El todavía líder socialista fue informado con antelación por don Juan Carlos y el presidente del Gobierno

Rubalcaba: "Deseamos al Príncipe el mayor acierto ante una España en permanente trasformación"

El todavía líder socialista no quiere que su partido aplauda sin más la abdicación de don Juan Carlos y le ha pedido una reacción prudente, a pesar de que en sus filas hace tiempo que se consideraba poco edificante el comportamiento de la Casa Real.

Alfredo Pérez Rubalcaba ha interrumpido la reunión que esta mañana celebra la ejecutiva del PSOE para hacer una declaración institucional en la que ha subrayado el "compromiso inquebrantable" del Rey Juan Carlos "con la democracia y la libertad de todos los españoles". En este mismo comunicado, el todavía líder socialista ha considerado que la decisión del monarca de renunciar "es uno de los hechos políticos más importantes de la historia de la democracia" en España.

El secretario general del PSOE ha dicho también que el reinado de don Juan Carlos ha estado presidido por su tarea a favor de garantizar "la integridad del Estado y la cohesión entre todos los ciudadanos", razones que han contribuido a un "esfuerzo colectivo de paz" y que han traido "el mejor periodo de la España moderna".

Como portavoz de "todos los presidentes socialistas" que ha habido en democracia, Rubalcaba ha añadido que éstos "atestiguan" el respeto de don Juan Carlos "a la autonomía del poder político", así como su atención diaria a los problemas de gobierno. Don Juan Carlos ha tenido "un gran reconocimiento internacional y ha sido el mejor embajador de España en el mundo", ha añadido Rubalcaba.

A juicio del líder socialista "hoy en España se abre un tiempo nuevo en el que "don Felipe representa la normalidad constitucional". El Príncipe, según Rubalcaba, "es el mejor aval para que se constituya un nuevo periodo de éxito en la convivencia colectiva, una etapa marcada por los cambios de un mundo cada vez más complejo y de una España en permanente transformación". La declaración acaba expresando su afecto al Rey, a doña Sofía, el respeto por la decisión de abdicar y el reconocimiento "a la tarea desarrollada".

Petición de una reacción prudente

El todavía líder socialista no quiere que su partido aplauda sin más la abdicación de don Juan Carlos y le ha pedido una reacción prudente, a pesar de que en sus filas hace tiempo que se consideraba poco edificante el comportamiento de la Casa Real.

El anuncio de la abdicación del Reyle ha pillado a la dirección saliente del PSOE reunida en ejecutiva para encauzar su propio relevo. Según fuentes socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba tenía información previa del anuncio tanto por parte del Rey Juan Carlos como del presidente del Gobierno. Lo primero que ha hecho esta mañana el todavía líder de la oposición es pedirle a su partido una reacción prudente, de perfil institucional, consciente de que eran muchos los que desde hace tiempo venían sosteniendo que el comportamiento de la Casa Real era poco edificante por muchos motivos y que la mejor solución sería precipitar la sucesión en el Trono.

Este debate ya estuvo muy presente en la reciente conferencia política celebrada por el PSOE, donde se vio un amago de abrir el debate sucesorio en la Corona. Entre las propuestas más llamativas, figuró la apuesta de los socialistas por elaborar la Ley Orgánica prevista en el artículo 57.5 de la Constitución para regular el orden de sucesión, la abdicación y renuncia del Rey, idea lanzada en un momento especialmente convulso para la Corona después de que en Europa se hayan sucedido relevos en dos monarquías que han espoleado el debate en España.

Estatuto jurídico del Príncipe

Junto a ello, los socialistas también reclamaron que se abordara la definición precisa del estatuto jurídico del Príncipe de Asturias y la modificación del artículo 57.1 de la Constitución para eliminar las preferencias del varón sobre la mujer en la sucesión. Finalmente, la situación pudo salvarse en la citada conferencia con la presentación de una enmienda promovida por Ramón Jáuregui en la que el PSOE se limitó a reclamar “que la Monarquía responda con eficacia, austeridad, transparencia y ejemplaridad a sus funciones constitucionales”. Quienes plantearon el debate a fondo fueron los representantes de las Juventudes Socialistas y los del colectivo Foro Ético encabezado por Odón Elorza, ex alcalde de San Sebastián, el único que defendió en alto la abdicación del Rey junto al presidente del PSM, Tomás Gómez, y el primer secretario del PSC, Pere Navarro.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba