La entrevista de Rocío Carrasco había generado una gran expectación tras anunciar ella misma por teléfono que se sentaría en plató a responden las dudas que habían surgido tras emitirse los primeros capítulos del documental: ‘Rocío: contar la verdad para seguir viva’.

Se trataba de historia de la televisión ya que es la primera vez que la hija de Rocío Jurado se sentaba en un plató para hablar de su vida personal después de 25 años para hablar de los aspectos más polémicos como de la separación y divorcio de Antonio David Flores, su relación con sus hijos David y Rocío Flores y por qué no les habla y no les coge el teléfono.

El comienzo de la entrevista fue de lo más emotivo, con la voz de Blas Cantó, el representante de España en Eurovisión 2021, que versionó una de las canciones más conocidas de Rocío Jurado, ‘Como las alas al viento’.

Rociito entró sola en el plató con un traje azul Klein de la firma española Bleis Madrid, de un precio de 655 euros, mientras seguía escuchándose cantar a Cantó. En sus manos, portaba un montón de documentos y un bolígrafo que tuvo en la mano gran parte de la entrevista mientras Cantó seguía cantando.

Rocío Carrasco: "Ahora sí tengo la fuerza y valentía suficiente para hacerlo”

Carrasco rompió a llorar mientras se escuchaba el fragmento de ‘Lucha, lucha lucha, no quieras ser tú siempre un perdedor. Ayúdame señor a caminar’, que terminó con un “Yo sí te creo”, le susurró Blas, para después alabar que con su testimonio estaba "dándole voz a la historia de tantas personas" y le daba las gracias porque "con ello iba a cambiar la vida de mucha gente".

Carrasco, invadida por las lágrimas, solo puso articular un “gracias”. “Ya he empezado llorando”, dijo.

Cuando Jorge Javier Vázquez le preguntó qué había sentido en el trayecto antes de sentarse, esta señaló que “pensaba que tenía muchos nervios y muchas ganas de llorar” pero estaba convencida de que lo que estaba haciendo era lo mejor. “Era necesario. Ahora sí tengo la fuerza y valentía suficiente para hacerlo”.

“Nunca hice esto con ninguna otra finalidad que no fuera que se me escuchara, que se me oyera, que se supiera lo que yo he sufrido, lo que yo he sentido o cómo lo he vivido”, explicó.

Hay cosas que puedo demostrar y otras que no, que son mis sentimientos y mis vivencias

Tras hablar de la repercusión que ha tenido su testimonio, admitió sentirse orgullosa de su historia haya servido para que otras mujeres también hayan hablado y se hayan sentido identificadas. “Hay cosas que puedo demostrar y otras que no, que son mis sentimientos y mis vivencias, pero vista la repercusión, mentiría si no dijera que estoy orgullosa de mi testimonio, que es el de miles de mujeres y lo hago público porque esto se ha dirimido en lugar público y por eso yo lo hago público”.

En el plató, le pusieron el vídeo de su hija Rocío Flores, haciendo un llamamiento a su madre desde ‘El programa de Ana Rosa’, donde pedía un acercamiento y negaba que estuviera manipulada. “Mamá, tus hijos no te los ha arrancado nadie, te he llamado dos veces ¡Llámanos, no puedo más!”, le pidió.

Rocío Carrasco entró llorando en el plató
Rocío Carrasco entró llorando en el plató Mediaset

El motivo por el que no se habla con sus hijos ni le coge el teléfono

Antes y después del programa intentó hablar con su madre por teléfono en tres ocasiones pero esta no se lo cogió, algo que ella misma admitió anoche. Anteriormente, tras la participación de ‘la niña’ en ‘Supervivientes’ le contactó el 3 de diciembre del 2020.

Rocío aprovechó para desmentir lo que su propia hija llegó a contar en televisión hace tiempo, que un día le cogió el teléfono y le dijo: “No vuelvas a llamar aquí, no soy tu madre”, como ella aseguró hace tiempo.

No estoy preparada para tener esa conversación y sé que ella tampoco, las condiciones no son las idóneas

A continuación, explicó por qué no ha hablado aún con su hija ni le ha cogido el teléfono. “No he tenido la tentación de coger el teléfono. No estoy preparada para tener esa conversación y sé que ella tampoco, las condiciones no son las idóneas y todo lo que gira en torno a ella no es un ambiente idóneo para llevar a cabo según qué cosas”.

Rociito asegura que tiene que pasar más tiempo. “Yo tengo que estar preparada y que ella también… no te voy a decir lo que tiene que hacer” y explicó: “Cuando digo que no estoy preparada es porque detrás tengo un equipo de profesionales que me dice: ‘no hagas eso, va a volver al principio de todo’. A la casilla de salida”.  

De este modo, Rocío Carrasco dejó claro que es por recomendación médica el motivo por el que no habla con su hija Ro, un tema por el que ha sido muy criticada. Estos terapeutas la llevan tratando desde hace años por el “síndrome ansioso depresivo moderado y grave cronificado en el tiempo” que padece y por el que está con “terapia y fármacos”.  

Rocío Carrasco relata qué ocurrió el día que su hija le agredió
Rocío Carrasco relata qué ocurrió el día que su hija le agredió Mediaset

Los terapeutas y médicos le han aconsejado que no hable con su hija

Los terapeutas le han desaconsejado responder a esas llamadas por el momento para evitar que vuelva a revivir todo lo que le provoca esta situación, que en una ocasión le llevó a tratar de suicidarse. “No quiero volver a tener vómitos, a lo de antes… me ha costado mucho”, confesó entre lágrimas.

En todo momento, Rociito defendió a su hija y cuando Jorge Javier le preguntó si la seguía queriendo, respondió: “Esa era mi hija y siento mucho dolor. Creo que es el mayor dolor de una mujer que sea madre. Nunca se deja de querer”.

Después explicó que cuando salió a la luz la sentencia de malos tratos de su hija Rocío a ella en 2021, trató de parar que se difundiera. “Incluso cuando esta información se hizo pública, ahí sí levanté los teléfonos para que no lo hicieran. Siempre he tratado de protegerla a ella y a su hermano”.

En otro de los momentos de la entrevista, Rocío reconoció que nunca ha puesto la tele para ver a su hija pero que alguna vez, cuando la ha visto, “me levanto a hacer otra cosa. No cambio de canal”. “No me hace bien ver que esa niña no existe ya y yo no quiero verlo”, dijo mirando a una foto que había en el plasma de ella con su hija cuando era pequeña.

Rocío Carrasco cuenta cómo fue “la paliza” que le dio su hija

Aunque todavía no hemos visto el capítulo en el que habla del episodio de los malos tratos que sufrió por parte de su propia hija Rocío, este miércoles Rocío Carrasco habló por primera vez de la agresión que sufrió por parte de su hija el 27 de julio de 2012, cuando esta tenía 15 años. La discusión comenzó con una nectarina.

“Me agrede y yo termino en un hospital. Hemos consensuado entre los responsables y yo, que hay detalles de ese relato, que se van a omitir porque deben de quedar entre ella y yo, y entre la justicia”.

“Aquella mañana Rocío me agredió, pero no era ella la que me pagaba, era su padre. Porque quiero dejar claro ya desde el principio que mi hija fue verdugo porque antes fue víctima de esa persona (Antonio David Flores). Incluso víctima más vulnerable que yo”, explicó.

Rocío: “La paliza de mi hija es la obra maestra de Antonio David para terminar de matarme"

Después volvió a dejar claro algo que ya se había comentado, que ella nunca denunció a su hija y fue la Fiscalía la que actuó de oficio tras tener que acudir al hospital y fue condenada por maltrato de forma habitual durante tres años a su madre. “No la denuncio porque ella es una víctima de su padre y en segundo lugar porque nunca podría denunciar a mi hija, es lo más maravilloso que me ha pasado en la vida”, indicó.

“La paliza de mi hija es la obra maestra de Antonio David para terminar de matarme”, señaló.

Descuelga el teléfono y habla con su padre: 'Papá, ya está hecho'

Después relató que Antonio David Flores llevó a su hija a poner una denuncia contra la madre en comisaría. “Rocío Flores y Antonio David me denuncian por maltrato habitual el mismo día que Rocío me da la paliza. A mí, mi hija me pega y saca un móvil, descuelga el teléfono y habla con su padre: 'Papá, ya está hecho'. De ahí se va al colegio y luego a la Guardia Civil".

A pesar de este trágico episodio, Rocío manifestó que el vínculo tiene con Ro “es algo que no se puede romper por mucho que lo hayan intentado” aunque “ahora está enterrado o invisible o transparente, pero sigue. No me lo va a quitar nadie, a esa niña la he parido yo. Ahora no es el lugar ni el momento, pero no pierdo la esperanza”.

También aprovechó para dar la cara por su hija y defenderla, algo por lo que también había sido muy criticado. “Yo quiero pedir públicamente que no la ataquen a ella, que no tiene la culpa, la culpa la tiene otra persona, su padre”.

Rocío, a Alessandro Lequio: "Perro no come perro"

Rocío Carrasco también tuvo ocasión de responder a las críticas que había vertido sobre ella Alessandro Lequio. “No ha entendido nada de lo que he contado pero tampoco me extraña. Perro no come perro. Si no es igual a Antonio David tiene que ser parecido".

El programa también contó con preguntas de periodistas y colaboradores de televisión como la de María Patiño, que puso en duda el testimonio de Rocío diciendo que su hija llevaestando manipulada por su padre todos estos años. “Está tan manipulada, sí. ¿Tú sabes lo que es manipulada? Que están dispuestos a hacer cualquier cosa por la causa”, le contestó.

Fidel Albiac habla por videollamada

El marido de Rocío, Fidel Albiac, le dio una sorpresa a su mujer y a todos, ya que nunca habla en los medios, para mandarle un mensaje de apoyo “no solo a ella,  sino a todas esas mujeres que se han visto en esas circunstancias”.

"Hace mucho tiempo que no salgo en un plató de televisión. Eso de darle apoyo, está de más. Me produce tanto dolor escucharla, he vivido constantemente ese dolor… Dicho eso, apoyo público, todo apoyo que tenga… pero no solo a ella, sino a todas las personas que pasan por lo mismo". comenzó diciendo.

Después añadió: "Creo que el silencio ha perjudicado. Una víctima por estar callada que se le siga dañando no creo que ese sea el mensaje más adecuado para personas que están en su casa y no pueden hablar. No se puede machacar a una víctima porque esté callada".

Fidel Albiac: "He seguido muy poco la docuserie, me duele verlo porque me remueve"

Uno de los colaboradores le preguntó cómo es vivir con una mujer que ha sido maltratada, a lo que respondió: "Ella ha tratado de que no se le note, también se le ha utilizado en contra. Se ha dicho que no ha salido de casa. A lo mejor cuando sale, la prensa no se le ha visto. He visto a Rocío como la habéis visto todos vosotros. Yo he leído que tiene la nariz doblada porque toma drogas… No quiero tomar protagonismo…".

"He seguido muy poco la docuserie, me duele verlo porque me remueve. He estado hablando con un amigo, con mi madre. Los episodios los veo en el momento, porque duele. Cómo se ha podido aguantar tantísimo tiempo ese daño. Muchas veces me he levantado y no he seguido viéndolo", desveló Fidel, que es la persona que se ha mantenido siempre al lado de Rocío desde que se hicieron novios.

También denunció: “Me han puesto millones de trapos desde el minuto uno. Se han dicho muchas mentiras sobre mi y siempre ha recurrido a la justicia".

Después se dirigió a María Patiño a la que le dijo que “no diste ni una” por una información que dio sobre él, por la que Fidel le demandó aunque el Tribunal Supremo la desestimó.

“Todos los de tu familia que no somos mediáticos te queremos y estamos contigo"

Además de aparecer su marido, se pudo ver a dos primas de Rocío Jurado, Ani y Rocío. Estas vivieron con ella algunos capítulos de malos tratos y siempre se han mostrado al lado de Rocío. “Todos los de tu familia que no somos mediáticos te queremos y estamos contigo", manifestaron.

Con su intervención dejaron claro que Carrasco no está sola frente a toda su familia, que tiene más miembros que los televisivos Amador Mohedano y Rosa Benito, sus tíos, con los que no se habla al igual que con sus hermanos José Fernando y Gloria Camila.

Videollamadas con amigos

También aparecieron rostros famosos como Paulina Rubio, que le mostró su apoyo y le dijo lo mucho que la quería, su amiga Yolanda Ramos que quiso saber si había estado a la altura, a pesar de que al principio no creyó su testimonio de malos tratos y pensó que exageraba. Rocío le dijo que han estado hasta donde ella las ha dejado estar.

Por su parte, la psicóloga Sonia Cervantes le preguntó si grabar esta docuserie le había supuesto una terapia de reparación. “Yo tengo una losa en el pecho que, con cada episodio, se está levantando un poquito más y me está dejando respirar. A mí me está haciendo bien, dentro de todo lo duro y todo lo horroroso que es esto”.

Más preguntas de rostros famosos

La exconcursante de ‘Gran hermano’, Fayna Bethencourt, exmujer de Carlos Navarro ‘El yoyas’, condenado por malos tratos y amenazas a la canaria, le preguntó “si valió la pena conocer a ese monstruo”. Rocío fue tajante: “No, evidentemente no. Pienso que en ningún momento me mereció la pena conocer a Antonio David".

Previamente manifestó: “Durante mucho tiempo me culpé a mí de todo porque yo elegí estar con Antonio David”.

Ante la pregunta de por qué no había denunciado al exguardia civil antes, indicó: “Uno denuncia cuando cree que puede hacerlo. Yo, hasta que denuncio, tengo una serie de circunstancias que lo hacían imposible. Por mis valores no era capaz de denunciar al padre de mis hijos”.