Un paseo por el mercado continuo

El potencial del crecimiento europeo es limitado

Durante las últimas semanas observamos que las políticas monetarias continúan acomodaticias a nivel mundial. En esta línea, el Banco de Japón anunció en septiembre una modificación que le ha llevado a una práctica de control de la curva de tipos de interés. También hemos sido testigos de cómo se ha fijado un nuevo objetivo de superación del umbral de inflación para sostener las expectativas a largo plazo. En Estados Unidos, la Reserva Federal mantuvo sin cambios el tipo de los fondos federales y anunció un recorte de sus previsiones a largo plazo que justifica un ritmo lento de normalización de los tipos de interés.

En septiembre, los índices bursátiles cerraron el mes en números rojos en Estados Unidos y Europa. El sector financiero siguió tirando a la baja de los mercados, principalmente por la debilidad de los sistemas bancarios alemán e italiano, lo que ha reavivado la inquietud en torno al riesgo sistémico.

Por otra parte, si bien es cierto que el crédito en la zona euro ha mostrado en los últimos ocho meses un ritmo de crecimiento del 1,7% entre las empresas no financieras, el dinamismo del crédito, es decir, la variación del crecimiento de los nuevos préstamos al sector privado, se ha ralentizado con fuerza en septiembre.

El sector financiero siguió tirando a la baja de los mercados, principalmente por la debilidad de los sistemas bancarios alemán e italiano, lo que ha reavivado la inquietud en torno al riesgo sistémico".

Este dato es importante en la medida en que guarda una estrecha correlación con el crecimiento de la demanda del sector privado y, por tanto, contribuye de forma significativa al producto interior bruto. En ausencia de un incremento del gasto público en los países europeos, poco probable dada la inminencia de citas electorales importantes, el crecimiento europeo seguirá siendo moderado este año y rondará el 1,4%.

El Banco Central Europeo mantiene una política eminentemente expansiva y llevará a cabo dos nuevas rondas de operaciones de refinanciación a largo plazo en diciembre de 2016 y marzo de 2017, pero el efecto sobre el crecimiento del crédito debería ser escaso. Recordemos que los bancos podrán refinanciarse con el BCE a tipos de hasta el 0,4% y a un plazo de cuatro años.

Estas operaciones no serán capaces por sí mismas de estimular la inflación, para lo que podría ser necesaria una prórroga de las compras de activos por parte del BCE. La encuesta que realiza la entidad a analistas profesionales -el dato más seguido- indica, además, una desconexión de las expectativas a largo plazo.

En Alemania, el indicador de confianza de los directivos de empresas del sector manufacturero y de servicios ha convergido hacia el nivel de los índices de directores de compras europeos. Sin embargo, estos se contraen desde hace algunos meses.

En el Reino Unido, aunque los datos reales no indican todavía un hundimiento de la actividad desde al referéndum sobre la salida de la Unión Europea, un índice de intenciones de inversión de las empresas publicado por el Banco de Inglaterra ha registrado un fuerte descenso. Además, el sector servicios -el componente principal del crecimiento británico- debería mostrar un estancamiento en la inversión a partir del tercer trimestre.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba