Tamara Falcó, de 39 años, reapareció en 'El Hormiguero' después de haber estado dos semanas desaparecida por los incesantes rumores de infidelidad de su novio, Íñigo Onieva.

Su ausencia había despertado una gran curiosidad, por lo que Pablo Motos explicó que la hija de Isabel Preysler tenía otros compromisos profesionales que atender.

El presentador, nada más entrar en el plató, le dijo: "Tamara, bienvenida, me alegro de no haberte despedido...", la colaboradora contestó entre risas: "¡Yo también! Me llegaron los rumores y les dije que no, pero llamé corriendo a Laura [la mujer de Pablo Motos] para preguntárselo".

Tamara añadió: "No siempre es la verdad lo que cuenta", soltando un claro zasca tras las especulaciones e informaciones que se han contado de las supuestas deslealtades de su pareja.

Tamara Falcó, sobre los rumores de infidelidad de su novio: "¡Es tan pardillo que encima me da su código!"

Después, Motos le preguntó por la mencionada polémica en la que la pareja se había visto envuelta en los últimos días y que les había llevado a ser objetivo de las cámaras. "¿Ha bajado ya lo de los paparazzis? Porque has tenido unas semanas bastante toledanas", se interesó Pablo.

"Sí, ha bajado, pero es mejor no mencionarles mucho porque parece que les convocas... Ha sido complicado porque tenía mi rutina y me perseguían con cámaras, ha sido muy tenso, la verdad, pero les perdono", comentó Tamara, para después añadir: "Es bastante egoísta porque si no lo hago es más tiempo en el purgatorio según mis creencias".

En otro momento de la entrevista, Tamara soltó sin poder parar de reírse: "¡Estoy pensado en lo que se ha dicho de mi pareja en las últimas semanas. ¡Lo más normal es que le espiase el móvil!" y añadió: "¡Es tan pardillo que encima me da su código!".

Sin embargo, a pesar de tener acceso a su teléfono, sus fotos y Whatsapp, confesó que no le mira el móvil: "No veo ni mis propios whatsapps, ¿voy a leer los de él? ¡Si los leo en diagonal!".

Tamara Falcó suscita la polémica tras preguntar: "¿Qué es ser de derechas?"

Después, Tamara Falcó intervino en el debate de política, de la izquierda y la derecha, que se creó en el programa junto a Cristina Pardo, Juan del Val y el presentador valenciano, a raíz de la polémica nueva factura de la luz.

El escritor Del Val, marido de Nuria Roca, comenzó criticando al Gobierno de Pedro Sánchez. "Este Gobierno ha perdido la referencia de lo que es ser de izquierdas. Ser de izquierdas es que todo el mundo tenga las mismas oportunidades y este es un Gobierno de eslóganes, que va de ser de izquierdas pero no es de izquierdas. La esencia de la izquierda se ha perdido. Creo que la izquierda debería replantearse qué es ser de izquierdas para que no le pase lo que pasa en determinadas elecciones donde de repente llega un partido que no es de izquierdas y gana en todos los municipios, en Vallecas... porque se están distanciando de lo que es ser de izquierdas".

Ser de izquierdas es todo lo bueno. Entonces, ¿qué es ser de derechas?

Tras estas palabras, la marquesa de Griñón hizo una pregunta que la convirtió en protagonista de las redes sociales. “Yo me quedo un poco tocada con lo que has dicho de ser de izquierdas, porque es todo lo bueno. Entonces, ¿qué es ser de derechas?”, preguntó riéndose.

Juan le respondió: "Yo creo que sin duda, históricamente, hay una cosa que se llama lucha de clases, que se identifica con la izquierda".

Entonces Tamara Falcó alabó la gestión de los políticos de la Comunidad de Madrid, como Isabel Díaz Ayuso, con la que se hizo una foto con su novio hace unos días. "Pero yo pienso en los líderes que tenemos en Madrid y yo pienso en lo que han hecho por la gente menos favorecida y la verdad es que estoy muy contenta con ser de derechas".