Nacional

El Gobierno 'premia' otra vez a Ana Mato: le da una Vicepresidencia de Comisión y 1.000 euros más al mes

Ni sola ni desamparada: Rajoy premia a Ana Mato designándola vicepresidenta de la Comisión de Cooperación al Desarrollo, un puesto en el Congreso que le reportará un plus económico mensual de algo más de 1.000 euros a añadir a su sueldo de diputada. Es como si le hubiera tocado la lotería… después de haber sido ‘tocada’, es decir, implicada, en el ‘caso Gürtel’.

Ana Mato en su escaño en el Congreso, amparada por Rajoy
Ana Mato en su escaño en el Congreso, amparada por Rajoy EFE

El presidente del Gobierno ha querido premiar a la que fuera su escudera, Ana Mato, con la Vicepresidencia de la Comisión de Cooperación al Desarrollo del Congreso. Pero este nombramiento no ha sentado especialmente bien ni a propios ni extraños, toda vez que Mato se vio obligada a dimitir como ministra de Sanidad el pasado 27 de noviembre, tras verse salpicada por el caso Gürtel, donde aparece como partícipe a título lucrativo a través de los manejos de su ex marido, Jesús Sepúlveda. Pero, pese a todo, la fiel de Rajoy ha mantenido su escaño en el Congreso, y ahora con un cargo mayor y una mayor compensación económica.

Mato, de 55 años, educada en las Monjas Irlandesas y en el CEU, es licenciada en Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid y profesora de la UNED. Pero hizo, sobre todo, una increíble carrera política desde la antigua Alianza Popular (AP), en donde entró en 1983 de la mano del entonces secretario general del partido y delfín de Manuel Fraga, Jorge Verstrynge, entonces su profesor en la facultad de Ciencias Políticas.

Mato hizo una increíble carrera política desde la antigua Alianza Popular, en donde entró en 1983 de la mano de Jorge Verstrynge

Carrera meteórica, pues. en 1984, cuando todavía se encontraba estudiando en la Universidad, comenzó a trabajar como asesora de José María Aznar, con quien desarrolló su carrera política en paralelo a la del que luego sería presidente del Gobierno: cuando Aznar accedió a la Presidencia de Castilla-León (1987), Mato se integró en su Gabinete y comenzó a asesorarlo en materia de política autonómica, mientras su ahora exmarido, Jesús Sepúlveda, ejercía de responsable de Organización Territorial y Asuntos Internos de AP. Tras abandonar Aznar la presidencia de Castilla-León, Mato continuó asesorando (1989-1991) a su sustituto, Juan José Lucas, como subdirectora del gabinete presidencial. Así empiezan a entenderse los hilos que fue tejiendo en todos estos años.

El de Valladolid, un 'clan' muy rentable

La carrera fue imparable, pese a algunos deslices importantes, como cuando, siendo integrante del llamado clan de Valladolid del PP, declaró ser partidaria de la educación tradicional (niños y niñas separados, según declaró a El País Semanal, nº 1.028, 9.6.1996). Luego se acercó a Mariano Rajoy, quien siempre ha encontrado en ella una fiel aliada y escudera, tanto que, acaso por lo que Ana Mato sabe y probablemente no debería saber, no sólo la nombró y mantuvo como ministra de Sanidad contra viento y marea, sino que, pese a los deslices (por decirlo a lo fino) de Sepúlveda, y los suyos propios, con globos y viajes incluidos en el caso Gürtel, la premia ahora manteniéndola como diputada y con una Vicepresidencia que le da mil eurillos más al mes.

Rajoy no va a permitir que Mato quede desamparada y se le añadirá un plus de 1.046,48 euros. Lo que Ruz quita, Rajoy lo pone

Poco importa que en un auto del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, dentro del caso Gürtel o financiación irregular del PP, se asegure que Ana Mato se benefició junto a Sepúlveda "de regalos en forma de servicios turísticos, entre los años 2000-2004, por importe total de 50.331,82 euros", incluyendo "tanto desplazamientos en medios de locomoción (avión, tren y alquiler de vehículos) como alojamientos en establecimientos hoteleros en España y en el extranjero y otros servicios turísticos".

Poco importa que ese bloque de gastos incluya un regalo de la marca Louis Vuitton por valor de 610 euros, dos fiestas de cumpleaños infantiles que incluían globos y payasos (que costaron a Gürtel 669 y 1.997 euros, respectivamente) y, finalmente, "una comunión de la hija del matrimonio" por valor de 1.832 euros. Todos estos gastos en viajes, regalos y fiestas son los que Mato podría ser condenada a devolver por haber disfrutado de ellos y proceder de un delito.

En fin, que Rajoy no va a permitir que Mato quede desamparada y así, si como ministra ganaba cerca de unos 5.800 euros al mes (68.981,88 euros al año), debe cobrar como diputada un sueldo base de 2.813,87 euros al mes más una indemnización de 870,56 euros para gastos como diputada por Madrid, y ahora se le añadirá un plus de 1.046,48 euros para gastos de representación como vicepresidenta de Comisión; en total, y, a diferencia de lo que ocurre en el Gobierno, con pagas extra, supone una retribución mensual de 4.730,91 euros al mes. Bueno, lo que Ruz quita, Rajoy lo pone.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba