El blog de VDOS

El Reino Unido vuelve a elegir

A las ya conocidas incógnitas de las elecciones francesas, que empezarán a despejar dudas a partir de las próximas semanas, y las alemanas, que deberán celebrarse el último trimestre del año, se suman ahora las elecciones británicas. La primera ministra británica, Theresa May, ha anunciado la convocatoria de elecciones generales anticipadas para el próximo 8 de junio, con el objetivo de afrontar con mayor fortaleza las negociaciones del Brexit.

"En este momento de enorme importancia nacional, debería haber unidad en Westminster, pero en lugar de ello hay división. El país está unido, pero Westminster no", según palabras de May, y afirmó que esta falta de acuerdo en la Cámara pone en riesgo la seguridad de millones de trabajadores y debilitan su posición negociadora en Europa.

Es importante recordar, en todo caso, que la actual primera ministra llegó al cargo tras la renuncia de David Cameron tras la victoria del Brexit en el referéndum del pasado año, sin contar con el apoyo de las urnas y que se ha enfrentado durante este tiempo a una Cámara de los Comunes fragmentada, mientras que, por el contrario, los últimos sondeos darían una amplia ventaja a los conservadores frente al partido laborista.

En este punto, conviene hacer mención que ya el pasado año la inesperada victoria final del Brexit abrió un nuevo periodo de inestabilidad e incertidumbre, que empezaba con fuertes caídas de la libra, cayendo a mínimos desde 1985 y sacudiendo los principales parqués europeos

La activación del ya famoso artículo 50 del Tratado de Lisboa tuvo lugar el pasado 29 de marzo y con él ha dado comienzo la cuenta atrás de dos años para resolver esta relación, y que ya desde el principio se auguran tensos y con duras negociaciones por parte de ambas partes.

A la pregunta de cómo puede afectar esta nueva situación a los mercados, aún es complicado dar una respuesta. Habrá que ver cómo afrontan los distintos partidos la campaña y entorno a qué giran los distintos discursos. A priori, parece lógico pensar que, si aciertan los sondeos y los conservadores aumentan de forma clara su posición, el poder negociador de Downing Street podría verse reforzado y, por tanto, la economía británica ganar en seguridad y solvencia.

Igualmente se puede dar la posibilidad de que los partidos que se posicionen como europeistas ganen fuerza, con lo que podría volver a darse una situación de dudas entorno a la posible permanencia o, al menos, plantear posiciones más suaves a las planteadas por el gobierno actual, lo cual podría ser bien recibido por los mercados de la zona euro. Por otra parte, un gobierno sin una mayoría sólida, en un sentido u otro, parece claro que generaría una situación de volatilidad que en nada beneficiaría a ninguna de las partes.

En todo caso, pasadas las tensiones de las  elecciones holandesas y el referéndum turco, se asoma en el horizonte nuevos elementos de volatilidad en los mercados tales como las elecciones francesas, británicas y alemanas, así como las tensiones crecientes en la zona de Siria y Corea del Norte, que van a ir marcando el calendario político y económico del año.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba