Nacional

Economía, Europa, cohesión territorial y corrupción, los cuatro ejes del discurso de Rajoy en el debate sobre el estado de la nación

El Gobierno contempla la posibilidad de incluir en la Ley de Transparencia a los medios de comunicación que reciban ayudas públicas así como a las fundaciones de los partidos políticos. El PSOE asegura que no quiere convertir el debate en un monográfico "sobre la corrupción del PP", aunque "es inevitable" que salga este asunto. Es previsible que el PP presente hoy la demanda conjunta en defensa de su honor e imagen.

El presidente del Gobierno se ha encerrado estos días para preparar a fondo su primer debate del Estado de la Nación como presidente del Gobierno cuyo discurso girará en torno a cinco ejes: balance del primer año de gobierno, nuevas medidas de impulso económico, balance de la gestión en Europa, cohesión territorial e iniciativas contra la corrupción, cuestión ésta última que ha entrado por derecho propio en el debate después de los acontecimientos de las últimas semanas, que le han tocado de pleno. No es previsible que el jefe del Ejecutivo cite por su nombre al ex tesorero del PP Luis Bárcenas, de hecho, ha evitado toda mención directa a su persona y a la presunta contabilidad paralela de su partido publicada por "El País" hasta el punto de que ha aludido a ello en términos tan difusos como "es falso lo que se está diciendo estos días".

Pero falso o no, el Gobierno ha asumido la necesidad de ponerse manos a la obra con un paquete de medidas anticorrupción que frenen esa sensación de corruptelas sistémicas que ya no afectan a apenas un puñado de dirigentes de distintos partidos, sino que se generalizan por toda la política. La corrupción es el cuarto problema para los ciudadanos después del desempleo, la situación económica y la clase política, y Moncloa cree que forma parte insoslayable del debate. Sobre la mesa, una nueva reforma del Código Penal para endurecer los delitos por corrupción, que se suma a la que se hizo el año pasado para recuperar la responsabilidad penal de las organizaciones políticas y los sindicatos. 

La Ley de Transparencia puede convertirse en una especie de contenedor donde, además de las Administraciones Públicas, queden incluidos los partidos, las fundaciones y hasta los medios de comunicación que reciben ayudas públicas, idea que lleva sobrevolando desde hace semanas por las filas populares, tal y como informó Vozpópuli. El problema con que se ha encontrado vicepresidencia es que todo lo que afecte a la regulación de los partidos necesita de Ley Orgánica, esto es, mayoría absoluta y un proceso parlamentario más largo, lo que dificulta su tramitación. Asimismo, puede haber novedades en la Ley de Financiación, no sobre el capítulo de las donaciones, tal y como pretendía el PSOE, que ha propuesto prohibir las donaciones de empresas y de personas jurídicas. Moncloa cree que este capítulo ya está lo suficientemente fiscalizado con la reforma que también se abordó el año pasado, de modo que las donaciones de más de 50.000 euros deben comunicarse inmediatemente al Tribunal de Cuentas.

Nadie de su equipo le ha dedicado un minuto a la estrategia que impulsó el propio Rajoy de demandar a los que mancharan el buen nombre del partido y de sus dirigentes por el "caso Bárcenas"

Rajoy ha preparado el debate mano a mano con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; el jefe de la oficina económica de Moncloa, Álvaro Nadal, y con la secretaria de Estado para la Comunicación, Carmen Martínez Castro. Por su parte, los distintos ministerios han ido haciendo aportaciones al discurso que, fiel a su práctica, termina de cerrar en persona. En este tiempo, nadie de su equipo ha dedicado ni un minuto a la posibilidad de que Rajoy presente una demanda contra Bárcenas o contra "El País" tal y como sí hizo la secretaria general popular, María Dolores de Cospedal. Es previsible que hoy se presente de la demanda conjunta del partido, en pleno debate del Estado de la Nacion.

La portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, cree que el presidente del Gobierno llega al debate con "cero credibilidad" política y personal, informa Efe. En rueda de prensa posterior a la reunión de la Junta de portavoces de la Cámara Baja, Rodríguez informó que los socialistas harán "todos los esfuerzos" para que el debate no se convierta en un monográfico "sobre la corrupción del PP", aunque ha admitido que es inevitable que salga este asunto. Quiere el PSOE que el debate sirva también para poner negro sobre blanco la situación del país catorce meses después de la llegada de Rajoy al Gobierno y para demostrar que, según Rodríguez, "todo está peor". Además de reproches, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, también formulará propuestas constructivas, aseguró.

Se trata en todo caso de un debate donde los dos, presidente del Gobierno y líder de la oposición, se juegan mucho en clave interna: el primero para superar las sombras de sospecha que se han instalado en torno a su persona y a su partido y que agitan algunso dirigentes del partido; el segundo, para disipar dudas sobre la idoneidad de su liderazgo y acallar a los que siguen reclamando adelantar las primarias.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba