Nacional

La falsa deuda de Monasterio de la Sierra, el pueblo más endeudado de España

Es el municipio con la deuda por habitante más alta de España: 8.520 euros, doce veces más que la media nacional. Sin embargo, detrás de ese número se esconde una curiosa historia: la historia de un pequeño pueblo que construyó una casa rural.

Casa del Toro.
Casa del Toro.

El municipio más endeudado de España, en términos absolutos, es Madrid. Según los últimos datos disponibles (cierre de 2012), la capital acumulaba 7.429 millones de euros de deuda viva. Sin embargo, los madrileños no serían los ciudadanos más endeudados, ya que la media por habitante es de 2.297 euros. El primer puesto de la lista lo ocupan los habitantes de Monasterio de la Sierra (Burgos), con una media de 8.520 euros por habitante. Nada más y nada menos que casi doce veces la media nacional, que se sitúa en 744 euros por cada uno de los 46,7 millones de ciudadanos que viven en España.

Monasterio de la Sierra tiene una deuda total de 409.000 euros, una cifra mucho menos escandalosa que los miles de millones que adeudan las grandes ciudades. Claro, que en este municipio burgalés sólo viven 46 personas (48 cuando se hizo la media). Casi la totalidad de esta cantidad (408.000 euros) corresponde a un crédito ICO solicitado por el Consistorio en 2011.

La pregunta es: ¿para qué pide un municipio de menos de cincuenta habitantes un crédito de 408.000 euros? El motivo resulta, cuanto menos, llamativo: para construir una casa rural.

Apuesta por el turismo

La Casa del Toro era una construcción en ruinas propiedad del Ayuntamiento. Ahora es un alojamiento rural para doce personas, con salón-terraza exterior y “buenas vistas al Valle del Arlanza”, como indica en su página de Facebook.

Ésta fue la solución que hace tres años el entonces alcalde, Jesús María, encontró al impacto que tendría en la actividad de la localidad, que obtiene ingresos con el alquiler de pastos ganaderos, la construcción del embalse de Castrovido, una obra planificada hace décadas pero que finalizará, como pronto, en 2017. “Es una alternativa a la economía tradicional del pueblo por la pérdida de tierras por el pantano”, comenta María a Vozpópuli.

Jesús María dejó la alcaldía en 2011 por “problemas personales”, pasando el testigo a José Luis María, que también ha accedido a hablar con este medio. Aunque comparten apellido, los dos regidores de Monasterio de la Sierra no son parientes.

El actual primer edil ‘reniega’ enérgicamente del título de municipio con la mayor deuda por habitante que dan los datos: “De momento no debemos ni un euro”, sentencia, y con toda razón. Esto se debe a que el famoso crédito que lastra las cuentas ‘oficiales’ fue concedido por el ICO en condiciones “inmejorables”, en palabras del exalcalde: a pagar en quince años, con un 0,5% de interés y cinco años de carencia, lo que quiere decir que hasta 2016 no tendrán que abonar ninguna cuota. “A nivel privado no hubiera sido así”, reconoce.

“En un principio se pensaba en la iniciativa privada”, revela Jesús María. Ésta no llegó, por lo que la alternativa financiera fueron las subvenciones del Estado y la Junta de Castilla y León y el ya conocido crédito de 408.000 euros. La obra corrió finalmente a cargo del Ayuntamiento, aunque es un vecino del pueblo quien se encarga de la Casa del Toro. Esta persona abona un alquiler al Consistorio y compagina el turismo rural con su trabajo como ganadero.

El turismo rural también puede ser una solución a la despoblación que sufren muchos pequeños pueblos españoles. Sin ir más lejos, el propio Monasterio de la Sierra llegó a superar los 300 habitantes hace unas décadas, según recuerda el actual alcalde, quien no duda en hacer campaña en favor de ‘su’ casa rural: “El paisaje es excelente y hay una tranquilidad enorme. Además hemos puesto un precio razonable para ver si la gente se anima”.

Las cuentas de Monasterio

Otra razón por la que la deuda de los monasterianos es ‘tramposa’ es que el municipio cuenta con un remanente de 221.000 euros. A razón de 42.000 euros anuales, tienen reservas pagar durante cinco años el crédito del ICO antes de quedarse ‘sin fondos’.

Pero que no cunda el pánico, porque las cuentas están más que cuadradas de antemano: con la apertura del pantano de Castrovido, prevista para 2017, Monasterio de la Sierra comenzará a ingresar alrededor de 150.000 euros anuales en concepto de IBI, impuesto que también beneficiará a las arcas de otros municipios afectados por esta infraestructura. Incluso si las obras vuelven a sufrir retrasos -el último 'parón', desgraciadamente, se debió a un accidente laboral-, los monasterianos pueden estar tranquilos, porque su Ayuntamiento es solvente hasta 2021.

Si todo sale según lo planeado, Monasterio de la Sierra abandonará pronto la condición de municipio con la deuda por habitante más alta de España, que quedará como anécdota en los registros de Tribunal de Cuentas, pero continuará siendo ese pequeño pueblo ganadero que con el cambio anunciado por embalse de Castrovido buscó una oportunidad en el turismo rural.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba