Internacional

La Administración Obama asegura que en el ataque químico murieron 1.429 personas

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, ha asegurado que los nuevos datos de Inteligencia señalan "sin ningún género de duda" al régimen que lidera Bashar al Asad como responsable directo del ataque químico perpetrado en Damasco el 21 de agosto. Además, ha afirmado que los inspectores de Naciones Unidas que investigan el uso de armas químicas en Siria "no nos pueden decir nada que no sepamos ya".

Fotografía de archivo del pasado mes de junio del secretario estadounidense de Estado, John Kerry.
Fotografía de archivo del pasado mes de junio del secretario estadounidense de Estado, John Kerry. efe

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha asegurado que los nuevos datos de Inteligencia obtenidos por Estados Unidos señalan "sin ningún género de duda" al régimen que lidera Bashar al Asad como responsable directo del ataque químico perpetrado en Damasco el 21 de agosto.

Entre tanto, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha reiterado que todavía no ha tomado ninguna decisión "definitiva" sobre una posible intervención en Siria, aunque ha insistido en que su Gobierno contempla una acción "limitada" como respuesta al ataque químico ocurrido el 21 de agosto a las afueras de Damasco y atribuido al régimen de Bashar al Assad. "No estamos considerando un compromiso indefinido. No estamos considerando el envío de tropas", afirmó Obama antes de recibir en la Casa Blanca a los mandatarios de Estonia, Letonia y Lituania.

John Kerry, por su parte, asegura que en este ataque murieron al menos 1.429 personas, entre ellas 426 niños.

"Podemos decir con un elevado grado de seguridad que el Gobierno sirio llevó a cabo un ataque con armas químicas contra elementos de la oposición en los barrios residenciales de Damasco", eso es lo que indica el informe de Inteligencia citado por Kerry, y recogido por la cadena CNN.

Según estas informaciones clasificadas, el Ejército sirio tardó tres días en preparar el ataque de Damasco, en el cual se emplearon varios cohetes con material neurotóxico que fueron lanzados desde zonas controladas por el Gobierno sirio. Posteriormente, el régimen de Al Assad bombardeó el lugar para eliminar cualquier tipo de prueba.

"En los tres días previos al ataque", dice el informe, "hemos recogido datos de inteligencia a partir de fuentes humanas y geoespaciales que revelan actividades del régimen asociadas a la preparación de un ataque con armas químicas".

Kerry ha señalado que las pruebas de que dispone Estados Unidos sobre la responsabilidad del régimen de Bachar al Asad en el ataque del pasado 21 de agosto en Damasco con armas químicas son "claras y convincentes".

El secretario de Estado de EEUU ha calificado este ataque como un "crimen contra la humanidad" y al presidente sirio de "matón y asesino", y ha reiterado que la redacción de este informe de inteligencia ha sido especialmente cuidadoso a la hora de verificar el incidente, con el objeto de que cualquier iniciativa que a partir de ahora tome la Casa Blanca se base en datos fiables.

De momento, se retrasa la intervención militar

Kerry, que defendió una solución negociada -pero según los términos que marque Estados Unidos- indicó que Siria "no se parecerá a Afganistán ni a Irak" porque "no desembocará en el despliegue de soldados en territorio sirio". "Estados Unidos", indicó, "no volverá a justificar una campaña militar basándose en falsos datos de inteligencia".

A pesar del revés sufrido por la negativa del Parlamento británico a impulsar una intervención militar, Kerry recordó que "Estados Unidos no está solo a la hora de hacer algo" respecto a ese ataque, y citó que esta iniciativa cuenta con el apoyo de países como Turquía y Francia, así como con el respaldo de la Liga Árabe.

"Estados Unidos tomará sus propias decisiones según su propia agenda, y según sus propios valores e intereses", apuntó el secretario de Estado.

Kerrry aseguró en su declaración ante los medios, en la que enumeró algunas de esas evidencias, que EE.UU. tiene "alta confianza" en el hecho de que el responsable de los ataques es el presidente sirio y que, pese a que Washington no podrá desclasificar ciertos detalles, sabe que fuerzas leales a Al Asad se prepararon para el ataque y lo llevaron a cabo.

De esta forma, EEUU presiona a la comunidad internacional para realizar una intervención que frene al gobierno sirio por haber estado utilizando armas químicas. El gobierno de Bashar al Asad niega estas acusaciones y culpa del ataque a las fuerzas rebeldes.

Kerry ha afirmado también que los inspectores de Naciones Unidas que investigan el uso de armas químicas en Siria "no nos pueden decir nada que no sepamos ya". En su declaración ante la prensa, Kerry aseguró que Estados Unidos "cree en Naciones Unidas" y respeta a los inspectores, "pero, como ha dicho (el secretario general) Ban Ki-moon, la ONU, como es su mandato, no confirmará quiénes son los autores del ataque, solo si éste se produjo".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba