ACTUALIDAD

El PSOE fuerza al Gobierno a subir el salario mínimo en 52 euros al mes

Los socialistas transmitieron la demanda al Gobierno "hace días" y este jueves la han visto satisfecha. A cambio, avalarán los nuevos objetivos de déficit, primer trámite de los Presupuestos Generales del Estado.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando.
El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando. EFE/Sergio Barrenechea

Una subida inmediata del 8% en el salario mínimo interprofesional. Ese es el botín que se ha llevado el PSOE en la recta final de las negociaciones con el Gobierno para acordar el techo de gasto y los objetivos de déficit y deuda de 2017. El portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, aseguraba por la mañana que sin ese movimiento no ofrecerían la abstención para que el Ejecutivo saque adelante el primer trámite de los Presupuestos Generales del Estado. La subida será “la mayor que se ha hecho de una vez en 30 años”, informan fuentes del Grupo Socialista. “En la época de Zapatero”, añaden, “se subió en un mismo año dos veces más de un 6%, pero nunca se incrementó más de un 8% a un tiempo”.

El salario mínimo está actualmente en 655’20 euros mensuales, con 14 pagas al año. La subida que ha conseguido el PSOE lo situará en los 707’60, medida que consideran de justicia y “buena para la economía”, porque según ellos incentivará el consumo de modo decisivo: “Es el momento para hacerlo”.

Ello sin perjuicio de que siga adelante la proposición de ley que el Congreso admitió a trámite la semana pasada para situar el SMI en 800 euros al mes en 2018 y en 950 al final de la legislatura. “Son medidas independientes”, aclaran los socialistas. También la Comisión de Empleo instó hace unos días a desarrollar esa misma iniciativa.

La subida que pide el PSOE fijaría el salario mínimo en los 707,60 euros mensuales

Además, Hernando demandaba que el aumento de la recaudación que persigue el Gobierno para cumplir con el objetivo de deficit provenga “en un 90%” de la reforma del Impuesto de Sociedades y en “una parte menos significativa” de los impuestos especiales y del nuevo gravamen a las bebidas azucaradas que ultima el Ejecutivo. Los socialistas quieren “que se revierta el regalo fiscal a los grandes patrimonios, a las grandes fortunas y a las rentas más elevadas” que se produjo “al final de la legislatura pasada”.

Una tercera condición que ponían encima de la mesa era que el límite de déficit para las comunidades autónomas se situara en el 0’7%, no en el 0’6% finalmente pactado, y también quieren que la “flexibilización” se extienda a los Ayuntamientos y los “miles de servicios públicos” que prestan. En función de cómo respondiera el Gobierno a estas peticiones, el PSOE tomaría un sentido de voto u otro cuando los objetivos de deficit y el decreto de subida de impuestos lleguen al Congreso.

El Gabinete de Mariano Rajoy ha priorizado estos días la interlocución con los socialistas, orillando a Ciudadanos, su socio de investidura. Y es que el voto de los socialistas sí es decisivo -al contrario que el de Albert Rivera-, y los barones del PSOE -que gobiernan ocho autonomías- desean disponer cuanto antes de un mayor margen para elaborar las cuentas del próximo año.

“Esta exigencia se presentó hace días”, señaló Hernando sobre la subida del salario mínimo. PP y PSOE han mantenido conversaciones discretas con el objetivo de cerrar un acuerdo antes del Consejo de Ministros de este viernes, de donde saldrá la cifra del techo de gasto y la nueva senda del déficit para las administraciones públicas. En cuanto a los Presupuestos, el Grupo Socialista no ve “posibilidades reales” de llegar a un pacto con el Gobierno, pese a estar cerca de consensuar el primer trámite de los mismos. El PP tendrá que buscar el ‘sí’ de C’s y del PNV, según el PSOE, para salvar ese escollo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba