Toñi Moreno no puede quejarse, pues todo le sonríe. También su salud. No han pasado ni 24 horas de su operación de vista y la presentadora de Telecinco ya se encuentra en plena forma.

A pesar de que todas las cirugía implican riesgos, Toñi ha salido indemne de esta operación: "Estoy fantásticamente bien. Las primeras horas tenía que estar con los ojos cerrados pero la operación fue fantástica", ha dicho a través de su perfil oficial de Instagram.

La periodista ha reconocido que entró a quirófano con mucho miedo, como es normal, pero que el equipo médico hizo que estuviera más calmada.

La operación de Toñi, un éxito

"La operación fue rapidísima. Me operé de miopía, astigmatismo y presbicia. El doctor me hablaba todo el tiempo, estaba con una música relajada y cuando me quise dar cuenta ya se había acabado. Estoy encantada", ha relatado ya sin necesidad de usar gafas ni lentillas.

Toñi llevaba mucho tiempo queriendo operarse de la vista, y finalmente ha decidido hacerlo con su doctor de confianza, que trabaja en Almería. A sus 47 años, la presentadora está cumpliendo todos los sueños que tenía pendientes, como ya hizo el pasado año al convertirse en madre primeriza por inseminación artificial.

Soltera y satisfecha

Desde su pasada relación sentimental con la cantante Rosana, de la que Toñi no ha vuelto a referirse en público, no se le conoce ninguna pareja. Y es algo, además, que ahora ni quiere ni busca. "No tengo tiempo, la verdad. Con la covid, la niña, el trabajo, que soy autónoma, los viajes... no llego a todo, ¡como para pensar en una pareja", nos confesó hace unos meses, cuando hablamos con ella a colación de la publicación de su libro sobre la maternidad, en el que reveló asuntos muy personales e interesantes, como la necesidad de aprobar la gestación subrogada y la creencia de Dios.