OPINIÓN

La APM, Pablo Iglesias y los periodistas atemorizados

Algunos políticos han elegido enmarcar y alzar a los medios como un "enemigo" público, otro actor político más contra quien arremeter y arengar.

Pablo Iglesias atiende a los medios informativos.
Pablo Iglesias atiende a los medios informativos. EFE

La Asociación de Prensa de Madrid (APM) publicó el lunes un comunicado acusando al «equipo directivo de Podemos, encabezado por Pablo Iglesias, así como por personas próximas a ese círculo» de acosar, presionar, amedrentar y amenazar de manera "personal y en redes" a periodistas "de distintos medios" que informaban u opinaban del partido morado.

El "bombardeo constante" se produce "de manera reiterada y desde hace más de un año en ataques a periodistas en sus propias tribunas, en reproches y alusiones personales en entrevistas, foros y actos públicos, o directamente en Twitter" e incluye presiones "de forma personal y privada con mensajes y llamadas intimidantes". La "estrategia de acoso" e "inaceptable campaña" de Podemos busca "minar la credibilidad y el prestigio" de los periodistas, "ridiculizar su trabajo y recortar su libertad de información", y vulnera de "manera muy grave" los derechos constitucionales relacionados con la libertad de expresión. Pablo Iglesias y los suyos, dice la APM, han creado "un estado de miedo" que anima a los redactores a "escribir al dictado de Podemos" y "tratar de conducirlos hacia la autocensura".

Irene Montero, la nueva portavoz de Podemos, contestó en 'Hoy Por Hoy' que el 75% de los periodistas de este país autocorrigen informaciones por miedo al despido

Irene Montero, la nueva portavoz de Podemos, contestó en Hoy Por Hoy que “el 75% de los periodistas de este país autocorrigen informaciones por miedo al despido” y que quería reunirse con la APM porque "no se han puesto en contacto con nosotros". Desconozco si se refería a las respuestas de Cebrián en Salvados en diciembre—"A mí lo que más me preocupa es la autocensura creciente de los periodistas en las redacciones"—o al silencio supulcral de sus periodistas durante la entrevista. No dijo de dónde había sacado la cifra del 75 por ciento, pero parece un poco exagerado a primera vista

El PP, en boca de Fernando Martínez-Maillo, se lanzó a la yugular de inmediato, calificando el comunicado de “acusación gravísima” y exigió explicaciones urgentes a Pablo Iglesias y a Podemos. En su comunicado, la APM—una asociación de periodistas—no nombró a ninguno miembro del "grupo de periodistas" que ha presentado la petición de amparo, ni hizo pública ninguna de las pruebas documentales que asegura que los informadores han aportado, ni citó a nadie, ni detalló ninguna incidencia concreta en ninguna fecha o circunstancias específicas.

Estamos viviendo en una época en la que parece que los medios y los periodistas se han convertido en un grupo algo más protagonista de lo que era antes

Unos dicen que otros acusan a terceros de hacer, y sus antagonistas aprovechan para cargar de inmediato contra los malos. Pero oye, todo con rango de atentado gravísimo contra los derechos constitucionales y la democracia del reino. Estamos viviendo en una época en la que parece que los medios y los periodistas se han convertido en un grupo algo más protagonista de lo que era antes, no sólo por sus propias decisiones editoriales con la selección y publicación de ciertas noticias y opiniones—rozando o incluso traspasando esa línea entre opinión informada y propaganda política abierta—sino también porque algunos políticos (Iglesias, en España y Trump, sobre todo) han elegido enmarcar y alzar a los medios como un "enemigo" público, otro actor político más contra quien arremeter y arengar. Eso, a ciertas cabeceras estadounidense, les ha venido francamente bien. Trump la lía con el New York Times, acusándoles de publicar noticias falsas y de estar a punto de fracasar, y el New York Times va y dice que han visto el aumento de suscriptores digitales más grande desde el 2011 en el cuarto trimestre, en las semanas posteriores a la elección del nuevo presidente.

La APM concluye instando a los medios a proteger y respaldar a sus periodistas amedrentados y animando a todos a no angustiarse ante la feroz amenaza podemita

La APM concluye instando a los medios a proteger y respaldar a sus periodistas amedrentados y animando a todos a no angustiarse ante la feroz amenaza podemita: ¨Solo una prensa independiente y sin miedo puede cumplir su misión fundamental de control del poder». Parece, pues, que los periodistas en cuestión tienen miedo, sus medios también, o no los protegen, y ni siquiera la APM se arriesga a publicar nombres, citas, fechas, datos o mensajes recibidos. Que alguno de los periodistas del "grupo"—El País dijo que eran "una docena"—o de sus directores o redactores jefes publique por favor la noticia sobre esto, o el reportaje, o la lista Top 10, en algún formato, con citas de condena del APM si se quiere. Esto merece al menos 500 palabras. Así podremos opinar sobre los hechos públicos, comentarlos y reprobarlos en condiciones. Si es verdad que la cúpula de Podemos amenaza a los profesionales, o que Pablo Iglesias se dedica personalmente a amedrentar a periodistas por mensaje directo personalizado en Twitter, será de obvio interés público.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba