OPINIÓN

Si esto es cierto, el Brexit va a ser un desastre

El Brexit va mal y va lento, la Unión Europea se va a poner como con Grecia y Juncker cree que es interesante dejar claro que van de machotes.

Si esto es cierto, el Brexit va a ser un desastre.
Si esto es cierto, el Brexit va a ser un desastre. Reuters

Varias veces he defendido que el Brexit, en teoría, podría salir bien si todos se organizan bien, si todos miran hacia el futuro y si todos analizan con seriedad los problemas generados por el referéndum. Eso es, si no hay caos y confusión, si no nos fijamos en los rencores y glorias del pasado y si no hacemos el gilipollas cuando están en juego cientos de miles de millones en bienestar económico y los futuros de millones de personas. Pues bien, parece que estamos observando con el paso de las semanas que se está optando por la versión negativa.

Se habría quedado en un asunto menor, incluso típico, si no hubiese sido por el grito de guerra que proferían: «¡Cabrones españoles, Gibraltar es nuestro!»

Primero la UE puso el tema de Gibraltar sobre la mesa desde el principio. Luego vimos al Lord Michael Howard y al mismo Ministro de Defensa británico con su retórica bélica aludiendo a las Malvinas. Acto seguido, y como era de esperar, dispararon los tabloides ingleses, con campaña y portada de The Sun apoyando a Gibraltar, "Up yours, senors" ("Que os den, señores", y sí, lo escribieron sin tilde); acompañó una columna del antiguo director, Kelvin MacKenzie, llamando a los españoles "follaburros" y exigiendo la guerra comercial total con España. A los pocos días, aparecieron en la Plaza Mayor de Madrid los hinchas del Leicester City, borrachos y con bengalas. Se habría quedado en un asunto menor, incluso típico, si no hubiese sido por el grito de guerra que proferían: «¡Cabrones españoles, Gibraltar es nuestro!».

La semana pasada, no contentos con Gibraltar, vimos cómo la UE sacó el tema de una Irlanda unida pos Brexit, como si nadie hubiese aprendido nada. RU bloquea el gasto europeomientras las elecciones generales. El jefe de gabinete de Juncker tuitea que entonces no hay negociaciones hasta después de los comicios.

La Comisión Europea cree que May intenta frustrar el día a día de Bruselas para mejorar su posición negociadora

El lunes nos regaló un artículo del Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung sobre la cena entre Theresa May y Jean-Claude Juncker el miércoles pasado. Realmente se publicó el domingo pero ayer Jeremy Cliffe, el jefe de The Economist en Berlin, lo resumió en inglés en Twitter. En español, supongo que por ser el 1 de mayo, sólo había esto de "agencias" en La Vanguardia, así que resumo el resumen de Cliffe. De momento no ha aparecido una traducción completa.

May le ha dicho a Juncker que cree que ganará ella las elecciones. La Comisión Europea cree que May intenta frustrar el día a día de Bruselas para mejorar su posición negociadora. Sorprendió la sugerencia de May sobre los derechos de los residentes europeos (en RU) y británicos (en Europa) y que se podría solucionar para finales de junio. Juncker vio el tema como algo mucho más complejo y habría sacado del maletín los papeles de las negociaciones de la UE con Canadá y con Croacia, para demostrar lo difícil y complicado que puede llegar a ser todo. El Reino Unido querría que las negociaciones se hicieran en bloques mensuales secretos. Europa cree que esto es imposible porque hay que reconciliarlo todo con los parlamentos nacionales, y que mejor si eso publicar todo. Los europeos piensan que Theresa May no ha sido bien informado por sus funcionarios. A mitad de la cena, Juncker dijo «Más oigo, más escéptico me vuelvo».

De ninguna manera RU va a pagar 60.000 millones para irse, dijo May. "Esto no es un campo de golf", contestaron los continentales

Todo eso antes de sacar el tema de la pasta. Que de ninguna manera RU va a pagar 60.000 millones para irse, dijo May. "Esto no es un campo de golf", contestaron los continentales. Que si vais por ahí, no habrá acuerdo comercial, y habrá que pasar el acuerdo por los 27 parlamentos nacionales. Cuando terminó la cena, el escepticismo de Juncker había aumentado por un factor de diez. A las 07h00 del día siguiente, llamó a Merkel para decirle que «May vive en otra galaxia y se está engañando». Merkel cambió su discurso para hablar de "espejismos" británicos y el equipo de Juncker cree ahora que es más probable que las negociaciones del Brexit fracasen.

Otro resumen del artículo llega a decir lo mismo. El gobierno británico dijo el lunes que "no reconoce" el relato de la cena.

Es decir, no es sólo The Sun o los hinchas del Leicester. El Brexit va mal y va lento, la Unión Europea se va a poner como con Grecia y Juncker cree que es interesante dejar al mundo saber que va mal y lento y que van de machotes. Así los 731 días de los dos años de negociación se van a convertir en 658 para el 9 de junio. Tic toc.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba