Internacional

Una australiana perdió a su hermano y su cuñada en el anterior accidente de Malaysia y a su hijastra en el actual

Tragedia sobre tragedia. Una mujer australiana ha sufrido un doble revés del destino. "Nos ha vuelto a ocurrir lo mismo. Nos ha destrozado otra vez", ha dicho Kaylene Mann.

Un hombre muestra fotos de sus familiares que viajaban a bordo del avión
Un hombre muestra fotos de sus familiares que viajaban a bordo del avión efe

Tragedia sobre tragedia. El destino es en ocasiones especialmente cruel, como ha ocurrido con la ciudadana australiana Kaylen Mann, que perdió a su hermano y a su cuñada en el vuelo de Malaysia Airlines que desapareció en su trayecto entre Kuala Lumpur y Pekín. Ahora, varios meses después y sin haber superado todavía esa tragedia, otro vuelo de la compañía malaya, otro suceso extraño y otra tragedia: su hijastra Maree Rizk es una de las 297 personas asesinadas en evuelto NH17, que cubría el trayecto entre Amsterdam y la capital malaya.

Según informa Associated Press, Mann apenas ha acertado a decir que "esto nos ha vuelto a traer todo al presente. Nos ha vuelto a ocurrir lo mismo. Simplemente, nos ha arrancado las tripas de nuevo". La familia se está esforzando para entender cómo han podido ser golpeados por la suerte en dos ocasiones separadas y con la misma aerolínea de por medio.

Dos accidentes de gran magnitud, en dos vuelos que no guardan relación, han dejado a Mann sin su hermano, cuñada e hijastra

Rizk y su marido Albert, de Melbourne, volvían a casa después de unas vacaciones de cuatro semana en Europa, según Phil Lithgow, presidente del Sunbury Football Club, muy próximo a la familia. Albert, un agente inmobiliario, era miembro del comité del club, mientras Merr era voluntaria en su cantina y su hijo, James, jugaba en el equipo.

"Eran gente encantadora", ha asegurado Lithgow. "No serías capaz de escuchar una mala palabra sobre ellos. Siempre generosos con la comunidad, pensando en los demás, y gente muy divertida con los que pasar el rato". El equipo se plantea ahora llevar brazaletes negros y guardar un minuto de silencio en honor a los Rizks en su próximo partido, este sábado.

A pesar de las dos tragedias, la mujer afectada asegura no tener nada contra Malaysia Airlines: "Nadie podía predecir que fueran a ser disparados. Quedaba fuera de su control".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba