Alberto Lardiésvozpopuli autores
Alberto Lardiés

HACIENDO ZAPPING

Quemar la imagen de Isabel Pantoja o cuando la dignidad se pone a subasta

'Quiero dinero' es una nueva sección de 'Sálvame' donde los propios colaboradores del programa pueden hacer cualquier cosa imaginable para ganar más pasta. Chelo García Cortés estrenó esta nueva 'modalidad'

Chelo García-Cortés quema el retrato de Isabel Pantoja.
Chelo García-Cortés quema el retrato de Isabel Pantoja. Mediaset

Invariablemente piensas que lo has visto todo en televisión hasta que Sálvame te sorprende. Te descoloca, te rompe los esquemas, te adentra en su particular universo. Claro que hay unas sorpresas más agradables que otras. La sorpresa de esta semana se llama Quiero dinero, que es una nueva sección del programa de Telecinco que consiste, por decirlo claro, en poner a subasta la dignidad de sus propios colaboradores

La filosofía de esto -¿cómo lo llamamos para no ser hirientes?- es que todo puede hacerse por dinero. Cualquier cosa. Lo peor que a uno se le pase por la cabeza. No hay límites. Como muestra, el propio estreno de Quiero dinero, donde la periodista Chelo García Cortés aceptó quemar el retrato de su admirada Isabel Pantoja, se desvistió hasta quedarse en ropa interior, leyó conversaciones privadas de WhatsApp o incluso habló sobre si había deseado o no la muerte de su propio hermano. Todo envuelto en un mar de lágrimas. 

No existen adjetivos para describir tamaños momentos televisivos. Al ver esas imágenes se revuelve el estómago. Lo llamativo es que, según los portales especializados, con esta suerte de concurso, este Quiero dinero sin escrúpulos, Telecinco quiere competir frente al exitoso Pasapalabra. O sea, en el fondo una conocida informadora coge un soplillo para socarrar la imagen de la tonadillera con el objetivo de convencer a los telespectadores de que no cambien de canal.

En esta ocasión el programa de Telecinco ha desbarrado más que de costumbre. Esa sección de 'Quiero dinero' carece de gracia y de sentido. Cuanto antes se den cuenta del error y acaben con ella, mejor para todos

Como recogían los compañeros de Bluper, en esta ocasión Sálvame no sólo se ha superado a sí mismo, sino que se ha equiparado a Black Mirror. Porque lo acontecido recuerda mucho a varios episodios de la serie distópica como ese donde se chantajea a todo un primer ministro británico para que copule con un cerdo en directo. La cosa es, en suma, que los espectadores vean hasta dónde pueden llegar los colaboradores a cambio de dinero

Sálvame es un programa de entretenimiento que como tal pretende ser divertido y que en muchas ocasiones roza el surrealismo. Hay que tomárselo en serio sólo en su justa medida, sobre todo para no enloquecer. Tiene su público, quizás demasiado para la calidad de sus contenidos, pero esa es otra historia más difícil de explicar. Sin embargo, en esta ocasión el programa de Telecinco ha desbarrado más que de costumbre. Esta vez el asunto es tan grave que no conviene tomarlo como una broma más

No hace falta ser un moralista para comprender que esa sección de Quiero dinero carece de gracia y de sentido, entre otras cosas porque denigra a los participantes. Cuanto antes se den cuenta del error y acaben con ella, mejor para todos. Si, por el contrario, semejante concurso se perpetúa o incluso empieza a comerle terreno en share a Pasapalabra, tendremos que concluir que no hay arreglo para el programa ni para su público.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba