firmar' Gtres

El notario que participó en la compraventa del Palacete de Pedralbes, Carlos Masía, quien el pasado mes declaró como testigo ante el juez instructor del caso Nóos, José Castro, puso de manifiesto que la Infanta Cristina "no quería firmar" ya que "no veía claro cómo se podía adquirir esa casa" y si la operación "era viable". "Era como si no se le hubiera justificado cómo se adquiría y cómo se pagaba", incidió al respecto.

En su comparecencia, a cuya transcripción ha tenido acceso Europa Press, el notario explicó que preparó la compraventa "bajo instrucciones" del excontable de Nóos Miguel Tejeiro, lo que llevó al fiscal Pedro Horrach a terciar: "Sin embargo, los que compraban eran Iñaki Urdangarin y su esposa, ¿no?". Según explicó, había "mucho nerviosismo" porque la Infanta "no lo veía claro" y "entonces el señor Tejeiro me dio instrucciones".

Tal y como recordó, Tejeiro le indicó que si la hija del Rey Don Juan Carlos preguntaba sobre la viabilidad de la operación, debía responder que "esto va a comisión ejecutiva, la Caja de Pensiones ya lo tiene aprobado". Y es que, precisó ante la extrañeza del fiscal, para una venta de seis millones de euros "no basta con la aprobación del delegado de la oficina, hace falta que el comité ejecutivo, en este caso la Caja de Pensiones, apruebe esta operación, porque no es una operación ordinaria".

Sin embargo, el notario recordó que en realidad "no estaba aprobado" y los "nervios" se debían a que, "según me manifestó Tejeiro, la Infanta había tenido una serie de dudas, no veía clara la operación y no quería firmar". Finalmente, el mismo día en que se escrituró la compraventa se aprobó la operación, según Masía, quien relató que después de todo "la Infanta no preguntó, porque su actitud era muy reservada, muy protocolaria".

"A ver, normalmente la esposa mira al marido y firma, y ya está. Aquí, como por protocolo empezábamos antes, la Infanta no podía mirar, no podía seguir, tenía que ser la primera en firmar", explicó el notario, quien recordó que "se le veía cara de duda, pero tampoco preguntaba".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba