OPINIÓN

¿Cómo reaccionará España ante su atentado yihadista?

¿Está España preparada para su atentado yihadista? Parece cuestión de tiempo. Lleno de objetivos está el Al-Andalus moderno, si se mira desde la perspectiva de un terrorista islamista.

Cientos de ciudadanos participan en una vigilia en la Plaza Trafalgar en Londres.
Cientos de ciudadanos participan en una vigilia en la Plaza Trafalgar en Londres. EFE

82 segundos tardó Khalid Masood en sembrar el caos en el corazón de la democracia británica y en asesinar a cuatro personas, entre ellas el policía Keith Palmer y la profesora de español Aysha Frade, cuya familia provenía de Betanzos, y en herir a otras 29. En cuanto entró en la zona del parlamento propiamente dicho, unos metros dentro del recinto protegido, fue abatido por un agente armado, que no el PC Palmer (y no, no entiendo por qué a estas alturas ciertos policías británicos no llevan armas). Protegieron el Parlamento británico y a los cientos de diputados y trabajadores dentro del edificio pero nada pudieron hacer por las víctimas en el puente de Westminster, segadas en la acera por el coche del atacante mientras caminaban a casa, al trabajo o a ver las atracciones turísticas de la capital. 82 segundos. Para cuando vimos los primeros tuits y los presentadores de las noticias de última hora le habían dado al botón de "breaking news", el atentado ya había terminado.

En Berlin en diciembre, el tunecino Anis Amri estampó un camión robado contra el mercado navideño del Breitscheidplatz, matando a 12 e hiriendo a 49. La BBC dice que logró atravesar unos 80 metros a una velocidad de unos 64 km/h, lo cual, si nos acordamos de las clases de física en el instituto, nos daría unos cuatro segundos y medio entre el comienzo y el fin del ataque. En julio, Mohamed Lahouaiej-Bouhlel había hecho lo mismo en el Paseo de los Ingleses en Niza, mientras los franceses y los turistas terminaban de celebrar el Día de la Bastilla. Esta vez, en su camión, pudo recorrer dos kilómetros antes de ser abatido, matando a 84 personas e hiriendo a varios centenares.

Las menciones al reino de España en la propaganda del Estado Islámico casi se duplicaron el año pasado

¿Está España preparada para su atentado yihadista? Parece cuestión de tiempo. Lleno de objetivos está el Al-Andalus moderno, si se mira desde la perspectiva de un terrorista islamista. Cultura occidental, playas y turistas ociosas, vida nocturna viciosa, símbolos religiosos católicos, sobre todo en ciertas épocas clave del año. Lo tenemos todo. Las menciones al reino en la propaganda del Estado Islámico casi se duplicaron el año pasado.

Las tácticas empleadas por los terroristas han evolucionado también. De intentar montar atentados simultáneos potentes que requerían un alto grado de coordinación y logística (el 11-S en Nueva York, el 11-M en España, o el 7-J en Londres), primero pasaron a pequeños comandos terroristas que usaban rifles, pistolas y granadas (Bombay en 2008, Nigeria en 2013, o Túnez y Paris en 2015), y ahora han evolucionado hacia los ataques individuales con objetos cotidianos—camiones y cuchillos—que a efectos prácticos es imposible prohibir (Niza y Berlín en 2016, y ahora Londres en 2017). Vivimos en un mundo de atentados low-cost, y cualquier ataque nuevo en España pondría en peligro el boyante turismo que está empujando la recuperación económica.

En febrero, antes del ataque en Londres, fuentes diplomáticas de dos países distintos me dijeron que España, en círculos policiales y de inteligencia, tiene fama de actuar antes y preguntar después. Es decir, a la mínima sospecha de que alguien esté radicalizándose o contemplando algún tipo de atentado, se le detiene, sin—y aquí, entiendo, está el contraste con otros países—dejarle en la calle para seguirle la pista y para ver con quién habla.

En el último balance oficial, el Gobierno dice que van 195 detenidos desde que se elevó el nivel de alerta terrorista a cuatro (de cinco en total) en junio de 2015

En el último balance oficial, que siempre viene al final de las notas de Interior sobre estas detenciones, el Gobierno dice que van 195 detenidos desde que se elevó el nivel de alerta terrorista a cuatro (de cinco en total) en junio de 2015, tras los atentados de Túnez. 195 personas que las fuerzas de seguridad españolas han considerado lo suficientemente peligrosas como para detenerles. De momento—y no obstante los problemas que esto plantea a nivel de derechos y errores—tendríamos que decir que esa estrategia ha funcionado. No ha habido un atentado yihadista en España como ha habido en otros países europeos.

España tiene en su haber la derrota de ETA durante los últimos 40 años. Es uno de los grandes logros de su periodo moderno. Los españoles, en su conjunto, supieron plantarse juntos contra esa amenaza. Recuerdo como todo el mundo salía a la calle los días en los que se había producido un atentado, para mostrar un rechazo solidario, pacífico y digno frente a la barbarie. En el debe anotaríamos la reacción nacional al 11-M, aún controvertida y una razón para la disputa 13 años después.

¿Se uniría el país como cuando ETA, o habría más división y bronca que cuando el 11-M?

El panorama político nacional ya es otro; la tecnología ha cambiado; las noticias y los tuits vuelan. En 2017, ya existe bastante división y dudas sobre la unión y la identidad nacionales. ¿Cómo reaccionarán los españoles ante un nuevo atentado terrorista, ante un ataque yihadista como los de París, Berlín, Niza o Londres, que en cuestión de segundos exige una reacción? ¿Se uniría el país como cuando ETA, o habría más división y bronca que cuando el 11-M?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba