Paz Padilla se ha vuelto a pasar de graciosa y ha causado un gran enfado en la reina Letizia después de que esta bromeara con su hija Leonor de Borbón.

La presentadora dio paso así al vídeo de la Confirmación de la princesa de Asturias, que se celebró el pasado viernes 28 de mayo. "La infanta Leonor ha hecho la confirmación, o sea, que el cura le ha dado la hostia, un guantazo... porque a mi me la dieron eh", soltó a la ligera queriendo hacer una gracia.

Sin embargo, la broma no le ha sentado nada bien a Letizia Ortiz. "La reina Letizia se quedó asombrada y molesta cuando le contaron los comentarios de Paz Padilla sobre la princesa Leonor al referirse a su confirmación religiosa", cuenta 'El Economista'.

El hecho de que la presentadora y cómica no tenga filtros con sus bromas ha crispado a más de uno y en esta ocasión, la esposa del rey Felipe VI se ha "enfadado y mucho". "Solamente había que ver la cara que puso el director de 'Sálvame' tras escuchar la frase de marras", se puede leer en el citado medio.

Protagonizó otra polémica hace unos días

Esta polémica se suma a otra que protagonizó hace unos días cuando fue 'a la caza' de dos periodistas, una compañera de 'El Economista' y contra mí tras publicar que compañeros de trabajo de Paz Padilla en Mediaset aseguraban que "el verdadero motivo del despido de la presentadora de 'Got Talent' era que no le aguantaba nadie y menos Risto Mejide. También aseguraba que en 'Sálvame' también cuenta con enemigos.

“Es muy distinta tras las cámara que ante ellas” y que, “la cercanía y simpatía que derrocha cuando se enciende el piloto rojo nada tiene que ver con sus formas verdaderas cuando se apaga y tiene que tratar con sus compañeros entre bambalinas”, aseguraban las fuentes.

Estos compañeros también señalaron que "se dirige a sus compañeros con distancia e incluso en ocasiones de forma un poco borde, lo que genera muy mal ambiente de trabajo y mucha tensión". “Ella es muy particular, ve la vida de una forma muy diferente a como la ve el resto de la gente y no entiende ni comparte que el resto de personas no la vean como ella. Y cuando alguien no le da la razón se cabrea y tiene alguna que otra salida de tono”.

Paz Padilla puso en 'busca y captura' a dos periodistas

Esta información publicada por el citado portal, de la que nos hicimos eco en 'Vozpópuli', al igual que hicieron muchos medios más, conllevó a que me pusiera a mí en 'busca y captura' a través de las redes sociales.

La presentadora de 'Sálvame' y humorista se grabó un vídeo en el que decía que" Beatriz Téllez de Meneses se pusiera en contacto con ella, si es que existía" porque, según ella, no debía ser una persona real porque nadie me conocía "y eso que he preguntado a las altas esferas", decía mofándose.

Paz trató de ningunearme y poner en duda mi existencia, para que así su seguidores pusieran en tela de juicio la información publicada. 'Si digo que no existe, pensarán que la información es falsa', debió pensar. Además, mostró fotos mías en su pantalla de móvil en el vídeo que publicó e hizo un llamamiento para que sus seguidores me buscaran.

"Estoy intentando indagar para buscar su teléfono porque necesito hablar con ella y me dicen que esa persona no existe. Nadie la conoce", señaló, para después añadir: "Es muy gracioso porque tiene Instagram, tiene Twitter, tiene Facebook, Linkedin… pero nadie la conoce, y mira que he llamado". ¿Probó acaso a llamar primero a la redacción de 'Vozpópuli'? La respuesta es tajante: no.

Además, ¿puede alguien que no existe tener diferentes fotos de su cara en Internet (Google) o vídeos publicados en sus perfiles y cuentas en los que sale hablando?

Acoso de sus fans

Esto desencadenó que durante varios días sufriera el acoso de sus fans, que no pararon de escribirme e insultarme por las diferentes redes sociales.

Si de verdad la intención de la gaditana hubiera sido querer encontrarme, solo tenía que haber llamado al teléfono del periódico, como dije anteriormente. Sin embargo, su fin era claramente otro, el desprestigiarme y burlarse de mi trayectoria profesional. Para acabar, terminó haciendo bromas con mi nombre.

De todo esto me enteré por casualidad esa noche y entonces vi que me había escrito dos días a través de Instagram. Aluciné al ver fotos de mi cara en su vídeo y comprobé que ni siquiera se había leído la noticia porque sino habría sabido que las críticas de las que se hablaba en la noticia eran entrecomillados de otras personas y se citaba al medio que habló con esas fuentes.

Difundió fotos mías y un mensaje privado

Le envié un mensaje privado explicándoselo y volvió a grabar otro vídeo. Entonces, para mi sorpresa, vi que había difundido lo que le había escrito, a pesar de que daba algún dato mío personal a colación de que soltó una falsedad como el que estaba en una aplicación de ligar. Este motivo también le sirvió a sus fans para atacarme.

En las imágenes, Padilla comenzó contando que "me había encontrado", cuando fui yo la que me puse en contacto, y después volvió a hacer demagogia, diciendo que yo había "desmentido" la información porque yo le explicaba que le había entrevistado en alguna ocasión y no había tenido ningún problema.

Esto le sirvió para darle la vuelta al asunto. El que yo no haya tenido ningún encontronazo con ella no significa que desmienta lo que publiqué ya que desde hace muchos años, sí tengo constancia de que compañeros suyos no hablan bien de ella o critican su carácter difícil, sobre todo porque no le gusta nada lo relacionado con el mundo del corazón, por lo que se torna complicado conducir un espacio de cuatro horas que es puramente de esto.

Tras encontrarme a mi y explicarle de donde salió la información, fue a por su siguiente objetivo Olivia Simón, de la que también se mofó con su nombre, e hizo un llamamiento para que la encontraran también.

Paz Padilla fue a la caza de dos periodistas que publicaron información que no le gustó.

Su actitud reafirmó ese carácter complicado del que se hablaba

Tras toda esta polémica, ha quedado al descubierto una faceta hasta entonces oculta de Paz Padilla pero que hace reafirmar ese carácter del que hablaba la noticia.

De hecho, he recibido mensajes de personas que me dicen que tras todo esto, ella misma ha quedado retratada. Ha resultado ser una persona que no acepta las críticas y que cuando escriben o dicen de ella algo que no le gusta, va a por esa persona.

Incluso hay quienes han visto en ella una actitud un tanto acosadora por haber difundido fotos y mensajes privados.