OPINIÓN

No es sólo Trillo y el Yak 42: España tiene un problema con los grandes accidentes

En julio, la Agencia Ferroviara Europea dictaminó que la investigación española sobre el accidente del Alvia no había sido independiente; tampoco abordó las "causas fundamentales y subyacentes" del siniestro. Y cuando hablas con las víctimas y familiares de otros accidentes en España, el relato acaba siendo similar.

El entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, visita la zona en la que se estrelló el Yak-42.
El entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, visita la zona en la que se estrelló el Yak-42. EFE

Trillo sigue despreciando a las víctimas. En una entrevista amistosa en la COPE, aseguró que de echarle, o amagar con echarle, nada, que ya había pedido el traslado y que quería volver a ocupar su plaza en…el Consejo de Estado. Que se había filtrado el informe por razones políticas. Que el titular de El País—«…responsabiliza a Defensa»—era «rotundamente falso". El "único causante" de la tragedia era el error humano de los pilotos: "nada de nada de responsabilidades penales o personales", insistía, con cierto nerviosismo. Habló mucho del dinero y de las sentencias—«no proceden las indemnizaciones»—y anotó que había sido reelegido múltiples veces como diputado por Alicante y que había comparecido en el pleno del Congreso y en varias comisiones de Defensa sobre el asunto.

¿La siguiente pregunta de Carlos Herrera a Trillo? «¿Qué ha pedido Ud. a los Reyes, Don Federico?»

Durante los 20 minutos de la entrevista, sólo se le hizo una pregunta sobre la infame chapuza de la (no) identificación de los cadáveres, mediante una referencia a los capitanes médicos condenados en 2009…e indultados nada más volver al Gobierno el PP en 2011. Trillo usó la respuesta para sugerir que los familiares de las víctimas deberían ejercer el perdón igual que aquel Gobierno había ejercido el derecho de gracia en el caso de los oficiales. ¿La siguiente pregunta de Carlos Herrera a Trillo? «¿Qué ha pedido Ud. a los Reyes, Don Federico?»

Vestido de Capitán General del Aire para la Pascua Militar, Felipe VI no mentó al Yak 42, aunque sí habló de manera genérica de los militares que mueren: «Su entrega noble, generosa –y a veces heroica– deberá ser siempre valorada y recordada con honra, con gratitud y con emoción». Poca honra, gratitud y emoción oficiales aprecio yo en este turbio asunto. Dolores de Cospedal, la nueva Ministra de Defensa, dijo que recibiría a las familias. Rajoy echó balones fuera: "ya está sustanciado judicialmente" y todo ocurrió "hace muchísimos años". Dentro de pocos meses, hará 14 años desde que se estrelló el avión en Turquía.

Las familias de las víctimas discrepan. Ayer domingo, me explicó Curra Ripollés, la portavoz de la asociación de familiares del Yak-42, que esta semana en la reunión con Defensa, «nos toca pedir a la Ministra Cospedal […] el contrato del Yak 42; es un escándalo que este contrato y los anteriores no aparezcan». Dice que lo único que han visto en todo este tiempo han sido dos hojas, y esas con los nombres borrados con Tipex. Tampoco, asegura, han aparecido los contratos de los 42 vuelos anteriores al Yak fatídico. Quieren que se reabra el caso, primero por la vía contenciosa y luego, según lo que aparezca en dichos documentos, por la vía penal. «¿Quién autorizó esas siete subcontratas?», se pregunta, explicando que el Ejército noruego canceló una contrata similar en cuanto tuvo sospechas del estado de los aviones. ¿Como consiguieron esas dos hojas? «…las tenemos gracias a Bono; Chacón decía que no aparecían esos documentos y se quedaba tan fresca». José Bono contó en El País en el 2013 que tuvo que ir con la Guardia Civil al Ministerio de Defensa a por los papeles. Tal vez la aparición de esos contratos ayude a esclarecer por qué el Ejército español no tuvo los mismos rápidos reflejos que el noruego, y a dónde fue a parar toda la pasta entre el primero y el último. «¿Quién se quedó con la diferencia?», escribía el Sr. Bono en su diario.

Cuando hablo con las víctimas y familiares de otros accidentes en España, el relato acaba siendo el mismo, más allá de las diferencias técnicas entre un vuelo Spanair en Barajas en agosto de 2008 y un tren Alvia en Angrois en julio de 2013.

Los del Alvia se reunieron hace 10 días con el nuevo Ministro de Fomento, Iñigo de la Serna y "nos dijo que no a todo", me comentó Jesús Dominguez

Los del Alvia se reunieron hace 10 días con el nuevo Ministro de Fomento, Iñigo de la Serna y "nos dijo que no a todo", me comentó Jesús Dominguez, Presidente de la Plataforma de Víctimas Alvia 04155. Al preguntarle por posibles paralelismos entre el Yak y el Alvia, Dominguez contesta: «cuando están el Estado y el Gobierno de por medio, lo que pasa aquí en España es que tratan de ocultar la verdad y las causas». Todos se hacen la foto cuando se inaugura la nueva línea AVE o cuando los soldados salen para Afganistán, pero cuando se produce un accidente: "corren a echar la culpa al piloto o al maquinista". No llegaron a ser recibidos por Rafael Catalá en los meses en que el Ministro de Justicia también hacía de Ministro de Fomento. En el momento de descarrilar el Alvia, Catalá era el Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda. Su entonces jefa, Ana Pastor, es ahora la Presidenta del Congreso. Pastor sí los recibió, dos veces, pero sin efecto. «No se colabora con la Justicia», dice Dominguez: «no entregan toda la documentación, crean comisiones con los expertos implicados…es una manera de actuar, igual que el Metro de Valencia o el Yak 42».

En abril de 2016, el PP y el PSOE votaron en contra de una petición de Podemos para crear una comisión de investigación parlamentaria sobre el accidente de Angrois. Rafael Catalá votó en contra. Ana Pastor no votó. Iñigo de la Serna estaba de Alcalde de Santander. Poco ha tardado en aprender a ser ministro. En julio, exigía desde Cantabria la creación de una comisión de investigación.

Pilar Vera, la Presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022—el Spanair de Barajas—me confirma que ellos también han sufrido el desprecio del Estado español

Pilar Vera, la Presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022—el Spanair de Barajas—me confirma que ellos también han sufrido el desprecio del Estado español y de sus ministros: «nosotros, como los del Yak, como los del tren; Intentan llevarnos al tema económico, pero no es verdad. Cuando te toca una tragedia de estas, es como si te tocara una maldición encima. PP y PSOE actúan exactamente igual». Y también faltaba un papel: «cuando se contactó con la FAA [en EEUU] para investigar el accidente, lo de siempre…ese papel no aparecía. Decía que el TOWS de la serie MD80 tenía que probarse antes de cada vuelo, después de 1987 que fue el accidente de Detroit. En España sólo se probaba una vez al día, antes del primero del día». La FAA confirmó, dice, que tal comunicado se envió.

En su caso, asegura que han podido avanzar bastante con la asistencia a las víctimas y sus familiares en los días y las semanas posteriores a una tragedia. Un protocolo que se desarrolló a raíz del accidente en Barajas pudo usarse para ayudar a los de Angrois, por ejemplo, gracias a sus esfuerzos y las colaboraciones con las víctimas en otros países: «al sistema le han salido unos ciudadanos con un compromiso moral y ético de los cuales la clase política tendría que tomar nota».

«La trampa en España es la siguiente», contesta: «las investigaciones no son independientes y eso lo ligan con la vía judicial…y así nunca nadie será responsable de un accidente»

¿Entonces? «La trampa en España es la siguiente», contesta: «las investigaciones no son independientes y eso lo ligan con la vía judicial…y así nunca nadie será responsable de un accidente». En julio, la Agencia Ferroviara Europea dictaminó que la investigación española sobre el accidente del Alvia no había sido independiente, ni tampoco abordó las "causas fundamentales y subyacentes" del siniestro.

Pregunto si cree que se aprenden las lecciones de los grandes accidentes en España de la misma manera, por ejemplo, que la NTSB estadounidense. «No, no, no, rotundamente no, no se aprende nada», dice Vera: «Se aprende por las víctimas, no por el Estado. Yo me considero una víctima del sistema. A mi el sistema sí me ha victimizado. Yo soy una ciudadana, pago mis impuestos, acepto las reglas de la convivencia democrática. Pero esto es indigno».

Nuestra esperanza está claramente en Europa, incluso a nivel judicial

Dominguez, de la asociación de víctimas del Alvia

Dominguez, de la asociación del Alvia, tampoco tiene fe en el sistema español: «nuestra esperanza está claramente en Europa, incluso a nivel judicial, a través de nuestro abogado queremos hacer una serie de preguntas a la Agencia Ferroviaria Europea».

«No me quiero morir dejando a mi hija esta herencia», dice Curra Ripollés: «de que sigo buscando el contrato. Ni a mi hija ni a España. Yo tengo 50 años, me quedan 30 años para seguir buscando la verdad. Es por justicia. Son 62 personas que no tuvieron que morir así». Le recuerdo que las familias de las víctimas de la tragedia-chapuza en el estadio de Hillsborough en Reino Unido en 1989 tardaron casi treinta años en conseguir "justicia". «No podemos dejar de hablar de estas cosas», me contesta: «porque estaríamos arruinados moralmente, es una cuestión ética…[el Estado] aún no ha aprendido».


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba