-¿Has visto ya la promo?

-Primero buenas tardes, querida.

-Buenas, pero es que estoy emocionada.

-Emocionada por una promoción, entiendo. ¿De qué promo me hablas?

-De la de la siguiente entrega del documental sobre Rocío Carrasco. ¿No has visto el anuncio en serio? "La boda que ocultó una traición familiar. Un primer embarazo con mentiras. Los días más felices de una madre. Una infidelidad que lo cambió todo. Un segundo embarazo marcado por el horror. Ataques de pánico. Crisis de ansiedad".

-"Horror", "pánico" y "ansiedad". Suena como pasar una tarde escuchando todo lo que se dice en el diván de un psiquiatra.

-A ver, no me puedes negar que este documental es un enorme trabajo periodístico.

-Niego la mayor, porque esto no es periodismo en sí mismo, aunque sí es un documental. De parte, pero un documental.

-Explosivo.

-Eso tampoco puedo negarlo. Pero además podríamos decir, como ya he escrito varias veces, a ver si me lees un poquito más, que tiene un tratamiento impresentablemente morboso, que sirve para comerciar con las miserias de una familia, niños incluidos, y que, para colmo, está utilizándose como una suerte de lavado de imagen de una cadena en la que se ha machacado a la protagonista durante años y en la que diariamente se machaca a otras personas, tal vez con el mismo grado de injusticia que parece que ha habido en este caso.

-Quizás sea una catarsis, una forma de admitir errores y de hacer propósito de enmienda para el futuro.

-Permíteme que dude de eso. Sobre todo viendo cómo se siguen tratando otros temas.

-Ponte como quieras, pero yo te cuento, por si no lo sabes, que hay doce entregas, cada una con el título de una canción de Rocío Jurado, por cierto. Y creo que no fue nada lo que arrasó la primera para lo que van a arrasar las siguientes.

-También arrasa La isla de las tentaciones y eso no quiere decir que sea algo bueno.

-Qué cenizo eres. ¿Viste los reencuentros?

-No. Estaba viendo una serie de Netflix de la que también se habla bastante. Me refiero a Sky Rojo. Es una buena alternativa a todos esos horrores que se anuncian para el domingo por la noche.

-Yo el domingo por la noche tengo claro lo que voy a ver, porque yo quiero seguir con mi culebrón favorito, digas lo que digas, pero cuéntame de qué va esa serie, por si encuentro un rato para verla.

Lo peor es que la trama es inverosímil hasta decir basta y que los personajes son más simples que una puerta. Lo mejor es que es una serie más que entretenida, porque no hay resuello, y que aborda el fenómeno de la prostitución desde un punto de vista bastante singular

-Va de tres prostitutas que se escapan de su proxeneta. Lo peor es que la trama es inverosímil hasta decir basta y que los personajes son más simples que una puerta. Lo mejor es que es una serie más que entretenida, porque no hay resuello, y que aborda el fenómeno de la prostitución desde un punto de vista bastante singular. Como he leído en alguna parte, es una serie que acierta en lo frenético pero naufraga en lo dramático. Dicho de otra manera: no te la llegas a creer del todo aunque está salpicada de muchas reflexiones interesantes sobre la prostitución.

-Tampoco la pintas muy bien.

-No va a ser de mis favoritas, pero yo te la recomendaría para pasar el rato. Al igual que te recomiendo aún con mas ahínco otras dos series que se estrenan este viernes: Libertad, la nueva serie de bandoleros de Urbizu en Movistar, o La templanza en Amazon Prime. Y, por supuesto, no dejes de ver la segunda temporada de Hierro.

-¿Pero cuántas series españolas se hacen?

-Muchas, y la mayoría bastante buenas. Si quieres más recomendaciones, hablamos de series estadounidenses y de películas en los cines. De lo que quieras. Todo para salvarte, todo para que no caigas en la tentación del morbo.

-Lo siento, querido, pero esa tentación me encanta. Como a media España, por cierto.

-Así nos va.

-No me sermonees tanto, que pareces un cura. Te repito siempre que eso que algunos llaman basura trata simplemente de la vida real. Y en este caso más todavía.

-No hay nada que hacer. Estamos perdidos. ¿No te das cuenta de que es un simple negocio camuflado de gran debate social? ¿No ves la trampa de la polémica para cosechar audiencia sin escrúpulo alguno?

-Que no me vas a convencer. Adiós.

-Adiós.